Claves que todo aspirante a escritor debe conocer para crear los mejores guiones de cine
Cine

Claves que todo aspirante a escritor debe conocer para crear los mejores guiones de cine

Avatar of Vanessa Sanchez

Por: Vanessa Sanchez

7 de agosto, 2017

Cine Claves que todo aspirante a escritor debe conocer para crear los mejores guiones de cine
Avatar of Vanessa Sanchez

Por: Vanessa Sanchez

7 de agosto, 2017


El maestro del suspenso, Alfred Hitchcock, siempre lo afirmó: "Para hacer una gran película necesitas tres cosas: el guión, el guión y el guión". Antes de que se precipiten a descargar su indignación en los comentarios, quien suscribe estas palabras concuerda con muchos de ustedes: esta idea es altamente debatible. El cineasta hongkonés Wong Kar Wai, por dar un ejemplo, no usa guiones —o al menos unos muy escuetos y generales— para hacer sus películas y los resultados son igual de memorables. Al mismo tiempo, muchas escenas emblemáticas de la más excelsa filmografía ni siquiera estuvieron contempladas en el texto y eso no les impidió ser joyas en la gran pantalla. Sin embargo, como base de toda premisa, un guión es la médula de una buena historia, así como su músculo y nervio. De lo demás se encarga la estética de la cámara y la calidad de las actuaciones.

En Internet hay un sinfín de material acerca de cómo escribir un guión. Existe además una bibliografía extensa que vale la pena tomar en cuenta, pues puede brindar las herramientas necesarias. El guión, de Robert McKee, es una de las lecturas obligadas en el tema. No obstante, como abreboca, puedes empezar por algo un poco más sintetizado y sencillo para pasar a algo más avanzado y especializado. Primero, siempre debes tener presentes estas preguntas: ¿quién?, ¿qué quiere?, ¿qué se lo impide? y ¿lo consigue o no lo consigue? De ellas se obtiene la estructura general para el análisis y la creación del argumento. Puedes realizar el ejercicio con la cinta que más te guste. Toma como ejemplo la película Los otros (2001), de Alejandro Amenábar, y verás como responde a cada una de estas interrogantes. ¿Quién? Grace (Nicoled Kidman). ¿Qué quiere? Proteger a sus hijos. ¿Qué se lo impide? Los otros o los intrusos. ¿Lo consiguen o no lo consigue? Mejor ve la película porque tiene uno de los mejores giros de trama en la historia del cine.


Claves que todo aspirante a escritor debe conocer para crear los mejores guiones de cine 0

Bryan Cranston como Dalton Trumbo, en Trumbo, sobre el escritor y guionista marcado en la lista negra de la era McCarthy


Según el guionista español Juan Madrid, lo ideal para aprender la construcción del relato cinematográfico es partir de la desconstrucción: Se debe “romper el juguete para ver cómo está hecho” y en este caso se toma el relato y se analiza cada elemento junto con los recursos utilizados.

Un aspecto fundamental en el guión es el manejo del tiempo. El comienzo debe estar lo más cerca del final. En la película Mar adentro (Amenábar, 2004) se aborda directamente el tema principal. En las primeras escenas se establece y queda claro que Ramón Sampedro (Javier Bardem) desea morir y que quiere la eutanasia. Su historia no empieza desde que él era un hombre joven, sino que va directamente cerca del final. No es un método infalible ni mucho menos el único, pero puede ser una buena manera de planear el primer esbozo de tu historia.

También es necesario marcar un conflicto en tu historia, pues sin él la película no tendría vida o sería totalmente aburrida. En cada historia siempre se quiere ver al protagonista luchar para conseguir lo que más desea o anhela. Llegado a este punto comienzan a presentarse las trabas para que la historia sea interesante y aparecen los obstáculos que impiden al protagonista lograr su objetivo. En un largometraje promedio es posible integrar de cuatro a siete conflictos y deben quedar resueltos al finalizar el relato, aunque esto también puede ser subjetivo. Anda a ver The Conversation (Francis Ford Coppola, 1974) y te darás cuenta de a qué se refiere esto.


Claves que todo aspirante a escritor debe conocer para crear los mejores guiones de cine 1

Lena Dunham escritora de varias películas (Tiny Furniture, Nobody Walks) y de la exitosa serie Girls, de HBO


Respecto del manejo del conflicto, todo relato tiene dos estructuras: la estructura profunda (lo que se quiere contar, la soledad, el amor, etc.) y la estructura superficial (lo que sucede alrededor de lo que se cuenta). En la película Pequeña Miss Sunshine (Jonathan Dayton y Valerie Faris, 2006) pueden identificarse de la siguiente manera: la profunda habla de una familia disfuncional que quiere ser feliz, mientras que la superficial trata sobre la familia se empeña en que porque Olive (Abigail Breslin) gane el concurso de belleza.



Aunque existen diversas estructuras para realizar un guión cinematográfico, la mejor forma para dar rienda suelta a la imaginación sin perder los estribos de la escritura, consiste, de forma sucinta, en estos elementos:

1. Alguien (necesita, desea, teme, quiere algo).

2. Su conflicto (él mismo, otros, la naturaleza, etc.).

3. Lo consigue o no lo consigue (sus consecuencias, pérdidas y ganancias).

Otro punto a trabajar es el personaje y el universo que lo rodea. Es fundamental que en el relato se evite que los personajes digan lo que piensan. Sus acciones deberían ser más que suficientes para explicar lo que quieren, sienten y piensan. Al momento de construirlos, cada uno debe hacer contraste con los otros. Bien podría ser el caso de un joven valiente y su mejor amigo el cobarde. De esta manera se realza al protagonista. Por último pero no menos importante, la historia debe tener un planteamiento. La situación o escena inicial tiene una duración de 30 minutos aproximadamente y se presentan los siguientes pasos:

1. Se presenta al protagonista y su mundo (quién es, cómo vive y sus rasgos mas importantes). Todo comienza con el personaje y su vida.

2. Surge el detonante de la historia (la decisión de un personaje, acción o una catástrofe). Es conveniente que aparezca lo antes posible. Si lo hace entre los primeros 10 minutos, mejor.

3. En el planteamiento surge el conflicto.

4. Nudos de drama.

5. Los elementos más importantes (la apertura, escena inicial, detonante y punto de giro).

Esta es la fase donde se presenta el protagonista, antagonista, detonante, punto de vista del escritor y el nudo de trama (punto de giro). Su duración es de un cuarto de tiempo dentro del relato.

***

Hacer un buen guión es una tarea muchas veces titánica y loable que pocos saben apreciar, al menos de entrada. De ahí que muchos textos hayan sido rechazados antes de convertirse en verdaderas joyas cinematográficas. Pero tal vez lo peor ocurre con esos guiones que jamás se han filmado y que podrían convertirse en obras maestras del cine.


Referencias: