PUBLICIDAD

ARTE

Salomé: la proyección femenina de Oscar Wilde

"How can a woman be expected to be happy with a man who insists on treating her as if she were a perfectly normal human being".


- Oscar Wilde


Complejo, intuitivo, inteligente, dramático y el dandi inglés, en palabras de Jorge Luis Borges, son algunos adjetivos que describen a Oscar Wilde y sus adictivas obras que exponen la miseria humana en la cuestión emocional. La combinación entre el drama y el realismo crean una atmósfera teatral en la que la razón se aleja lentamente hasta tocar lo más profundo de lo emocional.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


 

Salomé, obra estrenada en 1896, en París, cuenta la historia de la hija de Herodes, quien manda ejecutar a Juan el Bautista en presencia de su padre, y al final ella da la vida por él.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El personaje de Salomé formó parte del grupo de las mujeres quienes tienen un dominio sexual y psicológico sobre los hombres que temen perder a ese ser que brinda el complemento sexual y la “felicidad” de la vida. Wilde, en una obra casi autobiográfica, propone al personaje principal como un ser despreciable por sus actos, pero tan sensible al punto de dar la vida por el ser amado.

 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


La obra escrita en un sólo un acto compone la tragedia femenina como una necesidad del ser humano, en la que la pertenencia con el otro y el amor a un grado pasional, puede hacer perder la conciencia. Wilde, en Salomé, presenta a la muerte como parte intrínseca del fin de la relación con el ser amado. 

En 1892, Sarah Bernhardt dio vida a Salomé en la primera función realizada en París. En México, Irene Azuela interpretará a este complejo personaje bajo la dirección de Mauricio García Lozano, a partir del 26 de julio en el teatro Helénico.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

 

 

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD