Razones por las que la música vintage se confunde como hipster
Música

Razones por las que la música vintage se confunde como hipster

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

12 de diciembre, 2016

Música Razones por las que la música vintage se confunde como hipster
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

12 de diciembre, 2016




¿Escuchamos música vintage porque somos unos nostálgicos del pasado o por hipsters? La nostalgia, como palabra y como concepto, fue inventada en el siglo XVII por el médico Johannes Hofer para describir una condición que afligía a los mercenarios suizos en sus largas travesías de deber militar. Nostalgia era añoranza del hogar, el anhelo de retornar a la tierra natal. Los síntomas incluían melancolía, anorexia, incluso suicidio. Hasta los últimos años del siglo XIX, esta enfermedad (en retrospectiva psicosomática) continuó preocupando a los médicos militares, porque mantener alta la moral de las tropas era crucial para triunfar en la guerra.

"Para muchas personas, lo retro está hermanado con lo hipster, otra identidad que casi nadie adopta voluntariamente, aun cuando exteriormente muchos parezcan encajar a la perfección con el perfil".


De modo que la nostalgia refería inicialmente al anhelo de regresar en el espacio, no en el tiempo; era el dolor del desplazamiento. Poco a poco se despojó de estas asociaciones geográficas y se transformó en una condición temporal. Ya no una añoranza angustiosa de la madre patria perdida sino un melancólico languidecer por un tiempo idílico perdido de la propia vida. A medida que dejaba de ser considerada una afección médica, la nostalgia comenzó a ser vista no sólo como una emoción individual, sino también como el anhelo colectivo de una época más feliz, más simple, más inocente. De esta forma se convirtió en un cuadro sintomático incurable pues el único remedio era viajar en el tiempo.

música vintage

Uno de los componentes principales de la nostalgia es la añoranza de un tiempo anterior, el presente perpetuo de la infancia. Para Simon Reynolds, autor del ensayo "No mires atrás: nostalgia y retro", en el siglo XX este sentimiento fue siendo ligado a la cultura pop a través de revivals, programas de radio donde volvían a escucharse los grandes éxitos del pasado. En tiempos aún más recientes el fenómeno se intensificó gracias a los dispositivos tecnológicos e Internet. "Las celebridades del pasado y los programas de TV vintage, comerciales pintorescos y pasos de baile que causaron sensación en su momento, antiguos hits y palabras que se usaron en una época".

La nostalgia está ahora rigurosamente entrelazada con el complejo consumidor-entretenimiento sentimos un deseo punzante por los productos que consumíamos años atrás, por las novedades y distracciones que colmaron nuestra juventud. Eclipsando los intereses individuales o las actividades participativas locales. De este modo los medios masivos y la cultura pop se adueñan de un porcentaje cada vez mayor de nuestra vida mental. Es por eso que los programas I Love the ‘70s/‘80s son tan eficaces,el paso de nuestro tiempo está cada vez más vinculado a la procesión de manías pasajeras, modas, carreras de celebridades que rápidamente se vuelven obsoletas.

¿Hay algo en eso? Para continuar Reynolds describe lo que significa lo retro o vintage. "Lo retro siempre alude al pasado relativamente inmediato, a cosas de las que se tiene una memoria viva. Implica un elemento de recuerdo exacto, el fácil acceso a la documentación archivada (fotografías, videos, grabaciones musicales, Internet) permite que el viejo estilo sea replicado con precisión, ya se trate de un género musical, una gráfica o la moda de un período. Como resultado, las posibilidades de volver al pasado de una manera más imaginativa y sin tanto reconocimiento se reducen"


música vintage


Una última característica de la sensibilidad retro es que no tiende a idealizar ni a sentimentalizar el pasado, sino que busca que el pasado la divierta y la fascine. En conjunto, el enfoque no es académico y purista, sino irónico y ecléctico. Hasta ahí todo bien pero,  en cierto momento de la historia lo retro comenzó a usarse como prefijo de palabras como "retrospección”, “retrógrado” y similares. Las palabras que comienzan con “retro” tienden a tener una connotación negativa, mientras que “pro” se vincula con términos como “progreso”.

Retro es, en cierto sentido, una mala palabra. A pocas personas les gusta que la asocien con ella porque los asocian con lo camp
, la ironía y el hecho de estar siempre detrás de la última tendencia. Lo retro, en lo que a ellos concierne, refiere a una asimilación completamente superficial con el estilo, poco profunda, radicalmente opuesta al amor profundo y apasionado por la esencia de la música.

"La nostalgia comenzó a ser vista no sólo como una emoción individual, sino también como el anhelo colectivo de una época más feliz, más simple, más inocente".



Para muchas personas lo retro está hermanado con lo hipster, otra identidad que casi nadie adopta voluntariamente, aun cuando exteriormente muchos parezcan encajar a la perfección con el perfil. Durante los últimos años de la primera década del 2000 la sociedad fue testigo de un espasmo de odio y lo calificaban como pseudobohemia. Estos artículos fueron seguidos por metacríticas que analizaban el fenómeno mismo de la hipster-fobia, e invariablemente señalaban que nadie estaría dispuesto jamás a describirse voluntariamente como hipster.

música vintage

La última aseveración fue que los músicos de folk eran hipsters por su deseo incesante de recrear las formas analógicas de hacer música, pero lo único que siente es nostalgia por lo que fue. Todas las personas que escuchan música del pasado sólo están aceptando que el presente no es el mejor lugar para vivir, pero nadie dijo que sean hipsters.

::

Si fuera cierto que lo vintage y lo hipster está unido, cualquier persona sería lo que tanto odia al recordar su pasado y evocarlo de manera nostálgica. Con cada track de los 80 que escucha estaría afirmando su estilo anticuado cuando en realidad son sinceros consigo mismos. 






Referencias: