El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición
Arte

El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

10 de septiembre, 2019

Arte El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

10 de septiembre, 2019

Su nombre es Daidō Moriyama, el mejor fotógrafo de la generación de provoke.

Texto escrito por: Federico Alegría

Daidō Moriyama se podría definir mejor cómo un apasionado por las ciudades más allá de un fotógrafo. El acelerado ritmo que nos domina es invisible; pero en sus fugaces fotografías, el sutil aroma del tiempo se nos desvela. El alto contraste en sus fotografías es una invitación a ver más allá, y encontrar luego de una lectura pausada el choque entre los valores tradicionales y la moderna sociedad que se ha gestado en Japón.El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición 1Sebastian Mayer, Retrato de Daido Moriyama, Tokio 2010. / Foto: Wikimedia Commons.

Su estilo es particular, y es evidente su rechazo hacia la perfección técnica. Moriyama se vale de un alto contraste cargado de ruido con encuadres frenéticos para acercarse más a su visión de la sociedad moderna. Nace en 1938 y estudia diseño gráfico y aprendió fotografía con Takeji Iwamiya. Luego se vincula con la disciplina al trabajar como asistente de Eikoh Hosoe. Fue ahí cuando empezó a registrar lo cotidiano con su cámara. Ha sido galardonado en múltiples ocasiones y en 2019 recibió el prestigioso premio Hasselblad de fotografía. 

Relacionadofotos-jacob-hodgkinson-tribu-japonesa-chicanos-y-cholos25 fotografías de Jacob Hodgkinson de la tribu japonesa que sueña con ser chicana 

Se ha escrito mucho sobre las influencias detrás de la fotografía convulsa de Moriyama, pero son quizá las más evidentes las de los escritores Yukio Mishima y Jack Kerouac. Luego están las influencias fotográficas donde se debe mencionar a William Klein y a Robert Frank. Y más allá de estos nombres, existen otras múltiples influencias en su estilo, y podrían agruparse sin pretensiones categóricas a todas ellas como visiones frenéticas de la sociedad, todas altamente compatibles con la suya. El reconocimiento dentro del mundo del arte a un fotógrafo catalogado como de calle en nuestros días sugiere que la cotidianeidad aún tiene cosas que aportar al mundo del arte desde la fotografía de calleEl fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición 2Crippled Beggar, Tokyo, 1965. / Foto: Daido Moriyama photo foundation / Moriyamadaido.com

Trabajo

La sociedad se nos impone y nos envuelve de manera categórica con un fuerte mandato que nos obliga a decidir siempre entre blancos y negros. Las variantes existen dentro de esta eterna dicotomía cotidiana, pero no como los sutiles tonos que quizá nosotros esperamos. Basta con ver estas dos fotografías para entender lo que impulsa a Daidō Moriyama a salir a las calles de manera tan compulsiva. La primera es Animador en el escenario, Shimizu - 1967 y la otra es Perro callejero, Misawa - 1971. En la primera dolor entero de una sociedad se resume en ésta imagen de un actor que se espera esté entreteniendo a una audiencia. La fotografía inmortaliza el conflicto entre las tradiciones y la rutina de un escenario. La textura de la fotografía es áspera, y no ayuda a suavizar la realidad. Y en la segunda vemos al fotógrafo personificado en un perro que sobrevive en su ambiente natural entre las calles. 

Relacionadofotos-ricardo-ceppi-tareferos-yerba-mate-collectorInjusticia, inequidad y marginación: 16 fotos de Ricardo Ceppi de la cosecha del mate

Series

  • K: En este trabajo la narrativa visual nos lleva a través de diversas capas de la vida cotidiana. Nos va sacando poco a poco de un interior negro hacia un espacio iluminado, como una breve alegoría al tránsito de la vida iluminada.El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición 3Foto: Daido Moriyama photo foundation / Moriyamadaido.com

  • Pretty Woman: Una serie curiosa sin lugar a dudas, gracias al evidente uso del color en algunas de las fotografías. Aquí Moriyama nos presenta a la belleza como una construcción social que simplemente no nos representa. El deliberado uso del color acentúa esa construcción ficticia que es cualquier cosa menos algo real. Podemos ver al fotógrafo reflejado ante esas láminas de color, ubicándose a modo de mero espectador de lo ficticio.

  • Dog and Meshlights: Se percibe la búsqueda de caminos que lleven a la sociedad a sobrevivir, pero son frágiles las soluciones encontradas y lo único que nos queda como sociedad es la convivencia aprisionada.El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición 4Foto: Daido Moriyama photo foundation / Moriyamadaido.com

  • Shinjuku: El espacio humano está ahogado por el hiperconsumo y el comercio acelerado. En Shinjuku todo fluye de una manera extremadamente acelerada, y hace falta ver hacia arriba para sentirnos menos aplastados por el sustrato de la ciudad.

  • Light and Shadow: Luces y sombras que crean el andamiaje del diario vivir. Se muestran acá instrumentos de alto valor simbólico, como la luz artificial apagada o el sombrero iluminado por la noche. Pero son las botas desgastadas (evidente homenaje a Un par de botas de Vincent Van Gogh, y en menor medida a la influencia gráfica de Andy Warhol con Zapatos de polvo de diamante) y los neumáticos robustos del transporte pesado las que nos hablan de la clase trabajadora que no es ajena de ninguna sociedad contemporánea.

  • Hunter: El fotógrafo como el incruento cazador de la ciudad, capturando los esbozos de la humanidad. En esta serie las "fallas" y los "errores" en la técnica nos hablan fuertemente sobre el frenesí de la cacería en la urbe. El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición 5Perro callejero, Misawa,  1971. // Foto: Daido Moriyama photo foundation / Moriyamadaido.com

  • Farewell Photography: Los recuerdos se vuelven más difusos al pensar en las despedidas. Sólo algunos detalles quedan, y los que quedan son altamente esquivos a nuestra memoria vivencial. Una sonrisa falsa, una noche decadente y un fugaz escape transitorio.

El Valor de la Edición

Sus fotografías le complacen, porque representan su visión, pero sabe que es en las memorias o en los sentimientos que generan en la audiencia donde ellas encuentran un terreno más adecuado. No existe una rutina más placentera para él que caminar. Ahí es donde encuentra situaciones que considera merecen ser recordadas. Éstas pueden llegar a ser muchas, y es en el proceso de edición donde está el verdadero arte de Daidō Moriyama.  El fotógrafo japonés que inspiró toda una generación rompiendo con la tradición 6Foto: Daido Moriyama photo foundation / Moriyamadaido.com

Para Daidō Moriyama la cámara fotográfica es un instrumento de inmensurable valor, porque le permite detener al tiempo y así copiar el mundo para crear un collage de él. Moriyama responde de manera intempestiva a los impulsos urbanos que le inspiran algo y dispara guiado por su intuición. Para alguien apasionado por la ciudad esto resulta en una producción inmensa de fotografías, y es en la edición (selección) de las fotografías que se gesta el verdadero arte de sus imágenes. En palabras de Keith Carter «se debe hacer la fotografía, se tiene toda una vida entera luego para descifrarla». Son pocas las fotografías que realmente responden al valor estético que Moriyama busca al crear esta copia del mundo. 

-
¿Tienes un artista favorito que quieres presentarle a nuestra comunidad?, envía un texto de mínimo 400 palabras a https://culturacolectiva.com/colaboradores/ y logra que más de 60 millones de personas conozcan a las nuevas caras del arte o le den una oportunidad a los clásicos.

Te podría interesar: 

La fotógrafa que retrata la pasión de la juventud y el arte de las calles

Fotografías de Hiroshi Sugimoto que muestran la soledad a la que se enfrentan todos los seres

El trance onírico que experimentan los fantasmas en ciudades abandonadas en 6 fotografías de Alexey Titarenko


Referencias: