Viajes

Islas privadas que puedes visitar sin importar que no seas millonario

Viajes Islas privadas que puedes visitar sin importar que no seas millonario



Existe una novela que habla de una isla en Asia donde sus habitantes viven felices y la vida es idílica. Richard es un turista inglés que ha llegado a Bangkok decidido a tener una experiencia que renueve su rutina. Cuando a sus manos llega un mapa con la ubicación exacta de la isla, convence a una pareja de turistas que lo acompañen en el descubrimiento de este sitio mítico. 

Los viajeros logran dar con el lugar y al inicio se sienten felices de estar ahí. Sin embargo, una serie de circunstancias inesperadas les harán ver que quizás el paraíso es más engañoso de lo que podría pensarse.
La novela se llama "La playa" y fue escrita por Alex Garland. Este relato se centra en la idea de que todos los seres humanos buscan ese sitio en el que aislarse un tiempo de la sociedad. Ya sea por motivos de tranquilidad, por dejar atrás un hecho negativo de la vida o por el simple placer de hallar un lugar hermosos y disfrutar de él, las playas exclusivas son un destino tentador para muchos. 

Lo mejor de todo es que no es necesario ser millonario para gozar de ellas. Puedes reunir dinero por un tiempo, organizarte con unos amigos y lanzarte en su búsqueda para que te sientas como millonario y sobre todo, como un viajero realizado. 


Isla Satellite, Tasmania

islas privadas puedes visitar sin importar que no seas millonario tasmania

La isla que alguna vez fuera el hogar del escritor Ian Alstergren, ahora es un resort paradisiaco al que puedes acudir si quieres alejarte del ruido, la contaminación y el estrés de la ciudad. Sus grandes extensiones de playa son una verdadera tentación para dedicarte a la reflexión y al encuentro contigo mismo. Son 34 hectáreas de completa vida salvaje en donde la sensación de alejamiento de la civilización se respira a cada instante.

-

Isla Laucala, Islas Fiji 

islas privadas puedes visitar sin importar que no seas millonario laucala

Puedes alquilar este lugar cuando su dueño, Dietrich Mateschitz, propietario también de Red Bull, no se encuentra en él. A sus 25 cabañas puedes acudir en compañía de un numeroso grupo de amigos para jugar golf junto a la playa, visitar las profundidades del mar a bordo de un pequeño submarino y gozar de la gastronomía local. Lujo, privacidad, belleza natural y un clima inmejorable harán de tu estadía uno de los mejores momentos de tu vida.

-

Isla Necker, Islas Vírgenes

islas privadas puedes visitar sin importar que no seas millonario necker

La isla se compone de 74 hectáreas a tu entera disposición si reservas con bastante anticipación. Los apasionados de las fiestas temáticas, el juego en casinos y las barbacoas a la luz de la luna no querrán salir de este paraíso, ideal para despedirse del bullicio de las ciudades y gozar de una completa calma. Los atardeceres en esta parte del mundo son un regalo exclusivo para los visitantes, los cuales lucen espectaculares si a eso le añadimos el precioso mar turquesa que completa esta estampa.

-

Isla Song Saa, Camboya

islas privadas puedes visitar sin importar que no seas millonario camboya

La naturaleza creó este pedazo de cielo para todos aquellos que deseen un momento de completa paz. Podrás hacer largas caminatas, practicar deportes acuáticos y hacer yoga con vista al mar. Si quieres leer libros, éste es el sitio ideal para que completes todas aquellas lecturas que llevas meses posponiendo. La isla pone a tu disposición 27 villas de lujo con todas las comodidades para que tu estancia sea una de las mejores experiencias de tu vida.

-

Isla Quirpon, Canadá

islas privadas puedes visitar sin importar que no seas millonario canada

Este territorio fue, en el pasado, territorio vikingo. Desde un faro podrás admirar todos los puntos de la isla, observar ballenas y gozar de espectaculares atardeceres. Los icebergs alrededor de la isla merecen una mención aparte, pues vale la pena contemplar estos colosos de hielo en todo su esplendor. Este destino es sólo para los amantes de los climas fríos. No es la típica isla de arenas suaves, mar turquesa y palmeras, sin embargo, es precisamente este detalle el que hace de este sitio algo único que merece la pena experimentar.

-

Cayo Espanto, Belice

islas privadas puedes visitar sin importar que no seas millonario belice

¿Te imaginas contemplar la vida marina desde tu habitación? Esto es posible en las habitaciones de los hoteles de Cayo Espanto, gracias a que muchas de ellas cuentan con vidrios en los suelos. Además, si eres amante de la arqueología, podrás visitar ruinas mayas asentadas en los alrededores del lugar. Resulta una experiencia única estar en este sitio en el cual podrás experimentar una vida tranquila y una paz que nunca has sentido en la vida.

-

Costa Careyes, México

islas privadas careyes

Este destino fue descubierto por el italiano Gian Franco Brignone mientras sobrevolaba la zona de Puerto Vallarta, buscando un sitio donde asentarse para disfrutar de su retiro. Cuando vio una zona de playas vírgenes rodeadas por manglares y lagunas, estuvo seguro de estar ante el paraíso y eligió esa zona para asentarse. Eso ocurrió en 1968. En el presente, Costa Careyes es uno de los complejos turísticos más exclusivos de México, donde la naturaleza nos hace sentir rodeados de paz y una belleza desbordante. 

-

Cualquiera que haya estado en un sitio paradisiaco sabrá que una de las mejores formas de emplear el tiempo es viajando, pues las experiencias que gana un viajero sin rumbo mientras el resto vive en una oficina son únicas. No pienses mucho cuál será tu próximo destino; sólo preocúpate porque tu curiosidad no te deje anclado en un solo sitio.  

-

Fuentes:

Discovery tu mundo

Traveler

GQ

 

Referencias: