Arte

Dear Mr. Warhol:

Arte Dear Mr. Warhol:

En 1964 Andy Warhol abrió su propio estudio de arte, punto de referencia en Nueva York y el lugar donde las obras más reconocidas del artista plástico verían la luz: The Factory, pero este espacio, también conocido como Silver Factory, cargado de una creatividad hasta en su construcción, fue escenario de grandes fiestas y representó un imán para las mentes creativas del cine, la música y por supuesto, del arte. 

Personalidades como Lou Reed, Edie Sedgwick, Bob Dylan, Salvador Dalí, Betsey Johnson, Truman Capote, Mick Jagger , Allen Ginsberg y William S. Burroughs, por mencionar algunos, se reunían en este taller creativo y centro de experimentación para dar rienda suelta a su espíritu festivo al puro estilo del anfitrión.


Warhol y las llamadas Warhol Superstars (como nombró el artista a los asistentes) realizaron incontables fiestas en The Factory durante los seis años (1963 a 1968) que el estudio permaneció en la ciudad de los rascacielos. El ambiente dentro del lugar era tan permisivo, que no faltaba el alcohol, las drogas y las relaciones sexuales, todo al mismo tiempo. 

En noviembre de 1965, Andy Warhol recibió una carta de su arrendador en la que en un tono por demás formal, hacía del conocimiento del artista su molestia por los disturbios ocasionados a causa de sus largas fiestas en horas poco habituales. En dos párrafos, Alfred R. Goldstein deja ver su “preocupación” por la cantidad de personas que asistían al 231 East 47 Street en Nueva York. Sin más rodeos, era una misiva que pretendía mantener a raya, con una hoja de papel, a quien revolucionaría el mundo del arte.


Referencias: