Fotografías del último paseo por París de Jim Morrison
Música

Fotografías del último paseo por París de Jim Morrison

Avatar of Andrea Paz

Por: Andrea Paz

27 de septiembre, 2015

Música Fotografías del último paseo por París de Jim Morrison
Avatar of Andrea Paz

Por: Andrea Paz

27 de septiembre, 2015



La primera vez que Jim Morrison estuvo en París fue aproximadamente un año antes de morir y sin el amor de su vida: Pamela Courson pero sí con su amigo y manager Leon Barnard. En la Ciudad Luz no eran más que turistas. Visitaron la tumba de Napoleón, fueron a la colina de Montmartre y Jim escribió poemas en la escalinata de la famosa iglesia del Sacre-Coeur. Días después viajaron a España y pasaron más de una semana en Marruecos. Existen fotos de Jim en este lugar vestido con una túnica de colores, bailando con niños marroquíes en la plaza Djemaa El Fn y bebiendo café o té de menta.

Jim volvió a París el 11 de Marzo de 1971, esta vez al lado de Pamela y se hospedaron en un departamento la Rue Beautreillis 17. El lugar fue alquilado por unos 3 mil francos durante algunas semanas. Jim amaba el apartamento que estaba ubicado en la parte antigua de París porque era muy tranquilo y luminoso; ahí escribía poesía y  trabajó en su proyecto titulado “Observations Of America While On Trial For Obscenity in Miami”, también empezó la escritura de una ópera de rock y escribía cartas a amigos.

último paseo por París de Jim Morrison

Frente al apartamento existe aún un restaurante llamado Le Beautreillis (Rue Beautreillis), Jim y Pamela acudían seguido a él cuando no querían alejarse mucho del apartamento para cenar. La última vez que fueron vistos allí fue el 1 de julio de 1971 a las 21:30 horas. Dos estudiantes alemanes que estaban en el lugar no se dieron cuenta que a su lado estaba Jim hasta que Pamela, en el medio de una pelea gritó varias veces su nombre completo mientras él rápidamente abandonaba el restaurante alejándose de ella. Según los alemanes, Pamela lanzó algo de dinero encima de la mesa y salió corriendo detrás de él. Uno de ellos aún tiene la botella de vino que las estrellas bebían aquella noche en la cena.

jim-morrison-y-pamela jimypamela amor

Bajando la Rue Beautreillis, cruzando la Rue Saint Antoine y siguiendo la Rue Biraque, se llega a la Place des Vosges (la plaza mas antigua de París), allí Jim solía relajarse, tomar una cerveza en uno de los bares y escribir poesía en uno de los innumerables bancos dentro del precioso parque. Algunos de los poemas que escribió ahí fueron “Wilderness” y “The American Night”.

El Rey Lagarto también solía ir al Quai D’Anjou 17, un hotel de Lauzun, porque Charles Baudelaire, uno de sus poetas favoritos, lo frecuentaba.   

morrison y pamela paris último paseo por París de Jim Morrison

El Whiskey a Go Go en el 57 de la Rue de Seine, se llamaba el Rock´n´Roll Circus en aquella época, tenía música en vivo, comida y bebida, era también el mundo de la heroína. Fue allí donde Gilles Yepremian, un joven estudiante francés, se encontró a Jim Morrison, el 7 de mayo de 1971.

Jim también se encontró a Hervé y Gilles en un bar/restaurante en la Avenue des Ternes 57 algún día de mayo de 1971. Hoy es una tienda de Sony. Hay fotos de una reunión en un restaurante llamado Bar Alexandre  tomadas por Hervé Muller y Ivonne Fuka, su novia en aquel momento. Todos cenaron el 8 de mayo de 1971 por la tarde. Jim solía ir allí muy a menudo y no importaba lo borracho que se pusiera porque dejaba buenas propinas a los meseros.

amor morrison y pamela jim-morrison-paris

Saber lo que pasó el dos de julio no es sencillo, se dice que el poeta y cantante fue con Alain Ronay quien dijo haber notado que en la cara de Jim se veía una máscara de muerte y recuerda que el hipo lo torturaba. Después de la cena Jim caminó solo a casa para mandar un telegrama a su publicista, Jonathan Dolger.  Luego fue al cine Actin Lafayette para ver la película de Robert Mitchum Pursued. Hacia el tres de julio de 1971, alrededor de la una de la mañana, Morrison intentó escribir algo pero no tenía suficiente concentración y decidió ver algunas de las películas en Super-8 que él y Pamela habían grabado durante sus vacaciones por Francia, España y Marruecos. Luego puso algunos discos de The Doors.

Cuando se fue a la cama tosía demasiado y muchas veces se levantó para vomitar pero le dijo a Pamela que no llamara al médico. Jim llenó la bañera para tomar un baño caliente, pensando que le sentaría bien, pero a primera hora de la mañana Pamela despertó y se encontró la puerta del baño cerrada con llave desde adentro. El miedo la invadió con un escalofrío, llamó a algunos amigos (Alain Ronay, Agnes Varda y Jean Debreteuil); cuando éstos llegaron rompieron juntos la puerta y encontraron a un Jim Morrison tirado en la bañera medio sumergido, recién afeitado, sonriendo y con sangre corriendo desde la nariz hasta su labio superior.

El medio francés Max Vasille llegó al apartamento casi a las seis de la mañana y confirmó que el día cuatro de julio de 1971 a las dos y media de la mañana James Douglas Morrison murió por causas naturales, porque se le había detenido el corazón, aunque nunca se hizo una autopsia.

La causa más probable de la muerte era la peligrosa mezcla de medicación contra el asma y el alcohol, aunque en abril de 1991, veinte años después, Alain Ronay contó a la revista Paris Match lo que según él le dijo Pamela en aquellos momentos de excitación: “aparentemente el dos de julio Jim se metió algo de heroína que Pamela le consiguió esa tarde y por la noche ambos tomaron una gran dosis, y Jim empezó a escuchar todos los discos antiguos de The Doors. Después de que ambos se fueran a la cama, Jim se metió un poco más de heroína y aparentemente se quedó dormido, mientras la canción “The End” se escuchaba por todo el departamento”. Sin embargo ni la policía ni el médico, Max Vassille, dejaron nota de ningún síntoma de sobredosis. Además, amigos íntimos aseguraron que Morrison le tenía un miedo enorme a  la heroína, y que incluso Pamela tenía que esconderla.

Lo consecuente a la trágica y sorpresiva muerte ya lo sabemos: en la mañana del siete de Julio de 1971, Jim Morrison fue enterrado en el antiguo cementerio público de Paris "Pére Lachaise", a cuatro metros de profundidad, en la sexta sección, segunda fila, tumba número cinco. El ataúd y toda la ceremonia costó 878 francos antiguos, unos 50 dólares actuales. En agosto de 1971 las autoridades pusieron en la tumba una placa de madera con el nombre escrito erróneamente "Morisson", la placa fue robada en pocos meses; en 72 una placa de metal negro fue puesta (también mal escrito el nombre) "Morisson, James Douglas" y sí, también fue robada.

último paseo por París de Jim Morrison

En 1973, una pequeña placa de piedra fue atornillada a la tumba pero también fue robada, por lo que las autoridades decidieron dejar la tumba sin marcar. Así se mantuvo hasta el dos de julio de 1981, un fan yugoslavo esculpió el busto de Jim en mármol blanco y lo puso encima de la tumba,aunque después de ser pintado, roto y casi destruido fue robado la noche del siete al ocho de agosto de 1988 por un fan francés.

En diciembre de 1990, la familia Morrison instaló una piedra rectangular con una placa metálica en la que se puede leer James Douglas Morrison, 1943-1971, y una inscripción en griego "Kata Ton Daimona Eaytoy”; las traducciones del antiguo griego pueden ser varias, "El diablo dentro de sí mismo" o también "Para el divino espíritu dentro de sí mismo" y en griego actual: "Él creó sus propios demonios" o también "La genialidad está en su mente".



Referencias: