El eterno retorno de Nietzsche y la degradación del arte
Arte

El eterno retorno de Nietzsche y la degradación del arte

Avatar of Silvia Pinera

Por: Silvia Pinera

3 de febrero, 2017

Arte El eterno retorno de Nietzsche y la degradación del arte
Avatar of Silvia Pinera

Por: Silvia Pinera

3 de febrero, 2017

Es curioso como casi siempre utilizamos una línea para representar la sucesión de hechos históricos. Se podría pensar que la época en la que vivimos es aislada y única, pero existe la teoría de que no sólo los acontecimientos se repiten, sino también los sentimientos e ideas, infinita e incansablemente. (Nietzsche, 1882)1. Para prueba histórica, el pensamiento y, por consiguiente, el arte, que no han sido más que la contraposición de dos grandes movimientos: lo estático y lo dinámico, lo clásico y lo nuevo, lo armónico y lo inestable, la proporción y la desproporción.


Leda y el cisne

Se puede observar fácilmente como siempre le llega la fecha de caducidad a un canon y, el que alguna vez fue el ideal de belleza pasa a ser derrocado por su antagonista. Así fue, así es, y así será: “A un arte clásico antiguo le suceden un Románico y un Gótico, a estos les sigue el Renacimiento, al que se contrapone el Barroco, para continuar con el Neoclásico, oponiéndose a él el Romanticismo, al cual se enfrenta finalmente el Realismo.” (Historia del Arte Universal de los Siglos XIX y XX)2. Sí, todo hasta este punto de la Historia fue un vaivén más o menos constante: los polos opuestos se fueron turnando.


eterno retorno

Sin embargo, hubo un suceso que marcó un antes y un después en la historia del arte: “Al inventar la locomotora, -dice Huxley3-, Watt y Stephenson fueron coinventores del tiempo. […] El industrialismo y el urbanismo lo cambiaron todo. Podemos vivir y trabajar en una ciudad sin darnos cuenta del paso del sol por el cielo… nuestras constelaciones están dibujadas con tubos de neón.” Fue así como la Revolución Industrial no sólo trajo consigo un crecimiento económico sostenido, sino que, además, detonó un variado clic en la cabeza de los artistas: la innovación.


eterno retorno

Pero al parecer, esa -innovación- no fue la misma para todos. Para algunos, innovar en aquella época no significaba capturar la esencia maquinizada y robótica, sino todo lo contrario: la corriente impresionista, por ejemplo, se preocupó por plasmar la luz natural tal y como incidía sobre los cuerpos. Tiempo después, y gracias a los nuevos pigmentos artificiales, los post impresionistas plasmaron su contexto con tonalidades y contrastes dramáticos e intensos, que no eran precisamente muy fieles a la realidad. Por su parte, los expresionistas se dieron cuenta que nunca podrían imitar con tanta exactitud la realidad como lo hacía la “recién nacida” cámara fotográfica, y, por tanto, decidieron liberarse de esa responsabilidad para dar un enfoque más simbólico y sentimental a sus obras.  

 La máquina, el movimiento y la velocidad, elementos claves de la era industrial, sirvieron de inspiración para que los futuristas expresaran su desdén hacia todo lo antiguo y su devoción hacía lo moderno. Surrealistas, cubistas, dadaístas y demás “istas” se unieron a las filas y así, durante aproximadamente 30 años, lo estático y dinámico,  lo simétrico y asimétrico, coexistieron en una misma época, tratando de empujar los límites de lo “aceptado”.


leda y el arte

El sendero recorrido por los “istas” continúa expandiéndose en nuestros días. Performance art, pop art, hard edge painting, entre otras tendencias artísticas modernas continúan desafiando a los cánones. Pero, esperen, ¿cuáles son los cánones artísticos hoy? Pensándolo bien, el arte moderno parece ser el canon. Y digo, parece, porque que la realidad es que las opiniones están muy dividas. Algunos piensan que el arte actual, abstracto y “libre” es la farsa más grande y debemos volver al arte tradicional, “bello”. Otros opinan que hay que enfocarnos en la profundidad de lo que quiso expresar el artista y ver más allá de la obra.


Hemos llegado a un punto crítico de la historia del arte. Es momento de decidir si ha llegado la fecha de expiración de este ciclo de arte dinámico, nuevo, inestable y moderno; si es tiempo de volver a lo clásico y armónico, o si vamos a desafiar al “eterno retorno” y seguiremos por el camino de la “degradación” del arte.

**
Esclarecer el misterio del arte en uno de los grandes enigmas de nuestros tiempos, por ello te invitamos a conocer un poco más de las vanguardias en el siguiente artículo

 

Bibliografía:

1 Nietzsche, Friedrich. De la Gaya Ciencia. 1882. PDF.

2 Preckler, Ana María. Historia del Arte Universal de los Siglos XIX y XX. Volumen I. pág. 57. 2003. España. Google Books.

3 Huxley, Aldous. Las puertas de la percepción y otros ensayos. “El tiempo y la máquina.” pág. 61. 2013. México.




Referencias: