Los inolvidables soundtracks de Quentin Tarantino
Música

Los inolvidables soundtracks de Quentin Tarantino

Avatar of admintucula

Por: admintucula

19 de marzo, 2015

Música Los inolvidables soundtracks de Quentin Tarantino
Avatar of admintucula

Por: admintucula

19 de marzo, 2015

Por: Rocco Portillo

 

INT. CAFETERÍA - DÍA

Es mediodía, la cafetería esta cerca de la mitad de la capacidad, en uno de los gabinetes del restaurante se encuentran sentados frente a frente: Un HOMBRE (30 años, camisa azul desfajada) y una MUJER (28 años, Vestido rosa) los dos hablan con familiaridad y confianza. El HOMBRE (PUMPKIN) y la MUJER (HONEY BUNNY) se sonríen con ternura.

HONEY BUNNY

I love you pumpkin

PUMPKIN

I love you Honey Bunny.

Los dos se besan.

Bruscamente la pareja se levanta, PUMPKIN sobre la mesa.

Cada uno de ellos saca una pistola y le apunta al resto del restaurante.

PUMPKIN

(Gritando)

Everybody cool this is a robbery!

HONEY BUNNY

(Gritando, exaltada y nerviosa)

Any of you fucking pricks move, and I'll execute every motherfuckin last one of

you!

MUSIC CUE: Misirlou by Dick Dale.

Fade to Black.

Los Créditos comienzan.

Así es el principio de Pulp Fiction y al momento en que el surf de Dick Dale se fusiona con la imagen sabes que estas a punto de vivir algo único. Esa es la magia de Quentin Tarantino, alguien que sabe elegir perfectamente sonidos que parecieran haber buscado esas imágenes durante toda su existencia.

Tarantino es un obsesionado de la cultura pop a un nivel casi académico, su conocimiento cinematográfico raya en la memoria fotográfica, mientras que su lado melómano supera al de muchos críticos de música. Al comprar su casa, a lado de su cuarto existía otro (un poco más pequeño) adjunto, como una especie de guardería, ese tipo de cuartos que están hechos para no tener lejos al recién nacido, Quentin (soltero) adaptó ese cuarto como su almacén discográfico, ordenando cada vinil por género y cada uno en su edición original, ese cuarto cumplió su cometido de una manera bizarra, era el lugar en que un padre cuidaba de cerca de su hijo, su colección de discos, una colección que contiene versiones extrañas del surf de los Coasters, cada tema compuesto por Ennio Morricone y lo mejor del Motown.

Este conjunto de acetatos, es en cierta forma su bebé y como tal hay que cuidarlo, ya que el mismo cineasta ha asegurado en múltiples ocasiones que antes de empezar a escribir una película tiene que pasar primero a revisar su colección y encontrar esa canción que marcara el tono del filme.

032-quentin-tarantino-theredlist

Billie K Supersounds of the 70’s

Quentin no usa scores (composiciones originales) para sus películas, no quiere que nadie se meta con la imagen, como en un conocimiento sobrehumano, el hombre sabe que algo se ha creado previamente con las cualidades precisas para embonar con esa imagen. Él mismo usa esta filosofía con sus películas, en las cuales juega con elementos previamente creados para usar esas influencias y crear algo completamente único y autentico. “Billie K…” es la estación ficticia que utiliza en Reservoir Dogs, para acompañar a Mr. White y el resto de mafiosos, ella es conducida por el comediante Steven Wright con una pesada (y perfecta) actitud.

En Reservoir Dogs ninguna de las canciones que está en la película esta fuera de la ficción de Quentin, todas son escuchadas por sus personajes por medio del radio, en ella se transmiten canciones de los 70 variando del folk al soul. Quentin quería lograr que la película tuviera un mood de los 50 pero utilizando música de los 70 , tal vez alcanzando sus momentos más memorables con "Coconut" de Harry Nilson y la abridora "Little Green Bag" de George Baker, canción que sustituyó a "Money" de Pink Floyd, la cual se encontraba en el primer draft del guión y que Quentin cambió sin dudar al escuchar la canción de Baker en la radio. Sin embargo, el momento más icónico sonora y gráficamente llega cuando Mr. Blonde baila al compás de “Stuck in the middle with you” después de elegirla en la radio y acercarse lentamente con una navaja de afeitar a un policía. “Clowns to left of me, jokers to the right..”

Jack Rabbit Slim's twist contest

Cada uno de los personajes de Tarantino es un amante de la música, esa es su manera de hacerlos a su imagen y semejanza, Mia Wallace escucha a "Urge Overkill", Butch tararea a "Flowers On The Wall" y Vincent Vega pone "Bustin’ Surfboards" en el automóvil, es ese hecho lo que permite discusiones de la cultura pop dentro de la ficción, hablemos de Madonna o quizá Pete Townshend dejando The Who para unirse a Dave Dee, Dozy, Beaky, Mick & Tich.

Tarantino está tan inmerso en su propio universo que sólo sus personajes serían capaces de compartir intereses con el. El cineasta baja a las profundidades de la cultura pop, se impregna de ellas para resurgir y traerlas a la superficie como si se tratara de lo más natural del mundo. De este modo ha resurgido las carreras no sólo de actores también de músicos. Pero volvamos al principio, cada una de las canciones que elige es fundamental para el resto de la curaduría musical en la película. En Jackie Brown la voz de Bobby Womack acompaña a Pam Grier como un guardaespaldas por el aeropuerto y cuando terminan los créditos ya estás el país de las maravillas… del Soul.

Con Jackie Brown, el perfil está perfectamente encuadrado y eso lo convierte en su soundtrack más solido pero también en el que se extraña la capacidad de Tarantino para sacarnos de contexto.

The five-point-palm-exploding-heart technique.

Para Kill Bill la extravagancia llega a nuevos niveles, no sólo en la parte visual también en la parte auditiva, es la primera ocasión en la que Tarantino encarga composiciones y a dos de sus (no tan talentosos) amigos: Rza y Robert Rodriguez, quien cobró un dólar por el trabajo (después Quentin cobraría lo mismo por una escena en Sin City).

Kill bill Vol.1 llega a los extremos con el fin de poder establecer las reglas de su universo ficticio para dejarle el paso libre a la profundidad a la segunda parte y en donde también recaerían las mejores selecciones musicales, sin menospreciar el maravilloso montaje para "Bang Bang" de Nancy Sinatra en donde la canción alcanzaría niveles para muchas más lecturas. Otro sería el (ahora desgastado) silbido original de la cinta inglesa Twisted Nerve.

El Western llega con el volumen II y con él, Charlie Feathers con "Can’t Hardly Stand It", una de las más desgarradoras canciones de Johnny Cash “A Satisfied Mind” y el eclecticismo también con la electrificada versión de "Malagueña Salerosa" por parte de Chingon (la banda de Robert Rodriguez).

That jukebox inside is pretty impressive.

Death Proof es, en todos los sentidos, Tarantino jugando en cada aspecto, diálogos largos y situaciones violentas que coquetean con lo absurdo y en ello está su encanto. La rockola que se encuentra en ese infame bar en medio de la nada (en la cual el mismo Quentin es el bartender) es la rockola de su casa y cada uno de los 45s que están ahí, esta seleccionado personalmente de su colección. Willi Deville ejemplifica la fuerza de "Stuntman Mike" y "Down To Mexico" genera el mejor lap dance de la historia del cine en las caderas de Arlene. De "T-Rex" a "Chick Habit", el reciclaje de cultura pop es un deleite para cualquiera que quiera abrir un poco los oídos.

Rabbia E Tarantella

Ennio Morricone ha musicalizado la historia del cine con elegancia y una maestría que merece festejos universales, sin embargo Tarantino a pesar de haber aprendido el arte del cine con las composiciones de Ennio como fondo, jamás ha trabajado con él.

No nos confundamos, dos de los mejores aciertos musicales de Tarantino son con temas de Morricone, la primera: L’arena original de Il Merecenario y utilizada para impulsar a The Bride a desenterrarse, un tema que de no haber sido por Quentin podría haber quedado enterrada para muchas generaciones y que es uno de los mejores y menos valorados temas, no sólo de Ennio, de la música.

La segunda: Un Amico, armoniosamente montada a medida que Soshana cae lentamente al piso envuelta en un vestido rojo, quizá el momento más romántico que jamás haya orquestado Quentin. La música es el mejor amigo del cine y ambos tienen una relación maravillosa con Quentin, cada canción montada con los cortes de edición creando escenas para la historia y que en la memoria del publico quedarán unidas para siempre.

De Reservoir Dogs a Django Unchained el mundo ha vivido un tour maravilloso por la música, con Tarantino como el mejor DJ del cine.


Referencias: