Arte

El artista callejero que usa sangre y orina para criticar al sistema

Arte El artista callejero que usa sangre y orina para criticar al sistema



Para la gran mayoría de los artistas, su oficio, y no sólo el amor, se lleva en la sangre. Y tal vez sea cuestión de períodos o épocas específicas, pero lo que trasciende después de todo es el sentido poético y abismal de las obras, la visión del artista y su impacto en los espectadores.

También se supone que el artista lo deja todo en sus piezas. Esfuerzo, sudor, lágrimas, oxígeno, carne y huesos. No es de extrañarse que también deje la sangre, así como tampoco es fortuito que las calles se llenen de ella, pues otros casos quizá no tan similares se han visto.


vinicius quesada


Vinicius Quesada es un artista callejero brasileño radicado en São Paulo que ha plasmado su arte de una forma visceral. O, mejor dicho, sanguínea, pues le gusta agregarles a sus creaciones un valor de impacto, sobre todo desde el punto de vista de los materiales que utiliza para concretarlas. Su serie más polémica, que lleva por nombre, Sangre Mear Blues, se compone de piezas realizadas precisamente con sangre, orina y pintura azul.


vinicius quesada


A diferencia de lo que podría pensarse por la naturaleza de su arte, sus obras no son realmente abstractas ni con trazos demasiado pasionales, aunque mantienen una clara postura política y de dura crítica social al sistema que se emparenta con el arte urbano, el graffiti con esténcil y el muralismo al estilo de Banksy; así como con el pop art de Warhol, sobre todo en lo estético. Su imaginario, no obstante, es bastante peculiar: geishas sensuales y metamorfoseadas, la dualidad del consumismo y la miseria que se ve en la calle, los medios de difusión masiva y varias referencias al apocalipsis con un dejo psicodélico muy vívido y encarnado.


vinicius quesada


Su método es muy meticuloso, como bien lo explica en entrevista con My Modern Met: "Empieza con la búsqueda de varias fotos para poder armar el primer collage. Esa imagen la paso a esténcil sobre papel, usualmente con los tres colores principales de Sangre Mear Blues, que son rojo, amarillo-verde y azul oscuro, una referencia al sistema de color RGB. A cada uno de esos colores añado una cantidad específica de sangre, dependiendo del tono. Para el amarillo-verde uso menos sangre y también le pongo orina. El rojo requiere mucho más, por eso también uso pintura. La verdad es que es difícil usar sangre, ya que solamente empleo la mía. Puedo obtener unos 450 mililtros cada dos meses y me la extraigo en un hospital, con la ayuda de profesionales. Nunca he considerado la sangre de otra persona y nunca he causado daño a otro ser viviente. No se trata de algo satánico o espiritual, de hecho soy un ateo declarado".


vinicius quesada


Posteriormente 
Quesada retoca la imagen con otro poco de sangre en algunos detalles y la digitaliza para someterla a otra tanda de ajustes. Luego pasa a redimensionarla a fin de que pueda imprimirse en plantillas que luego se usan para plasmarlas en la calle.


vinicius quesada


Sus creaciones exponen una motivación corporal, una que el artista genera con su cuerpo, no sólo con sus propias herramientas, sino sus propios recursos y materia prima, lo que la convierte en un arte orgánico e íntegro en cuanto a su relación con la obra y, ¿por qué no?, con el arte. Asimismo, Quesada rechaza categóricamente los ofrecimientos de algunos entusiastas quienes quieren donarle sangre para que pueda seguir realizando más trabajos como los que ya ha expuesto, pero su filosofía dicta que mejor la lleven a los hospitales y a los bancos de sangre.


***

Otros creadores han sabido aprovechar las oportunidades para abrirse paso en el difícil y a veces elitesco mundo del arte al aprovechar las bondades de lo que la naturaleza les dio, así como otros han sabido interpretar lo que sale de su cuerpo en el lienzo o inclusive en una forma más conceptual.


Referencias: