¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos?
Música

¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos?

Avatar of E. Iván Guevara H.

Por: E. Iván Guevara H.

4 de octubre, 2017

Música ¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos?
Avatar of E. Iván Guevara H.

Por: E. Iván Guevara H.

4 de octubre, 2017


En 1994, en plena euforia por el mal llamado "grunge", Kurt Cobain —símbolo del movimiento— decidió que ya era suficiente y se dio un tiro en la cabeza. Estaba harto de la vida. No hubo más, adiós. Nirvana fue “La Banda” en los 90. Cobain era un dios, fue adorado por miles de adolescentes que veían en él la representación de todos sus sueños y de todas sus frustraciones. Kurt fue el portavoz de una generación. Sobra decir que el mote no le agradaba, él no deseaba ser portavoz de nada y no quería ser visto como ejemplo. Sólo era un chico normal con los típicos problemas de un adolescente que creció en un hogar con padres divorciados, un hombre que no encontraba su sitio y que buscaba dar salida a la furia acumulada en forma de canciones.


¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos? 1


Lo peor que uno puede hacer es tener ídolos. ¿Por qué elevamos al estatus de deidad a un simple mortal —en este caso, a un músico— que lo único que desea es grabar melodías y escribir versos? ¿Por qué ponemos tanto peso en su débil espalda? Tal vez sea una contradicción: si grabas un disco, sabes que corres el riesgo de que sea un trancazo y, por añadidura, miles de copias se venderán y serás el nuevo "ídolo". Si no estás listo para ello, entonces dedícate a otra cosa.

 

No todos pueden con la responsabilidad. Terminan sucumbiendo porque no están preparados para ser el centro de atención. Debe ser una tortura, por ejemplo, salir a la calle y no poder comer a gusto porque a cada rato viene alguien a pedirte un autógrafo. Tarde o temprano terminas harto de todo y decides que lo mejor que puedes hacer es borrarte. Kurt Cobain, asqueado de la fama, lo hizo en los 90. Así de fácil. En los 80, Ian Curtis —icónico cantante de Joy Division— no pudo con la depresión que lo agobiaba y se ahorcó en la cocina de su casa.

 


¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos? 2


Hace poco, después de dar un concierto Chris Cornell —vocalista de las bandas Southgarden y Audioslave, y otro símbolo del mal llamado “grunge"— se dio cuenta de que la vida no valía la pena y se ahorcó. Chester Bennington —cantante de Linkin Park— tomó la misma decisión y no hubo marcha atrás. Para todos ellos el suicidio pareció ser la única opción. Aunque no los lleguemos a entender del todo, suponemos que debe ser un martirio ser rico y famoso y vivir en la depresión constante. Nada te llena, todo a tu alrededor te resulta una completa y absoluta basura.

 


¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos? 3


Nos gusta la música y nos identificamos con ciertos artistas porque cantan sobre aquello que sentimos en determinado momento. Nos resulta reconfortante escuchar una pieza que describe a la perfección nuestro estado de ánimo. La música se convierte en un aliado, en una válvula de escape. Compramos todos los discos y asistimos al mayor número de conciertos posible del grupo o cantante que es nuestro máximo. Cada vez que nos exponemos a su obra, a su música, la experiencia adquiere tintes orgásmicos. Es algo indescriptible. Pero tal vez, mientras nuestro cantante favorito interpreta una canción que nos fascina, se está pudriendo por dentro y lo único que desea es encerrarse en su cuarto y no saber nada de nadie. ¡Al carajo los fans!


¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos? 4


 

Y nosotros no podemos salvar a nuestros ídolos de la miseria. No podemos correr a su auxilio y decirles "hey, no lo hagas, aguanta". Somos simples espectadores, estamos lejos de ellos. Son inalcanzables, intocables, porque por alguna razón los elevamos al estatus de deidades. Por increíble que parezca, la muerte de alguien a quien no conocimos en persona y que ni siquiera supo de nuestra existencia, nos afecta. Estamos en duelo, nos hacemos muchas preguntas, escuchamos sus discos una y otra vez y aparecen varias lágrimas. ¿Por qué se suicidaron? Hay miles de teorías, todos tienen su opinión y la expresan a la menor oportunidad. Pero por más conjeturas que se hagan, nunca sabremos a ciencia cierta qué los llevó a tomar tal decisión.


¿Por qué la fama y el dinero no pudieron salvar de la miseria estos músicos? 5


**


e la tragedia y el dolor puede nacer laa luz que inspira y da esperanza. Aquí te compartimos un artículo sobre las formas en las que un atentado cambió la música para siempre. Además, si crees que eres un experto del grunge, aquí te presentamos las cosas que debes sobre sobre la vida de Chris Cornell.





Referencias: