Viajes

Playas mexicanas para disfrutar del mejor atardecer con el amor de tu vida

Viajes Playas mexicanas para disfrutar del mejor atardecer con el amor de tu vida



La clara muchedumbre de un poniente 
ha exaltado la calle, 
la calle abierta como un ancho sueño 
hacia cualquier azar. 
La límpida arboleda 
pierde el último pájaro, el oro último. 
La mano jironada de un mendigo 
agrava la tristeza de la tarde.

El silencio que habita los espejos 
ha forzado su cárcel. 
La oscuridad es la sangre 
de las cosas heridas. 
En el incierto ocaso 
la tarde mutilada 
fue unos pobres colores.

Atardeceres, Jorge Luis Borges

Playas para ver el atardecer


¿Es acaso cierto que el Sol se oculta? De ser así, el porqué lo hace todavía resulta un misterio. Me imagino que siempre tendrá sus motivos, pero nunca han de ser los mismos; en otras palabras, es la estrella más grande de nuestra constelación y le debemos mucho de nuestra vida, seguramente se puede dar el lujo de estrenar una razón diferente cada tarde. Quizá un día le apenó vernos en la cama a plena luz y prefirió irse, o a lo mejor ya estaba cansado durante el verano y le pidió a la Luna que nos cuidara por un momento. Quién podría saberlo.

Por ejemplo, esa tarde de abril en la que había demasiado aire, pudo haber decidido ir al otro lado del mundo en busca de un buen rompevientos y nosotros ni siquiera lo notamos. Probablemente, aquella mañana de diciembre en la que estuvimos discutiendo tanto y tan fuerte, se sonrojó y prefirió cubrirse con un manto de lluvia para adelantar su atardecer. No es por egocentrismo, pero tomando en cuenta que el Sol todo lo ve, hay altas probabilidades de que tome decisiones por nuestra culpa.


Playas para ver el atardecer


Yo sé que puede tener sueño, ganas de observar a otros, necesidad de buscar a alguien que le haga compañía o de platicar con voces distintas; sin embargo, supongo que entre sus pretextos, estamos tú y yo. Para bien y para mal. Es cómplice y juez, ¿te has fijado? Cuando más felices hemos estado, el uno junto al otro, él ha organizado los mejores ocasos del universo. No hay duda. A veces también da regalos mientras satisface sus propias necesidades.

Incluso podríamos decir que cuida primorosamente esos sitios en donde mejor se le puede admirar; porque si yo he de ser acusado de vanidad, el Sol es maestro en narcisismo. Cuida delicadamente hasta el más mínimo detalle para no pasar desapercibido y a la par de consumar una buena acción, no desaprovecha una oportunidad para ser estimado. Claro, los días en que quiere ser admirado o decir un breve adiós; de lo contrario, hay días en que ni siquiera viene a dar los buenos días. Pero en dichos escenarios que él prepara, siempre ha puesto especial esmero en esos que involucran arena y mar. Esos en donde las parejas pueden besarse infinitamente entre rayos de color naranja, rojo, violeta y dorado.

Cabe destacar que el gusto que tiene el Sol por las playas mexicanas es impecable. Hay ocasiones, ocasos, o casos en que pone extraordinaria dedicación. No hay finura que falte. No hay exquisitez que sobre. Gracias a esto y la conformación total de un horizonte marítimo, podemos mencionar los siguientes destinos terrenales como los predilectos para un beso, un abrazo o una caricia mientras se ve al Sol descender a su viejo sótano.

-

Pie de la Cuesta, Guerrero

Playas para ver el atardecer - Pie de la Cuesta

En el estado de Guerrero se encuentra esta región que alberga una voluptuosa vegetación tropical, una laguna sin par y dos islas encantadoras, desde las cuales es posible despedir al Sol llegada la hora mientras se sostiene la mano de tu ser amado. El lugar perfecto para declaraciones importantes.

-
Guaymas, Sonora

Playas para ver el atardecer - Guaymas

Uno de los puertos más importantes en México. Se suele pensar que en el norte no hay nada que ofrecer más allá de desiertos, pero no hay nada más equivocado; Guaymas es un destino ideal para que dos personas que se aman disfruten de la playa y observen un ocaso como ningún otro.

-
Playa Balandra, Baja California Sur

Playas para ver el atardecer - Playa Balandra

Con aguas tan azules y cristalinas como nunca se han imaginado, Balandra es la mezcla exacta entre imágenes del poderío natural, la belleza en su máximo esplendor y un Sol que juega entre las lejanas rocas antes de irse a descansar. Nada como compartir una sonrisa, un apapacho con ese alguien, cuando se admira al astro mayor divertirse tanto.

-
San Juan de Alima, Michoacán

Playas para ver el atardecer - Juan de Alima

Para que exista un diálogo sin ruidos, sin palabras innecesarias entre los presentes y el Sol, existe esta pacífica y queda playa en el estado de Michoacán. Hay aves por doquier y una transparencia fuera de serie en el agua; aquí el hombre observa al Sol y éste mira con atención al hombre consumar su amor.

-
Playa Caballo, Jalisco

Playas para ver el atardecer - Playa Caballo

En la ciudad de Puerto Vallarta se encuentra una de las playas más privilegiadas en el continente; está abrazada por un sereno mar, una atrevida selva y una singular privacidad. La naturaleza se une en dos cuerpos que se rozan la piel a la hora exacta del ocaso y su transmisión perfecta de rayos solares.

-
Costa Esmeralda, Veracruz

Playas para ver el atardecer - Costa Esmeralda

Este pequeño pedazo de tierra obtuvo su nombre a partir de, efectivamente, el color de sus aguas. La arena es tersa, acariciante, el sonido de las olas va de lo arrullador a lo hipnótico hasta que llega el momento de ver al Sol partir y éste, en su despedida, se une entre los labios de los amantes. Regalando una de las imágenes más perfectas que se puedan obtener en esta vida.


La próxima vez que veamos un atardecer, debemos preguntarle al astro rey hacia dónde se dirige. Intentar acompañarlo, pedirle que nos espere un poco y siempre regresar a las playas que nos recuerdan lo infinito de estar juntos.


***
Te puede interesar:

8 consejos para viajar a las playas más hermosas y no ser víctima de los complejos

Europa vs. América Latina. ¿Quién tiene las mejores playas?






Referencias: