6 obras de arte que fueron destruidas de forma absurda

domingo, 23 de octubre de 2016 14:53

|A Martinez



La esperanza del ser humano puede ser resumida en un solo elemento: la creación.
Nuestro afán de seguir viviendo fue lo que nos llevó a inventar medicamentos, casas, ropas y todo aquello que se convierte en parte de nuestra existencia cotidiana. Después de eso continuamos inventado y construyendo... sin pensar en que en algún momento no habrá nadie que habite en los edificios, que use los electrodomésticos o que vea todas las obras de arte que poblarán nuestro planeta durante miles de años.

Si recordamos el incendio a la Biblioteca de Alejandría, llega a nuestra mente un temblor cuando pensamos todo el conocimiento que se perdió y todo lo que se pudo salvar y que quizá tendría validez en nuestro avance tecnológico. Las guerras recientes han logrado destruir por completo obras de arte que jamás volveremos a mirar, pero además de eso, han existido absurdas razones por las que trabajos de reconocidos artistas han quedado hechos polvo gracias a la estupidez humana.

De forma más especifica, Isaac Kaplan señala justamente cómo la ciudad de Nueva York puede contar gran parte de su historia en las obras de arte que sobreviven el paso de los años. Indudablemente, los monumentos y los murales que se crean en ciertos lugares tienen la utilidad de conmemorar el pasado o un momento específico en la vida de una comunidad.
El problema, menciona Kaplan, es que absurdas razones, como el desarrollo de inmuebles, violencia o los mismos ciudadanos, pueden destruir completamente una obra y hacer que una parte de los recuerdos de un lugar queden en el olvido al no dejar un registro tangible de lo que alguna vez existió. Los siguientes son unos ejemplos:


-

"Nenúfares" de Claude Monet

obras de arte destruidas

El 16 de abril de 1958, el Museo de Arte Moderno de Nueva York se incendió y gracias a los esfuerzos de los empleados se logró rescatar una gran cantidad de obras. El fuego comenzó a causa de dos trabajadores fumadores que instalaban el aire acondicionado. El resultado fue un hombre muerto y seis obras de arte dañadas. Dos "Nenúfares" de Monet quedaron completamente dañados.

-

Art Decó en bajorrelieves

obras de arte destruidas

Si ya odiabas a Donald Trump con lo siguiente sólo lograrás reafirmarlo. ¿Recuerdan la Torre Trump? Aquella parecida a la horrible torre de Biff Tannen en "Volver al Futuro".  El empresario compró el histórico edificio Art Decó Bonwit Teller para construir esa monstruosidad y a pesar de que aseguró que no destruiría uno de los paneles en relieve que eran parte importante del diseño para donarlos, fueron completamente destruidos.
Incluso el Museo Metropolitano de Arte Moderno deseaba adquirir las piezas pero no le importó. Además de eso, cuando se señalaron sus acciones, la organización de Trump afirmó que las piezas no tenían "mérito artístico".

-

"Hombre en la encrucijada" de Diego Rivera

obras de arte destruidas


No es secreto que Diego Rivera era comunista o capitalista dependiendo de la situación, por lo que cuando John Rockefeller le pidió que hiciera un mural en el edificio que lleva su nombre, Diego aceptó y estaba dispuesto a pintar una imagen bellísima, pero sus amigos comunistas lo señalaron como "vendido".
Entonces decidió hacer algo más controversial y creó esta obra en la que incluso se presenta el retrato de Lenin (por si quedaban dudas de que era del partido rojo). Rockefeller no se lo tomó muy bien, lo despidió y se deshizo del mural. Diego la replicó en la Ciudad de México para el Palacio de Bellas Artes (y esa no fue la única vez que Diego trabajó para personas muy adineradas).


-

El arco inclinado de Richard Serra

obras de arte destruidas


Este dato es curioso. La obra de Serra no está destruída per se, sino que simplemente fue retirada de su lugar. "Arco inclinado" es una pieza postminimalista que estaba situada a través de la Plaza Federal en Nueva York y fue creada especialmente para ese lugar. Fue encargada por la Administración de Servicios Generales en 1981, pero los transeúntes de esa zona señalaron que hacía incómodo su desplazamiento hacia sus lugares de trabajo. El propósito del artista era que las personas notaran el cambio de la obra a cada paso que daban alrededor de la plaza, además de su transición para parecer "desgastada". La obra fue retirada en 1989 y no ha sido exhibida en ningún otro lugar.


-

Los murales de Jean-Michel Basquiat y Keith Haring

obras de arte destruidas


Estos dos murales en algún momento fueron parte importante del "Palladium", uno de los clubes nocturnos más visitados de Nueva York. Andy Warhol también dibujó uno para el establecimiento, pues este sitio empataba perfectamente con el espíritu de libertad que traía la música electrónica a fines de los 90. Cuando el movimiento decayó y el paisaje cultural cambió, el "Palladium" fue reemplazado para construir cuartos de dormitorio para los estudiantes de la Universidad de Nueva York. Quizá no es tan absurdo si es en pro de la educación, pero esas obras formaban parte de la historia que definió el fin de siglo en esa representativa ciudad.


obras de arte destruidas


-


"Hélice doblada" de Alexander Calder 

Cuando ponemos en perspectiva las pérdidas humanas con las de arte, claramente las primeras toman más importancia. Un tema que se toca poco es la cantidad de obras que quedaron enterradas y destruidas con los ataques del 11 de septiembre de 2001 en las torres gemelas.
Una de esas obras fue "Hélice doblada", en la que Calder justamente buscaba connotar un sentimiento patriótico. Esta pieza se encontraba al pie de las torres y no pudo recuperarse completamente después de la destrucción. Un costo más de la guerra.

obras de arte destruidas


-

Ya sea por accidentes, estupidez, incomodidad o lo simple absurdo de la humanidad, no veremos más esas obras. Tenemos fotografías y recreaciones que pueden tratar de causarnos el mismo sentimiento pero sabemos que no será igual.
Lo que mencioné al inicio está relacionado a eso. ¿Por qué queremos guardar todo? Sí, es parte de nuestra historia. Lo más probable es que un día ya no haya nadie para verlo. Y si eso sucede, no tiene nada de malo. Dejamos un legado que muestra que fuimos lo más capaces en crear algo complejo para que otros humanos pudieran crear una conexión y desarrollar su mente en distintos niveles para seguir adelante, aunque no haya lugar a dónde ir.

**

Fuente: Artsy






REFERENCIAS:
A Martinez

A Martinez


  COMENTARIOS