El plan macabro detrás de la idea de viajar a Marte de Elon Musk

El plan macabro detrás de la idea de viajar a Marte de Elon Musk

Por: Alejandro I. López -


A raíz de la modernidad, el hombre se concibió a sí mismo como sustancia y medida de todas las cosas. El antropocentrismo inauguró un periodo de pensamiento donde la razón se colocó por encima de los demás principios que históricamente habían regido la condición humana. Los misterios del mundo y el resto del Universo estaban a punto de ser sometidos al escrutinio racional, revelados no por sus cualidades religiosas, físicas, químicas, o el sitio que ocupan dentro del aparente orden de la naturaleza, sino por su utilidad como instrumentos de trabajo para las tareas del hombre.


El propio Descartes escribió al inicio del siglo XVII acerca de una práctica que le permitiera al hombre convertirse en "dueño y poseedor de la naturaleza", comprendiendo al entorno como un todo dispuesto para ser transformado para los fines que disponga la omnipotencia de la razón, idea suprema que, por su propia existencia, ostenta la capacidad –casi obligación– de modificar y someter a su dominio a la sustancia terrenal.


martian the watney leyes espaciales


Bajo esta nueva conciencia utilitaria, potenciada por un sistema económico que terminó por deshacerse del feudalismo en los últimos cinco siglos, el frenético desarrollo de la técnica y las ciencias desde entonces han colocado a la humanidad en el presente frente a una condición impensada, tanto para los antiguos como para los mismos contemporáneos de Descartes: los procesos de transformación de la naturaleza han llegado a tal grado que los objetos e instrumentos de trabajo generados a través de mecanismos naturales de miles de millones de años (como la fosilización, la erosión e incluso eventos de escala astronómica, como el origen de los metales preciosos) han sido alcanzados y rebasados por la incesante explotación de los recursos naturales del planeta, mismo que en tiempos del filósofo francés se antojaba vasto, casi imposible de consumir en su totalidad.


"El mismo desarrollo tecnológico que tiene al planeta al borde del colapso ambiental, operando sobre la base de un sistema enfocado en las ganancias y depredador de los recursos naturales, es la solución para afrontar las catástrofes que parecen inminentes".


El petróleo, los metales preciosos, la madera y distintos recursos naturales se agotan dramáticamente, generando consecuencias desastrosas para el ambiente, sin que las industrias responsables reparen de forma alguna sobre el daño al único sitio que conocemos para vivir; sin embargo, el mismo desarrollo tecnológico que tiene al planeta al borde del colapso ambiental, operando sobre la base de un sistema enfocado en las ganancias y depredador de los recursos naturales, es la misma clave para afrontar las catástrofes que parecen inminentes.


space x elon musk leyes espciales


Elon Musk es uno de los hombres más reconocidos en la actualidad por la opinión pública por su labor en el desarrollo de tecnología sustentable. El multimillonario fundador de PayPal, Tesla Motors y SpaceX mantiene una producción constante de vehículos automatizados de última generación, además de envíos de cargueros no tripulados que son utilizados por la NASA cada ocho semanas para abastecer la Estación Espacial Internacional. Pero entre todos los proyectos que desarrollan las empresas de Musk, el más polémico y emocionante está en la meta que el sudafricano se impuso de llegar a Marte para 2025. 


La ley firmada por Barack Obama brinda facultades legales a los ciudadanos y empresas estadounidenses para apropiarse de cualquier recurso perteneciente a cualquier cuerpo celeste (incluso la Luna) y explotarlo para su comercialización.


SpaceX está a cargo de un ambicioso proyecto que trabaja en el sinfín de problemáticas relacionadas con la llegada del hombre al planeta rojo, empezando por el vehículo espacial, el hábitat, el estudio del impacto de las condiciones marcianas en el cuerpo humano y a largo plazo, el establecimiento de una colonia humana en Marte.


spacex leyes espaciales


El empresario se expresa con gran optimismo y seguridad sobre el progreso de la tecnología durante los años próximos para la culminación exitosa de tal empresa; sin embargo, la aparente filantropía de Musk se puso en duda con la polémica firma de Barack Obama del acta de la U.S. Commercial Space Launch Competitiveness Act a finales del 2015, que brinda facultades legales a los ciudadanos y empresas estadounidenses para apropiarse de cualquier recurso perteneciente a cualquier cuerpo celeste (incluso la Luna) y explotarlo para su comercialización.


El tratado fue aprobado después de una gran polémica por la campaña de presión y convencimiento ejercida por empresas como SpaceX, Deep Space Industries, Virgin Galactic y Planetary resources entre altos representantes del Congreso y científicos pagados como portavoces de la explotación de recursos espaciales. 


leyes espaciales marte


Además de la firma del acta, las apariciones de Musk en entrevistas, congresos, ponencias y programas de televisión manifiestan un deseo de colonizar Marte que dista de la noción de investigación únicamente con fines científicos y con la responsabilidad de modificar lo menos posible los elementos del planeta rojo.


El hombre, que es calificado por buena parte de la opinión pública como "el Tony Stark de la vida real", mantiene como prospectos prácticas completamente invasivas con la superficie marciana y otros cuerpos celestes, como la detonación de bombas nucleares en los polos del cuarto planeta con respecto al Sol, para iniciar un proceso de terraformación, con el objetivo de modificar la atmósfera, la superficie, el clima y los recursos naturales de una forma similar a la Tierra para que Marte sea un sitio con todos los requerimientos para ser colonizado por los humanos.


A pesar de que la ley de los Estados Unidos para la apropiación de recursos espaciales está en contravención con la legislación internacional de la ONU con respecto al espacio, contenida en los Tratados sobre el espacio Ultraterrestre y que afirma en su artículo 2º que el territorio espacial en la Luna, los planetas del Sistema Solar y otros cuerpos celestes no pueden ser objeto de "ninguna apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación, ni de ninguna otra manera", además de reivindicar el carácter únicamente científico de los viajes espaciales en provecho de todos los países; el interés por el turismo, la minería y otras formas de explotación comercial espacial está en aumento, de la mano de decenas de empresas privadas como la de Musk.


Los riesgos, además de las pérdidas humanas, son incontables en un medio del que apenas conocemos una infinitesima parte y hace un pestañeo comenzamos a explorar (en palabras de Newton y Sagan, lo que sabemos es apenas una gota de agua del vasto océano cósmico). Las empresas con vistas a establecer la minería espacial (con especial énfasis en la exploración de meteoritos, reservas naturales de cantidades inimaginables de oro y metales preciosos) compiten en una carrera comercial por ser los primeros en desarrollar la tecnología suficiente como para extraer recursos del espacio.


mars watney leyes espaciales


¿Acaso la racional intención de Musk, como la de Descartes, de posicionar al hombre como el encargado de explotar y transformar los recursos naturales por antonomasia, conduzca a Marte, la Luna o algún otro objeto celeste al mismo catastrófico derrotero que la Tierra ante la insaciable sed de ganancia, anteponiendo al lucro por encima de la humanidad y todas la formas de vida conocidas? ¿Será que, de la misma forma que pensaban los antiguos y hasta la Revolución Industrial, el hombre pueda arrasar no sólo con éste, sino con otros mundos por su afán de transformar y controlar todo lo que encuentra a su paso, de mano del capitalismo y la "razón"?


-

Si deseas conocer más sobre Elon Musk, no te pierdas de La teoría de Elon Musk que afirma que vivimos en un videojuego. ¿Cuáles son las mejores posibilidades teóricas del hombre para viajar en el tiempo? Resuelve esta preguntas con tres opciones de Stephen Hawking para inaugurar los viajes en la cuarta dimensión.


Referencias: