7 pasos para convertirte en el ídolo eterno de tu amante

Miércoles, 22 de noviembre de 2017 17:40

|Eduardo Limón
idolo eterno de rodin

'El ídolo eterno' de Rodin, leído y admirado desde los principios del simbolismo, es una escultura capaz de darnos la dirección correcta para concebir al amor mismo.

A Rodin le recordamos principalmente por tres cosas: la famosa escultura llamada El beso, que ha inspirado por generaciones la pasión del ser humano, La Porte de l’Enfer, que provoca miedos y fantasías, y una relación tormentosa a veces tachada de oportunismo creativo con Camille Claudel. Sea cual sea la razón por la que Rodin se mantenga en nuestro pensamiento —incluso si es a partir de una marca de artículos de arte—, este genio estético es mucho más que lo imaginado.


Con obras que subrayan la importancia del deseo sexual y la liberación idiosincrática de su época, entre las cuales podemos nombrar a Iris, mensajera de los dioses o Mujer en cuclillas como juegos de representación para la obscenidad hasta entonces oculta y castigada en sociedad, la producción escultórica de Rodin significa una demostración de la mujer en apogeo y un movimiento casi político del cuerpo y la emoción humanas.


idolo eterno de rodin 1


Caso singular es el de El ídolo eterno, un complejo en mármol idolatrado por su alta carga erótica y su peculiaridad de elaboración. Las figuras de esta pieza en realidad no fueron pensadas o diseñadas para acompañarse una a la otra desde un inicio; éstas proceden de La Porte de l’Enfer y Rodin les ensambló en torno a 1890 para crear una nueva obra que tuvo éxito muy pronto.


idolo eterno de rodin 2


Una vez fundidas en bronce y ya en conjunto a partir de 1891, el pintor Eugène Carrière le encargó una ampliación, tallada en mármol en 1893. El yeso existente es un vaciado de dicha obra, realizado a solicitud del mismo Rodin, quien apreciaba conservar la huella de sus obras; eventualmente realizaba otras versiones o jugaba con sus encuentros, justo como en este caso.


El título, L’Éternelle idole, corresponde así a uno de los periodos más creativos e ingeniosos de Rodin. Aunque él privilegiaba la forma con respecto al tema o a las ideas que atravesaban al arte, este título —como muchos otros de su autoría— se gestó después de su creación/yuxtaposición. Justo como la pasión y amor mismos.


idolo eterno de rodin 3


De sugerentes posturas y un origen accidental, esta escultura cientos de veces revisitada nos recuerda en sus formas que para convertirnos en ese ídolo eterno:


Todo debe originarse en el encuentro fortuito de quienes se aman y, mientras más alejado de los planes sea el acierto las miradas, mejor.


Los que se adoran deben procurar que el diálogo de los cuerpos se sostenga en las líneas de lo espiritual.


Como amantes, la intuición y la contemplación entre los individuos debe trascender todo acto.


Se debe entender que lo visible es sólo un pretexto para hallar la expresión de las verdades eternas.


Necesitamos mantener un vínculo imperecedero y jamás supeditado a la realidad de nuestro momento.


Es menester de nuestra genuina entrega llevar al amante hacia el umbral de las sensaciones, el misterio y el ocultismo, olvidando los términos físicos de la conexión.


Los soportes de la colisión con el amante y nosotros mismos, aún cuando se mantengan en un estado bruto o caótico, no deben influir en la suavidad de los cuerpos hallados.


idolo eterno de rodin 4


Bajo estos puntos que bien podríamos entender a su vez como principios del arte simbolista, movimiento en el cual se cobija ese Rodin creador de El ídolo eterno, se guardan también las claves para entender la colisión de quienes obedecen al acto de amor, de aquellos que —como este artista— se subyugan a la fascinación por el cuerpo desnudo del amante, pero que a su vez buscan un profundo pozo para ahogar sus impulsos y las vías para destinar al vínculo que se sostiene con las piedras irredentas del mundo.


**

Ahora lee:

13 pinturas de Marc Chagall para lograr una relación casi perfecta

Pinturas que te harán recordar el momento en el que te enamoraste por primera vez

Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS