El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo
Tecnología

El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo

Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

9 de septiembre, 2017

Tecnología El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo
Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

9 de septiembre, 2017


Un exceso de oxitocina, la “hormona del amor”, hace que 1 de cada 10 mil personas en el mundo confíen ciegamente en todo aquel que los rodea sin cuestionarse quién es esa persona. Simplemente su corazón se entrega a ese individuo sin temor alguno de resultar herido. Lo abraza, platica con él, le sonríe amistosamente y espera que sean amigos toda la vida. Su excesivo amor es igual para todo el mundo, no sólo para sus familiares o amigos cercanos.


A esta condición se le conoce como Síndrome de Williams, enfermedad descubierta en 1961 por el cardiólogo neozelandés John Williams al percatarse que todos sus pacientes con rasgos faciales parecidos, mejillas estrechas, orejas prominentes, pómulos protruyente, narices antevertidas y un comportamiento en común que es el que anteriormente hemos descrito, padecían la misma enfermedad cardíaca: estenosis supravalvular aórtica. La causa de la aparición de esta enfermedad es la ausencia de 26 y 28 genes en el cromosoma 7.


El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo 1


Estas personas tienen dificultades en leer ciertas señales sociales; por ejemplo, son incapaces de percatarse cuando alguien se siente incómodo con su conversación o, de manera muy parecida a los autistas, pueden hacer las mismas preguntas una y otra vez a las personas con las que están charlando. Al mismo tiempo tienen una fijación muy marcada por ciertos objetos que roban su atención. En el libro El niño que amaba demasiado: una historia real sobre la simpatía patológica, su autora Jennifer Latson cuenta como uno de sus pacientes con el síndrome de Williams tenía una fijación con los objetos que giran: ventiladores, molinos y sobre todo, las máquinas limpiasuelos.


El síndrome de Williams se manifiesta por una especial efusividad y muestras de afecto hacia personas desconocidas. Un niño con esta enfermedad es capaz de conectar de manera inmediata con una persona a la que apenas ha visto o con quien ha intercambiado unas pocas palabras. Para algunos desconocidos esto puede resultar gracioso y emotivo, pero para otros podría ser justamente lo opuesto. Esto hace que los niños con síndrome de Williams sean vulnerables ante sujetos con intenciones negativas, pues todos son dignos de su confianza.


El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo 2


En una reunión, un niño con síndrome de Williams siempre destacará por su carácter extrovertido y porque su temor a los desconocidos es nulo. Saludan a todos, sonríen a los que jamás ha visto en su vida y puede que participe en los cánticos y bromas. En su compañía, la gente que simpatiza con los menores encontrará a un gran interlocutor. Por ello es que esta condición es conocida como lo opuesto al autismo.


Una creciente angustia e incomodidad puede apoderarse de los familiares de estas personas. Observar que sus hijos conectan con ellos pero que lo mismo pueden hacer con completos desconocidos es algo contra lo que tienen que luchar y acostumbrarse. Especialmente en la edad adulta, el síndrome puede conllevar graves riesgos. Tan sólo imagina a un hombre abrazando a personas o mujeres a las que acaba de conocer podría resultar incómodo o insultante para quienes estén con él. Lo que en un niño podría verse simpático, en un adulto puede verse como lo opuesto.


El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo 3


Al llegar a la edad adulta son personas que por lo general tienden a quedarse solas. Su facilidad para relacionarse en la niñez se convierte en un problema para ellos conforme su vida va avanzando. «Para ellos el mundo es un lugar muy amable y hay un desajuste entre su cordialidad extrema y su incapacidad para entender las reacciones de la gente, lo cual puede generarles ansiedad, aislamiento social y soledad», afirma Phil Reed, psicólogo de la Universidad de Swansea, en Reino Unido.


Por desgracia, muchas personas con esta enfermedad que sobrepasan los 20 o 30 años, no están informadas respecto a los que les ocurre, así como tampoco sus familias. Esto provoca que sean tratadas como personas con capacidades diferentes, relegadas a grupos que no tienen el apoyo suficiente para manejar su situación. Esto los lleva a no adaptarse a ningún entorno social, incluso cabe la posibilidad de que no puedan acceder a un empleo, un círculo de amistades o a tener pareja.


El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo 4


Se puede detectar desde una edad muy temprana (al primer año de vida) la presencia de este síndrome cuando se presentan los siguientes síntomas: hernias, hiperacusia, irritabilidad, problemas digestivos, bajo peso y crecimiento, y cardiopatías, como soplos en el corazón. Con el paso de los meses existen dificultades para empezar a caminar, déficit de aprendizaje, problemas en las articulaciones, en el movimiento y un marcado bajo tono muscular. Otro rasgo característico es el estrabismo, aunque sólo un 40 % de ellos presentan esta condición. Existen estudios que ha comprobado que el coeficiente intelectual de estos pacientes es bajo: 60-70, cuando el mínimo normal es de 80.


El síndrome de Williams: la extraña enfermedad que te hace amar a todo el mundo 5


A pesar de ello, algunos tienen una facilidad innata para la música (son «una especie hipermusical», como lo dijo el autor Oliver Sacks), debido a su hipersensibilidad auditiva. Son capaces de reconocer una nota musical de inmediato, es decir, poseen el privilegio de tener una muy desarrollada memoria auditiva u oído absoluto. Por otro lado, los ruidos excesivamente molestos, como el de una aspiradora, pueden ser muy irritantes para ellos. Aunque no es una regla general, varios de ellos son capaces de tocar un instrumento musical con gran habilidad. Algunos estudiosos opinan que los pacientes con síndrome de Williams tienen más posibilidades de tener oído absoluto que el resto de la población.


A pesar de tratarse una anomalía genética, las personas que padecen de este síndrome pueden convertirse en una lección de vida y ejemplo de amor: «Es increíble ver a gente con Williams acercarse a todo el mundo con su creencia básica en la bondad de la otra persona», dice Jennifer Latson.


-


Los síndromes son condiciones misteriosas que han aquejado al ser humano de múltiples maneras, provocando que su vida se vea sumida en diversas dificultades. La mayoría son anomalías que podrían sonar inverosímiles pero por desgracia son totalmente reales y dañan seriamente a los pacientes y sus familias. Para que sigas investigando acerca de ellos y te sorprendas con sus características, te sugerimos leer qué es el síndrome Capgras: la enfermedad que te confundirá hasta volverte locoel síndrome que podrías sufrir después de vivir en otro país.