Las escenas del cine más sensuales y perturbadoras
Cine

Las escenas del cine más sensuales y perturbadoras

Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

4 de agosto, 2017

Cine Las escenas del cine más sensuales y perturbadoras
Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

4 de agosto, 2017

Sin lugar a dudas, estas escenas del cine son tan perturbadoras que no querrás volver a verlas

Dentro del grupo de amigos que asistimos aquella tarde a ver la cinta de Gaspar Noé, se hallaban dos compañeras de la Universidad, dos primas y mi hermana. Tanto ellas como los hombres nos dijimos consternados por aquellos nueve interminables minutos en los que la protagonista, interpretada por la actriz italiana Monica Bellucci, es violada de manera cruel, despiadada, obscena y salvaje por un drogadicto en un cutre paso a desnivel de París. 

Cuando salimos del cine y echamos a andar hacia el estacionamiento un poco más repuestos por la impresión, noté que una de mis compañeras se había quedado un poco atrás del grupo. Me acerqué a ella y le pregunté si se sentía bien. «Sí, es sólo que hay películas que incomodan un poco o te dejan pensando en lo podrido de la vida». Tres días después, en la cafetería de la Universidad me confesó que su madre, cuando tenía 13 años de edad, había sido violada por un albañil que trabaja con su padre en la restauración de una casa. Eso no era todo: una prima suya había corrido la misma suerte cuando tenía 14 años a manos de un violador en serie con el que tuvo la mala suerte de encontrarse cuando regresaba a su casa del colegio. 

LEE: La violación que traumó a Maria Schneider una promesa del cine para siempre

«Es un tema muy fuerte y muy personal para mí», me dijo. Tras ver la película, escuchar el testimonio de mi compañera y encontrarme historias similares de otros labios y en otros momentos, me di cuenta que la violación es uno de los actos más viles y sanguinarios que reflejan, como decía mi compañera, lo podrido de la sociedad y de los hombres en particular. 

Esto me lleva a pensar cómo el cine, ese espejo de la fantasía y la realidad, recurre a menudo a perversas escenas de violación (ficticias o reales) para hacer una crítica sobre ese hecho en particular y así ganar adeptos, público o reseñas escandalosas que la catapulten a la fama mediante el morbo social. A continuación, manchamos tu pantalla con diez perturbadores ejemplos que ilustran una u otra visión sobre una de las mayores aberraciones humanas… 

Frenzy (1972), Alfred Hitchcock

Observa el video a partir de los 22 minutos 58 segundos. Se trata de una de las más terribles escenas de violación y asesinato que Hitchcock haya grabado en su extensa carrera. Protagonizada por un estrangulador en serie, la escena permanece nítida en la memoria debido a su fuerza, veracidad e intensidad con la que está filmada. 


American History X  (1988), Tony Kaye

La escena en la que un skinhead es violado por un grupo de su misma ideología es terriblemente realista y dramática, una muestra de lo que los condenados tienen que soportar en la prisión. Es mucho más brutal cuando te das cuenta que pese a la fuerza y rencor del recluso todo en él queda reducido a nada cuando es sometido por el deseo de venganza de los demás. 


The Hunt (2012), Thomas Vinterberg

No hay ninguna escena de violación en esta película. No hace falta para que la historia sea perturbadora: una niña inventa un supuesto ataque sexual en su contra y con ello provoca que la reputación de un buen hombre se derrumbe a ojos del pueblo en el que vive. Lo más terrorífico de esta cinta es el alcance que la mente perturbada de un infante es capaz de lograr al sostener un hecho irreal. El más terrible de los abusos termina siendo el del acusado de un falso crimen y el injusto castigo al que es sometido. 

Straw Dogs (1971), Sam Peckinpah

La gran radiografía de esta célebre cinta nos demuestra que en las zonas rurales, tanto de los países civilizados como de los más atrasados, la violencia es un plato común del cual muchos comen. La violación de una joven a manos de uno de los trabajadores que hacen reparaciones en su casa de campo no sólo es motivo de una mente perturbada sino del aislamiento que viven ciertos hombres y su necesidad de desquitar su odio y frustración en los más débiles. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: Películas que no querrás ver con tus padres

Knock Knock (2015), Eli Roth

Pocas veces se ve en el cine a un hombre siendo abusado sexualmente. En esta cinta ocurre, aunque de una manera bastante ligera e incluso ridícula. Lo perturbador en esta escena es que la víctima de las artimañas de dos desconocidas es un individuo casado y devoto a su pareja . El chantaje al que es sometido y la humillación que le hacen pasar son los momentos más sucios de este filme irregular. 


The hills have eyes (1977), Wes Craven

Se trata de una de las cintas más terroríficas y asquerosas que se hayan filmado en la historia del cine. La escena en la que un hombre deforme y maligno comienza a tocar y oler los senos de una mujer joven nos hacen pensar que la misoginia en el cine es un asunto que no deja de ser abundante y uno de los recursos más recurrentes para provocar morbo. 


The Crow (1994), Alex Proyas

Más allá de ser tan sólo una cinta de tintes sobrenaturales, la historia protagonizada por Brandon Lee es un relato de amor en el cual una chica muere después de ser violada por un grupo de pandilleros en presencia de su novio, al cual asesinan una vez perpetrado el acto. Es lo suficientemente trágico como para quedar afectados el resto de la cinta y observar al alma en pena en que se convierte el protagonista de ésta. Es una reflexión en torno al poder del odio y la capacidad del amor para redimir una culpa. 


I spit on your grave (1979), Meir Zarchi 

La Norteamérica más profunda vuelve a ser el escenario donde una joven aspirante a escritora es violada por basura humana: tres empleados de una gasolinera que ven en ella la oportunidad de recibir un efímero placer a cambio del daño permanente de la mujer. De nuevo, se hacen evidentes la misoginia y machismo de los guionistas al manejar clichés de toda la vida; incultos hombres cuya mentalidad se centra en tres cosas: su trabajo, el alcohol y las mujeres. Por otro lado, siempre aparece la mujer débil incapaz de defenderse. A pesar de eso, este filme de culto es una de las grandes cintas de horror que han sido olvidadas por la historia. 

Sleepers (1996), Barry Levinson

El abuso infantil es uno de los actos más bajos que puedan existir en la vida. Hollywood se ha servido de este truco para crear historias llenas de dramatismo y oscuridad. Quizá una de las mejores y peores de ellas sea la cinta en la que los abusos a menores de edad en una prisión, por parte de los guardias, le confieren a la historia una brutalidad de lamentables proporciones. 

El bebé de Rosemary (1968), Roman Polanski

Pocas veces se ha visto en el cine una violación perpetrada por una entidad sobrenatural. En este caso se trata del mismo Demonio tomando posesión de una inocente mujer para sembrar su semilla en ella. En medio de un ambiente de surrealismo y misas negras, la escena transcurre entre neblina y una atmósfera siniestra que la convierte en una de las secuencias más aterradoras del cine. 


TE PODRÍA INTERESAR:

Películas que incomodan (Parte 1)

5 formas de abuso que sí son violación y nadie te dice


Referencias: