Música

Canciones para dedicarle a ese amor en el que no puedes dejar de pensar

Música Canciones para dedicarle a ese amor en el que no puedes dejar de pensar

Existió un hombre que logró convertir la pasión en canciones, sus versos retrataban la vida bohemia de México y es al autor de algunas de las composiciones más románticas de todos los tiempos. El dueño innegable del bolero fue Agustín Lara, quien nació “con la luna de plata y alma de pirata”.

Gran personaje de la música mexicana, cuya vida ha estado rodeada de mitos. El hecho de definir su lugar de nacimiento es contradictorio, un acta encontrada indica que nació el 30 de octubre de 1897 en la Ciudad de México, pero él siempre dijo que había nacido en Tlacotalpan, Veracruz. Algunos sostienen que Agustín Lara defendió esto después de casi morir ahogado en el mar de aquella región, y cuando fue rescatado exclamó: “volví a nacer”. Por lo que le tuvo un gran cariño a esa tierra; escribió la canción 'Veracruz'.


vida de Agustín Lara


“Veracruz, rinconcito 


donde hacen su nido 


las olas del mar.

Veracruz, rinconcito

de patria que sabe sufrir y cantar 


Veracruz, son tus noches 


diluvio de estrellas, palmera y mujer".


Desde muy joven comenzó a tocar el piano en los cabarets de la Ciudad de México, esto marcó su estilo bohemio y lo llevó, en muchas ocasiones, a inventar historias de su vida para que encajaran con tal estereotipo. Su desenvolvimiento en los clubes nocturnos lo acercaron a las “mujeres de la vida galante”, a quienes dedicó grandes composiciones como 'Pecadora' y 'Te vendes', cuyos versos las elevaban a un nivel de musas:


“La vida, la caprichosa vida,

convirtió en un mercado

tu frágil corazón.

Y tú te vendes,

yo no puedo comprarte,

yo no puedo pagarte

ni un minuto de amor".




Su prolífica carrera como compositor comenzó de manera formal en el año de 1926, cuando registró su primera canción titulada 'Prisionera'; pasaron cuatro años para que la fortuna le comenzara a sonreír, luego se estrenó su programa de radio “La hora íntima de Agustín Lara”; poco tiempo después, inició una etapa emblemática para el cantautor, con su nueva emisión “La hora azul” a través de la XEW, la cual se convirtió en un clásico para el público mexicano, en el que dirigía la orquesta “El Son de Marabú”, y en voz de intérpretes como Pedro Vargas presentó sus inolvidables composiciones.

A esto se sumaron discos y giras por América Latina, que estuvieron llenas de canciones como 'Farolito', 'Mujer' y 'Piensa en mí':


“Si tienes un hondo penar,

piensa en mí;

si tienes ganas de llorar,

piensa en mí.

Ya ves que venero

tu imagen divina,

tu párvula boca

que siendo tan niña,

me enseñó a besar". 




Las letras y melodías de Lara se grabaron en el consciente colectivo de su público, debido a la pasión que transmitía y a las frases simples pero brillantes que reflejaban la vida diaria del México urbano; exploró géneros como la balada, el bolero y el tango, por lo que se volvió un poeta de lo cotidiano y se ganó sobrenombres como “El flaco de oro” o el célebre “Músico Poeta”.

Su trabajo se extendió al mundo del cine y actuó en algunos largometrajes; sin embargo, su gran aporte fue en las canciones de la banda sonora que compuso para películas como “Santa” —la primer película sonora de México—, “México Lindo”, “Noche de ronda”, “Humo en los ojos”, “Aventurera” y “Señora tentación”:


“Señora tentación,

de frívolo mirar, 


de boca deliciosa 


ansiosa de besar. 



Romántica mujer, 


si fueras mi expiación, 


quisiera tu sonrisa,

ceniza de ilusión”.


Sentía un desbordante amor por las mujeres, para ellas creó un gran número de versos y melodías. Estuvo casado en tres ocasiones, pero el matrimonio más célebre que tuvo en 1945 fue con la máxima diva del cine mexicano María Félix; una relación pasional que los colocó muchas veces en los titulares de los periódicos. Tanto fue su amor por ella que le escribió inolvidables canciones como 'Noche de ronda', 'Palabras de mujer', entre otras. Su amor fue tan intenso que en un arranque de celos le disparó a La Doña, tiro que afortunadamente falló; de esta manera, la mítica unión terminó en divorcio, pero como testigos de su historia quedaron fotografías y una de sus melodías más reconocidas, 'María Bonita':


“Amores habrás tenido muchos amores,

María bonita, María del alma, 


pero ninguno tan bueno ni tan honrado

como el que hiciste que en mí brotara,

lo traigo lleno de flores 


como una ofrenda

para dejarla bajo tus plantas, 


recíbelo emocionada 
y júrame que no mientes 


porque te sientes idolatrada".



   

Después de consagrarse en México y América Latina, logró conquistar también Europa y ganarse un lugar especial en “La Madre Patria” al componer 'La Suite Española'; integrada por 12 canciones, entre ellas 'Madrid' y 'Granada' que inmortalizaron de manera magistral la vida y ciudades de España; éstas las escribió sin haber pisado siquiera aquel país. En reciprocidad, el pueblo español creó una estatua del Flaco de Oro en la capital española.

El gran enamorado del amor nos legó más de 700 creaciones musicales, con títulos entrañables como 'Arráncame la vida' y 'Amor de mis amores'; sus temas han sido interpretados por una gran número de cantantes como Libertad Lamarque, Luis Miguel, Placido Domingo, Filippa Giordano y Natalia Lafourcada; y ha cautivado a múltiples generaciones de México y el extranjero.

La vida del músico poeta terminó el 3 de noviembre de 1970, después de pasar algunos días en coma, y por decreto presidencial sus restos descansan en la Rotonda de las personas ilustres de la Ciudad de México; su legado es inmortal y su romanticismo eterno, como la que quizá sea su canción más famosa 'Solamente una vez':


“Una vez, nada más

se entrega el alma 


con la dulce y total

renunciación,

y cuando ese milagro realiza

el prodigio de amarse,

hay campanas de fiesta que cantan

en el corazón...”
.





**

Agustín Lara supo expresar el amor que sentía por las mujeres a través de sus canciones, por lo que son perfectas para dedicarlas. Aunque también estas 10 frases son ideales para dedicarle al amor de tu vida cuando decir "te quiero" no es suficiente.






Referencias: