Canciones para aprender a bailar salsa viendo Netflix

Canciones para aprender a bailar salsa viendo Netflix

Por: Diana Garrido -


No soy rico, soy un pobre con dinero.

—Gabriel García Márquez


Con esta frase pronunciada por primera vez por el premio Nobel de Literatura, Narcos le rinden un homenaje al gran legado que Latinoamérica le ha dejado al mundo. No todo es violencia en la serie original de Netflix, también hay espacios en los que demuestran que el continente tiene mucho más que una cultura del narcotráfico muy arraigada, en la cual las personas son espectadoras de la violencia y la organización masiva de problemas. Hay un espacio cultural y social abierto a otras expresiones en las que las personas se involucran de manera más fácil y mucho menos pretenciosa.


Desafortunadamente, con esto como premisa, las redes del crimen organizado logran llegar al público de manera más sencilla y hasta natural. El ejemplo más claro es el Cartel de Cali, mismo que tuvo su momento cumbre a principios de los años 90, cuando tuvieron un discreto y poderoso reinado en Colombia. Al no haber demasiada información de su modus operandi, se le dio el nombre de la ciudad en la que residían y era presidida por los hermanos Rodríguez Orejuela, Gilberto y Miguel junto a José Santacruz Lodoño. Un grupo que comenzó a importar cocaína desde Bolivia y Perú a Nueva York.


Canciones para aprender a bailar salsa viendo Netflix 1


De este modo, en medida en que iba creciendo el cartel, se hicieron de enemigos, el principal: el Cartel de Medellín, con quien se enfrentaron en varias ocasiones, dejando una gran cantidad muertos inocentes y cientos de pérdidas económicas.


Se dice que el dinero recaudado en sus años de gloria se encuentra en Suiza, con cantidades que están por encima de las de otros magnates. Las fiestas de los miembros del cartel de Cali eran exorbitantes, en especial cuando se trataba de los hijos de los líderes, ya que no sólo tenían a las estrellas infantiles de moda o a comediantes, payasos y magos de fama mundial, sino que hacían todo un evento mediático disfrazado.



Cerraban pisos enteros en los hoteles más exclusivos de Cali y hacían shows privados de baladistas y grupos de salsa, de la cual eran los más acérrimos fanáticos. Es entonces cuando entendemos que la música y el narcotráfico van siempre de la mano, es casi imposible concebir la primera sin un par de melodías que acompañen cada momento clave en la historia de los cárteles. En la actualidad, los cárteles mexicanos se relacionan, principalmente, con los corridos, típicos de Sinaloa y otras cedes norteñas. Pero en Cali, era de esperarse que se sonorizara con música tropical, bailable, llena de ritmo y caderas inquietas: la salsa. Por ello, en las fiestas nunca faltaban cantantes que complacieran a "los patrones" con sus melodías y así ellos podían pasar la noche entera bailando con mujeres que solían caminar en pasarelas o aparecer en TV.



Las canciones fueron siempre un escaparate, pero no se tiene registro de "narcosalsas", por llamarle de alguna manera, que tuvieran mensajes muy directos y explícitos como los nacocorridos en la actualidad. Su aporte a la mafia era distinto: no se negaban ante la invitación de los jefes del narco o de lo contrario morirían. De este modo, muchos de ellos lograron consagrarse en la música.



Los festivales que se organizaban eran masivos y tenían siempre a las estrellas más importantes de la salsa, como: Los Tupamaron, Joe Arroyo, Son de Cali, Pedro Conga, The Latin Brothers, Sonora Carruseles, Eddie Santiago e inclusive grandes personalidades internacionales de la salsa como Willie Colón, Héctor Lavoe, Andy Montañez Grupo Niche, Grupo Guayacán, Nelson y sus estrellas y Oscar D'León. Por supuesto que no podían negarse, principalmente por miedo a ser eliminados o desaparecidos, pero también porque en los festivales, se daban a conocer los nuevos talentos y por supuesto, la paga era incontable.



Netflix, en el afán de seguir explotando el tan quemado tema del narcotráfico, ha hecho una serie de gran calidad, con actores de primer nivel cuyos dotes histriónicos se acompañan de un soundtrack fascinante que evoca la esencia pura del Cali de los 90. Gracias a estas melodías, el género consiguió éxito y dejar un legado, mismo que la serie ha enaltecido, pues no sólo se trata de mostrar las penas y pesares que causa la guerra del narco en el mundo, sino de enaltecer lo bello de Cali, en este caso su gente y la música.



El soundtrack de la serie está compuesto por una gama de canciones de salsa que evocan la época, pero si algo sobresale es la manera en que cada capítulo culmina, es decir, con uno de estos tracks, mismos que dejan a la audiencia en expectativa para el siguiente episodio.


Canciones para aprender a bailar salsa viendo Netflix 2


Gracias a Narcos de Netflix, hemos aprendido a bailar o simplemente a apreciar la música latina, misma que es mucho más amplia de lo que parece y también, de lo más común en nuestro imaginario. Por ello, la serie es mucho más que un simple ejercicio narrativo del como la narcocultura y la música van de la mano, es una forma de llevar a las grandes masas la música popular y típica del latino, la cual va evolucionando, pero sin olvidar sus raíces.



**


Conoce los mejores soundtracks de las series de Netflix y los documentales que todo melómano debe ver en la plataforma más popular.