El lado misógino y homofóbico de Bob Marley

Jueves, 10 de agosto de 2017 18:04

|Alonso Martínez




No, mujer... No llores.




Todo mejorará. El amor volverá, la lluvia se detendrá, la felicidad llegará.


Bob Marley no escribió esa canción, o al menos no tiene el crédito completo de ella. Aunque su tranquila voz con acento jamaiquino suena en nuestras mentes cuando pensamos en ese track, originalmente fue interpretada por Vincent Ford, un amigo del intérprete, quien también vivía en un gueto y trabajaba en una cocina comunitaria. Aunque no existe una historia clara, se cree que ese joven inspiró a Bob a crear una canción en la que calmaba a una chica de sus pesadillas, ofreciéndole amor y comprensión, lo cual resulta irónico, ya que Marley tenía poco o nulo interés por la felicidad de las mujeres que lo rodeaban.



Aunque el mundo entero ha posicionado a Marley como una figura pacífica, casi cercana a la de un profeta, en realidad era más similar a John Lennon que al emperador Haile Selassie I, al cual veneraba. Es decir, muchos creen que Bob vivió para cantar sobre problemas sociales, unir a las personas y enseñarnos que el amor era todo lo que necesitábamos; sin embargo, al igual que el Beatle, después de ganar fama sólo se dedicó a escribir canciones que pudieran convertirse en éxitos, maltrató a su mujer y desarrolló tendencias homofóbicas, tal como lo reveló su esposa Rita Marley en su libro No woman, no cry: My life with Bob Marley, donde revela que la imagen que el mundo creó sobre su marido era completamente errónea, ya que en su vida privada era muy diferente a lo que mostraba a su público.



Marley ha sido llamado "la primera superestrella del tercer mundo", y según su esposa, eso fue lo que lo convirtió en una figura distinta a lo que era en su juventud. Aunque sí era un hombre amoroso y respetable, la fama lo transformó en otro individuo. Rita afirma que pasó de lavar el único par de shorts que tenía su esposo, a ser ignorada mientras él vivía en una mansión teniendo sexo con distintas mujeres, jugando fútbol, tratando con negligencia a toda su familia... Cualquier fanático de Marley sabe que el hombre tuvo dificultades al crecer y que, al encontrarse con la fortuna, se vio abrumado por ella; en contraparte, también es conocido el hecho de que el hombre tuvo múltiples hijos fuera de su matrimonio, sin importarle lo que pensara Rita.


Aunado a lo anterior, la mujer también reveló que no sólo Bob la engañaba con decenas de mujeres (las cuales entraban y salían de su mansión) sino que también se atrevió a violarla durante su ascenso a la fama. Rita aseguró que su esposo nunca aceptaba negativas, ya que afirmaba que, como ella era su esposa, estaba obligada a darle placer. «Fue corrompido por el negocio del entretenimiento, por las mujeres que se abalanzaban sobre él», explicó, señalando también que, a pesar de sus fallas, siempre fue un buen proveedor.



Por otra parte, es importante señalar que las enseñanzas rastafari que seguía incluían un fuerte sentimiento homofóbico. De hecho, Jamaica, su lugar de origen, ha sido considerado uno de los lugares más discriminatorios de todo el mundo en contra de las personas gay. Esto se debe a las creencias religiosas, y cualquier persona que sea capturada en una relación homosexual puede enfrentar hasta 10 años de cárcel, sin mencionar los distintos riesgos que sufren. Marley no se quedaba atrás y, de hecho, se rehusó a tomarse una fotografía con Prince, a pesar de que el músico no era completamente gay. Se afirma también que actuaba demasiada hostilidad cuando se encontraba con una persona con diferentes preferencias sexuales.



Cabe destacar que Marley también vivió una existencia llena de contradicciones. Aunque pregonaba el estilo de vida rastafari, se convirtió en un hombre ambicioso, viviendo en lujos, que pocas veces ayudaba a su tierra e, incluso, se codeaba con los líderes socialistas de inicios de los 70 en Jamaica y Cuba. Se abrió paso en la industria musical exigiendo mayor cantidad de dinero, a pesar de que en sus canciones hablaba sobre religión y desprecio al materialismo. "No Woman, No Cry", era una canción sobre el respeto a una mujer, pero tras bambalinas, su intérprete era un machista.



-

Marley es tan ajeno a lo que el mundo cree que era, que de hecho fue el único de The Wailers que abandonó Jamaica. Tuvo once hijos con siete mujeres, abusó de su esposa y odiaba a los gays. Sin embargo, gracias a la mercadotecnia, es el ícono de millones de personas que creen entender por completo el reggae y lo miran como un ejemplo a seguir. Pero además de eso, sus canciones trataban sobre amor, alegría, paz, política y crisis, así que, a pesar de lo que haya hecho, se quedarán para siempre entre nosotros.

Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS