Tecnología

La Internet según Isaac Asimov

Tecnología La Internet según Isaac Asimov


Isaac Asimov es uno de los escritores de ciencia ficción más importantes y reconocidos; aunque la ciencia ficción de sus libros poco a poco ha aparecido en la realidad y se ha ajustado a la vida moderna. En ésta, las computadoras y el ser humano conviven a toda hora y en todo lugar.

Issac Asimov

Es por esto que los avances tecnológicos retoman aspectos de sus libros y pasan de la ciencia ficción a la ciencia real, empoderando los conceptos de este escritor para enriquecer la sabiduría tecnológica. Asimov propuso las leyes de la robótica en su libro El círculo vicioso, en el que dijo que:

-Un robot no puede causar daño a un ser humano ni, por omisión, permitir que un ser humano sufra daños. 

-Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, salvo cuando tales órdenes entren en conflicto con la Primera Ley. 

-Un robot ha de proteger su existencia, siempre que dicha protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Desde 2007, estas leyes son la base fundamental del proyecto PHRIENDS (Physical Human-Robot Interaction: DepENDability and Safety), proyecto es financiado por la Unión Europea y tiene como objetivo realizar robots que ayuden y coexistan con las personas.

Ley de la robotica

Muchas de sus predicciones se han vuelto realidad, incluyendo la de la relación que los individuos tendrán con la Internet y la conectividad. En esta entrevista, Asimov asegura que la web permitirá que todos seamos autodidactas, lo que permitirá que cada quien aprenda a su ritmo y tenga una educación de calidad, pues sólo buscará aquello que le interesa y lo enriquecerá con otro contenido que gire entorno al mismo tema.

Asimov no sólo predice cómo será Internet sino la relación directa que tendremos desde pequeños con la red. Y es verdad; en la actualidad, muchas personas hacen tutoriales para que otros tantos los consulten y descubran nuevas técnicas y recomendaciones para ser mejores en eso que les apasiona.

Los límites no existen y se pueden encontrar videos de cómo aprender a cocinar, resolver un cubo de rubik y hasta hackear una computadora. La búsqueda en línea se hace cada vez más rápida y eficaz, ante personas que no son capaces de saber qué podrá hacer en un futuro.

Probablemente, para entender el futuro debamos ver el pasado y leer a Isaac Asimov, pue en la actualidad somos testigos de muchas de sus predicciones.

“Una vez que tengamos conexiones de computadora en cada casa, cada una de ellas conectadas a enormes bibliotecas en las que cualquiera pueda hacer preguntas y tener respuestas, obtener materiales de referencia sobre cualquier tema en el que él esté interesado desde su infancia, por más tonto que los demás crean que sea, no importa, porque él está interesado.

Y puedes preguntar y descubrir y seguir con eso, desde tu casa, a tu propio ritmo, en tu propia dirección y tu propio tiempo. Entonces todo el mundo disfrutaría aprender”.

Isaac Asimov

Ahora vemos cómo niños de seis años se entretienen y divierten con tutoriales sobre cómo pasar de nivel en los videojuegos o cómo hacer un experimento químico que provoque que la tinta sea transparente o que haga volar el cohete más alto.

Creemos que es una pérdida de tiempo, pero si lo analizamos un poco más, llegaríamos a la conclusión de que realmente aprende lo que le interesa; más tarde veremos las consecuencias en la carrera que elija o cómo se desarrolle. Lo único que hace falta es aceptar la tecnología y dejarnos llevar a través de ella para, tal vez, más tarde revolucionar un poco más la manera de adaptarla a nuestra vida.

Otros de los pronósticos hoy cumplidos de Asimov se pueden ver en frases como "se pondrá mucho esfuerzo en el diseño de vehículos con cerebros robóticos" o "no toda la población del mundo disfrutará de los artilugios del futuro por completo. Una porción mayor que la actual se verá privada y aunque puedan estar en mejor situación material que en la actualidad, estarán muy por detrás de los avances" o "en cuanto a la televisión, las pantallas de pared reemplazarán al aparato ordinario, pero también aparecerán unos cubos transparentes que harán posible la visión en tres dimensiones".

La sabiduría de Asimov ha sido tan reconocida que en 1981 se nombró al 5020: Asimov, como un homenaje. Además, Honda bautizó a su robot multifuncional y con la capacidad de aprender con el nombre de Asimo.

Asimo 1


Referencias: