Por qué la humanidad necesitó inventar religiones con dioses malos para sobrevivir

Por qué la humanidad necesitó inventar religiones con dioses malos para sobrevivir

Por: Beatriz Esquivel -

Por diversos años se pensó que las religiones grandes como el cristianismo, hinduismo e islam ayudaron a la formación de las sociedades complejas. Hoy sabemos que no fue así.

La existencia de dioses “malos”, muchas veces omnipotentes, que tienen la tarea de ser agentes moralizantes que deciden y marcan la diferencia entre lo que es ser buena o mala persona son una parte importante de las sociedades actuales, tanto así que por mucho tiempo se creyó que la religión fue un vehículo indispensable para la creación de sociedades complejas con un gran número de integrantes. 

No obstante, un estudio publicado en Nature ha llegado a una conclusión muy distinta. La concepción de estos dioses moralizantes ha ocurrido después de que una sociedad crece y se vuelve compleja, y no antes, por lo que de alguna forma es complicado seguir afirmando que tenemos los constructos sociales actuales gracias a la religión (sin importar de cuál se trate). Por qué la humanidad necesitó inventar religiones con dioses malos para sobrevivir 1Sri Lalita Tripura Sundari / Foto: Wikipedia Commons

Lee más: 8 dioses de la mitología griega y sus características

Para llegar a tal conclusión, crearon una base de datos con registros de 414 sociedades a lo largo de 10 mil años en 30 regiones del mundo. Además usaron distintas formas de medición para la complejidad y la aplicación de la moral desde una fuente “supernatural”, es decir, de una deidad. 

«Los dioses moralizantes no son un prerrequisito para la evolución de la complejidad social, pero pueden ayudar a sostener y expandir imperios multiétnicos complejos después de que se han establecido. En cambio, los rituales que facilitan la estandarización de las tradiciones religiosas a través de grandes poblaciones por lo general preceden a la aparición de los dioses moralizantes. Esto sugiere que las prácticas religiosas eran más importantes que el contexto particular de las creencias religiosas en el desarrollo de la complejidad social».  

Lee más: La teoría que afirma que las culturas antiguas confundieron a los extraterrestres con dioses

Por qué la humanidad necesitó inventar religiones con dioses malos para sobrevivir 2William Blake, God blessing the seventh day, 1805. / Foto: Wikipedia Commons.Para determinar qué es una sociedad compleja, por lo general se hace uso del tamaño de población, la división de trabajos, así como estructuras que determinan los llamados usos y costumbres, es decir, algún código de justicia o la formación de un sistema político, siendo este último el de mayor peso para determinar la complejidad de una sociedad. 

Se creía que estos dioses eran vitales para que la gente, en una población grande en la que la probabilidad de que existan totales desconocidos es sumamente alta, todos se comportaran bien y hubiera cierto orden. Sin embargo, en realidad estos dioses sólo ayudaban a que tal civilidad —ya existente mediante otras costumbres— continuara y por lo tanto en lugar de dar origen a la complejidad de la sociedad tan sólo hizo que ésta incrementara, puesto que las nuevas religiones sirvieron para darle un sentido de identidad a los integrantes de la sociedad. De tal forma, antes de la existencia de estos dioses omnipotentes y moralinos, los creyentes no estaban totalmente interesados en ser buenas personas, sino en cumplir los rituales necesarios para mantener a sus deidades contentas y esos ritos a su vez derivaron en la integración de sistemas más complejos de gobierno y comportamiento grupal.Por qué la humanidad necesitó inventar religiones con dioses malos para sobrevivir 3Ganesha. / Foto: Wikimedia Commons.

Lee más: 9 dioses de la mitología maya que debes conocer

Esto es lo que también da origen a la creencia de los científicos que los ritos se volvieron más importantes; de tal forma es que se puede apreciar como religiones grandes adoptaron sistemáticamente feriados de cada región evangelizada y los unieron con los propios; llámese el Solsticio de invierno, Yule o Navidad, por ejemplo. Aunque la adopción de estas festividades tuviera como interés ganar más feligreses, lo cierto es que es uno de los factores que contribuyen a la nueva postura, en la que los dioses que sí castigan o premian de acuerdo al comportamiento moral de la población, no fueron desarrollados de inicio en cada sociedad, sino en el momento en el que éstas daban el salto a la complejidad. 

En The Conversation explican la interpretación del análisis estadístico: 

«Nuestro análisis estadístico mostró que las creencias en un castigo sobrenatural tienden a aparecer sólo cuando las sociedades hacen la transición de simples a complejas, cercanas a cuando la población en general excede el millón de individuos».  

Por qué la humanidad necesitó inventar religiones con dioses malos para sobrevivir 4Miguel Ángel, La Creación de Adán, 1512. / Foto: Wikimedia CommonsEn ese sentido, cuando las sociedades tenían poblaciones de diversas etnias y creencias (similares), el surgimiento de una nueva religión con un dios “malo” que castigaba, mantuvo sus acuerdos y uniones firmes, propagando, en voz de la identidad, la fuerza, lo cual decantaría siglos más tarde en la formación de grandes imperios y dinastías de gobernantes. 

Te podría interesar: 

8 dioses que nacieron el mismo día que Jesucristo
4 castigos eternos de los dioses en la mitología griega
El misterio del dios que adoraban todas las culturas prehispánicas