6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado
Tecnología

6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

21 de octubre, 2017

Tecnología 6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

21 de octubre, 2017

A lo largo de la historia los parásitos y las bacterias han sido relacionadas con asuntos negativos para la salud; sin embargo, juegan un rol importante en nuestras vidas.


Geles, pomadas, cremas, jabones; prácticamente cualquier cosa que nos prometa cierta protección en contra de las bacterias que habitan en el aire se convierte automáticamente en superventas de los productos para el hogar. Sobre todo a partir de 2009 cuando alrededor del mundo se desató una epidemia causada por brotes de influenza A (H1N1), el miedo hacia las bacterias se disparó tanto que hablar de ellas pasó a ser una conversación, por muy extraño que suene, escuchada incluso mientras familias enteras se reunían para comer.


6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado 1


El miedo no sólo se enfocó en la influenza, sino que también hizo que creciera la paranoia acerca de las millones de infecciones parasitarias que habitan en cada uno de los alimentos que consumimos a diario. Aún a sabiendas de que estar en contacto con estas bacterias es inevitable, científicos alrededor del mundo se han encargado de realizar investigaciones que permitan "eliminarlas"; sin embargo, pocas son las personas que han reparado en los beneficios de estos microorganismos que en realidad están muy lejos de ser tan letales como pensamos.


6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado 2


Las bacterias y parásitos han estado presentes en el proceso evolutivo de prácticamente cualquier criatura en el mundo, si consideramos que el proceso de adaptación se basa en volver a las dificultades en una virtud. Los pinzones de Darwin, por ejemplo, no se adaptaron a su entorno a partir de los elementos que les resultaban benéficos, sino que sus picos mutaron hasta volverse herramientas perfectas contra un clima que históricamente no les favorecía. En ese sentido, las bacterias fueron también de gran ayuda para el ser humano. Nuestro sistema inmune se fue haciendo más fuerte a partir de las enfermedades producidas por estos organismos. Pero además de eso, ¿por qué decimos que son lo mejor que nos ha pasado?


-

Mientras los parásitos se alimentan de su anfitrión, llegando incluso a afectar su organismo, hay bacterias llamadas mutualistas las cuales benefician al cuerpo que los aloja mientras ellas también sacan provecho de la situación.


-

Según un estudio realizado por David Pritchard de la Universidad de Nottingham en Reino Unido, las personas que viven en zonas donde la presencia de parásitos es habitual tienen una mayor resistencia hacia las alergias.


6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado 3

 

-

Buena parte de los parásitos que habitan dentro del ser humano obtienen sus nutrientes de las partículas residuales que produce el organismo y no del cuerpo del anfitrión.

 

-

Desde 1970, algunos científicos como John Turton de Medical Research Council del Reino Unido, comenzaron a confiar tanto en los beneficios de los parásitos que incluso propusieron a algunas personas ingerir algunos huevecillos de estos animales para aumentar sus defensas.


6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado 4


-

Gracias a que muchas bacterías han desarrollado cierta resistencia hacia algunos factores ambientales, nuestro sistema inmunológico también ha evolucionado considerablemente por lo que es posible decir que, en teoría, somos más fuertes que nuestros abuelos.


-

El hecho de que cada vez más personas padezcan de asma y diabetes tiene que ver directamente con los esfuerzos del ser humano por erradicar las bacterias y parásitos que habitan en el ambiente y nuestro cuerpo.


6 razones por las que los parásitos son lo mejor que nos ha pasado 5


-


Es así como nos damos cuenta de que incluso la criatura más pequeña en este mundo es parte de nuestra evolución como especie. De modo que si estamos en un punto privilegiado de la cadena alimenticia, no es, por decirlo de alguna manera, un mérito propio, sino un trabajo en colectivo en el que interviene absolutamente todo el mundo. Por ello, prácticamente lo mejor que nos ha pasado es estar aquí y ahora mismo junto a estos pequeños seres.