PUBLICIDAD

ARTE

Olga Costa y Frida Kahlo, las artistas que supieron retratar la mexicanidad

Dos grandes artistas con muchas similitudes, tanto en sus vidas como en su trabajo, que nunca dejaron de lado su mexicanidad.

Todos los artistas crean obras diferentes incluso si pertenecen a la misma escuela o generación. Es un atentado contra la valoración particular de un artista contrastarlo con otro, sin embargo, ayuda a apreciar las perspectivas que tienen de la realidad, ya que ésta no es monolítica. Así que sin caer en un juicio de valor de qué artista es mejor que otro, resultan interesantes dos pintoras radicadas en México en la década de 1930: Olga Costa y Frida Kahlo. Estas pintoras guardaron características similares, aunque en sus pinturas muestran una mirada diferente de sí mismas y de México. 

La figura paterna en Olga y Frida influyó en su trabajo artístico. Wilhem Kahlo, padre de Frida, era alemán proveniente de una familia burguesa que lo envío a México, donde radicó desde 1891. Kahlo se dedicó a la fotografía y, según sus biógrafos, compartía con Frida el amor por el autorretrato. Éste último fue el género más prolífico en la obra de ella, en la que la vemos naciendo, siendo amamantada, en el hospital, zoomórfica de venado, con cabello suelto, con cabello corto, con vestido de tehuana, desnuda.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ver también: 15 grandes mujeres que cambiaron el arte pero no las conoces porque no son hombres

Jakob Kostakowsky fue un músico ucraniano de ideas comunistas por las que sufrió prisiones. Al músico le llegó la amnistía, tras haber participado en la frustrada República Socialista de Baviera, y salió con rumbo a México donde desembarcó en 1925. Kostakowsky se afilió al círculo de Silvestre Revueltas, perteneció al Partido Comunista de México (PCM) y a la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) dándole rienda suelta a sus ideas de izquierda. Su hija Olga fue influenciada por estas ideas y las trasladó no a la música, sino a sus lienzos como Niño muerto (1944) en la que pone en duda el “indio” mexicano tan exaltado por la retórica de esos tiempos, o La niña de las palmas (1944) tan triste.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Autorretrato/Olga CostaOlga Costa y Frida Kahlo, a pesar de que no compartían el alemán como idioma, se transformaron a sí mismas, y esto se aprecia en sus autorretratos. En Autorretrato con traje de terciopelo (1926) se ve a una Frida sin todo el glamour de belleza indígena con el que se caracterizó, blanca, de cuello largo y facciones afiladas. Esta pintura contrasta con los posteriores autorretratos en los que domina una perspectiva frontal acentuando el color de su piel y del bello facial. En el Autorretrato (1947) Olga Costa se muestra con sus ojos azul claro, nariz recta y tez blanca, el color verde de su blusa realza sus rasgos físicos y la hace sobresalir de los arcos sobre los que se enmarca. Olga fue fiel a sus rasgos pero no a su apellido, ya que cambió de Kostakowsky a su apócope en español Costa para aclimatarse a su país huésped. 

Autorretrato con traje de terciopelo/ Frida KahloCosta y Kahlo se casaron con pintores: Frida con Diego Rivera, Olga con José Chávez Morado. Rivera militaba en el PCM y no hay registros de que hubiera sufrido encarcelamientos; Chávez Morado, según Pita Amor, era cliente frecuente especialmente cuando venían presidentes estadounidenses. Esto también tuvo repercusión en el trabajo de ambas artistas; Costa pasó muchos años en provincia, Frida quejándose por estar en los Estados Unidos a expensas de Rockefeller. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Muchos califican a Olga Costa como pintora de la mexicanidad, que rompió con el estereotipo de la mujer en la época. Por ejemplo, en su obra La vendedora de frutas (1951) la fémina se aleja de su representación sexual, como figura humillada o cumpliendo una función doméstica, se le observa parte de la vida activa del país. En Frida Kahlo no hay una perspectiva externa de la realidad, quizá en Allá cuelga mi vestido (1933) por el paisaje que rodea su traje como figura central de degeneración capitalista, o Unos cuantos piquetitos (1935) en el que se emula en la mujer muerta. 

La vendedora de furtas/Olga CostaCada uno vive y percibe la realidad de manera diferente. La pintura de Frida Kahlo fue totalmente autobiográfica, no se puede entender Frida sin su pintura, ni ésta sin ella. Mientras Olga Costa trató de vislumbrar, al exterior de sí misma, el sustrato de esa mexicanidad, y para comprender su obra es necesario una parada obligada en la historia y la pintura mexicana

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ver también: Superando a Frida Kahlo: 10 mujeres artistas de México

Raíces/Frida Kahlo
Te puede interesar:
Las 10 mejores pintoras de la historia
Los 10 pintores más famosos de México

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD