Pintores que no recordaríamos sin el escándalo
Arte

Pintores que no recordaríamos sin el escándalo

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

2 de septiembre, 2017

Arte Pintores que no recordaríamos sin el escándalo
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

2 de septiembre, 2017


Durante años, una manada de críticos conservadores se rompían sus vestiduras por impedir que la vida de los autores estuviese completamente alejada del estudio de sus obras. Si un trabajo artístico era bueno, decían —y siguen diciendo quienes continúan en esta anticuada escuela— hablaría por sí mismo sin la necesidad de un discurso que justifique la existencia de una serie de pinceladas y formas dispuestas sobre un lienzo. Gracias al auge de los estudios feministas en la década de los sesenta, la perspectiva de la crítica cambió por completo, ahora la vida del autor como contexto tenía un gran peso en el análisis de las obras.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 1


Con esta inclusión, fue posible entender por qué muchos artistas, para poder realizar su trabajo, se comportaban como verdaderos demonios, no ya como aquellos que tientan a la gente llevándole al pecado, más bien eran ese tipo de entidades que habitan dentro de la mente de cada individuo, distorsionando su percepción de la realidad hasta convertirlos en figuras excéntricas y con un concepto tergiversado de lo que implica vivir de acuerdo a las reglas. Ellos inventaron sus propios estatutos de vida, mismos que al no encajar con las arraigadas costumbres de sus contemporáneos, causaron escándalo por todos lados.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 2


¿Cómo olvidar las épicas borracheras de Ernest Hemingway o los extravagantes paseos de Salvador Dalí al lado de su oso hormiguero? Pensar que ese escándalo restó valor a la obra de estos personajes es un verdadero insulto, pues podríamos decir que son ellos los únicos demonios que han logrado alcanzar la gloria siendo ellos mismos, negándose a servir a una fuerza mayor que intentó mantenerlos al margen de las costumbres y tendencias de su época.


::


Vincent van Gogh


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 3


Si bien la fama de este hombre vino mucho después de su muerte, para quien realiza un texto sobre él o simplemente conversa casualmente en torno a su figura, es inevitable que en algún momento se asome el tema de sus múltiples adicciones —sobre todo a la absenta— o, más aún, a la historia del lóbulo que se cortó para regalárselo a un chica que trabajaba como encargada de la limpieza en un burdel de Arlés. La versión de que se cortó la oreja completa fue justamente para exaltar dicha anecdota y hacer más memorable su amor y locura.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 4


-

Amedeo Modigliani


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 5


Cuando no estaba hundido en el alcohol, el hombre se mostraba como un personaje tranquilo e incluso cariñoso con todo mundo, sin embargo, en un estado de ebriedad todo cambiaba radicalmente. Su carácter violento y desafiante se notaba en sus pinturas —sobre todo en los desnudos— que no encajaban con los parámetros estéticos de su época. El rechazo de la crítica lo condujo a vivir, junto a su esposa Jeanne Hébuterne quien lo tomó de la mano hasta que murió de meningitis tuberculosa el 24 de enero de 1920. Después de la muerte de Modigliani, Jeanne se suicidó.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 6


-

Frida Kahlo


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 7


Poner el nombre de esta pintora en la misma línea que las palabras "vida escandalosa" suena incluso a un pleonasmo. La intensidad con la que vivió esta artista conocida por todos, tras sufrir un accidente en un autobús el 17 de septiembre de 1925 en el que su columna vertebral quedó fragmentada en tres partes, cayó sobre ella una nube de desgracias y desenfrenos; mismos que con la presencia de Diego Rivera se volvieron un tanto más intensos. Entre amantes y excesos, la vida de Frida ha sido para muchos un referente de la liberación que se completa a través de sus cuadros.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 8


-

Georgia O'Keeffe


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 9


La vida de O'Keeffe fue, sin lugar a dudas un eterno subir y bajar por las pendientes del amor y la decepción. Tras mudarse a Nueva York con el fotógrafo Alfred Stieglitz, sus ánimos empeoraron al ver que su esposo le engañaba constantemente y optó por abandonar la pintura durante un año aproximadamente. Los colapsos que le provocaba la infidelidad de Stieglitz la hicieron sentirse imposibilitada para destacar los detalles de las cosas que retrataba en obras cuya estética se basaba en la belleza concreta de los objetos.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 10


-

John Singer Sargent


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 11


A pesar de haber sido uno de los grandes genios de su época, la gente puso la mirada sobre este pintor después de que su amigo Jacques-Émile Blanche declarase que tenía una vida sexual demasiado activa, describiéndolo como obseso sexual, muchos fueron los que trataron de descubrir las verdaderas pasiones del artista. Algunos expertos aseguran que Singer era homosexual y se basan en pinturas como el retrato de Thomas E. McKeller para afianzar su teoría, pues dicen que precisamente en esos cuadros se deja ver una intimidad que no sólo se trata la figura, sino la profundidad del deseo masculino.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 12


-

Andrew Wyeth


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 13


Sin importar que sea uno de los pintores más queridos de Estados Unidos, aún siguen apareciendo detractores de la obra de este pintor que lo consideran, más que un artista, un simple pintor de almanaques. Todos los comentarios que se generan alrededor de su obra lo han convertido en una leyenda del paisajismo estadounidense, mismo que retoma elementos de la remota vida del campo y los plasma en imágenes que lo mismo enfurecen y cautivan a un público cada vez más pretencioso.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 14


-

Paul Gauguin


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 15


"¿Quién le habrá dicho que los perros son rojos?", era una de las preguntas más escuchadas en la primera exposición que el pintor realizó después de su estancia en Tahití. La colorida estética de Gauguin no le terminó de encantar a muchos críticos de la época que la juzgaron de irreal y prepotente; sin embargo, la fama de este hombre se extendió debido a que además de haber cambiado los colores de la naturaleza también decidió reemplazar a su mujer con una adolescente que había conocido durante el viaje.


Pintores que no recordaríamos sin el escándalo 16


::


Gracias a estos pintores podemos decir, casi con seguridad, que la única forma de llevar una buena vida es conducirla hasta sus límites, nunca quedarnos con las ganas de sentir dolor o alegría. Sólo el tiempo y no las personas nos dirán qué hicimos bien y cuántos fueron nuestros fallos, mientras tanto hay que dejar que uno de esos demonios tome posesión de nuestro cuerpo y nos conduzca a la locura creadora.