Gabriel García Márquez en el cine
Cine

Gabriel García Márquez en el cine

Avatar of Harfuch

Por: Harfuch

12 de octubre, 2015

Cine Gabriel García Márquez en el cine
Avatar of Harfuch

Por: Harfuch

12 de octubre, 2015


"El realismo mágico de García Márquez es infilmable".
–Arturo Ripstein

Tanto la literatura como el cine buscan contar una historia. No sorprende que escritores se hayan interesado en las capacidades narrativas del cine. Numerosas obras han saltado de las páginas de un libro a la pantalla grande, algunas con éxito y otras fueron desastrosos intentos. Si bien no es fácil representar en alrededor de dos horas todo el contenido de un libro, se ha demostrado que ambas disciplinas son complementarias "El cine ha recibido relatos, argumentos, formas y estilos" mientras que la literatura ha sido influenciada por el ritmo cinematográfico haciendo que "los autores reacomoden su mirada y estilo". 

Gabriel García Márquez fue uno de los escritores fascinados con la capacidad narrativa del cine. El escritor colombiano y premio Nobel de literatura participó en la elaboración y adaptación de guiones para el cine y fue presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Estudió cine en el Centro Sperimentale di Cinematografia en Roma (1952- 1955) atraído por el neorrealismo italiano presente en la época. Dicha corriente lo animó a buscar elementos para trazar una corriente propia para América Latina. Lo logró en la literatura con el boom latinoamericano (1960-1970) que aun así influyó en la temática y estilo formal cinematográfico por la presencia de escritores que escribían y adaptaban guiones. En palabras de García Márquez, "ya desde entonces hablábamos casi tanto como hoy del cine que había que hacer en América Latina, y de cómo había que hacerlo, y nuestros pensamientos estaban inspirados en el neorrealismo italiano, que es —como tendría que ser el nuestro— el cine con menos recursos y el más humano que se ha hecho jamás. Pero sobre todo, ya desde entonces teníamos conciencia de que el cine de América Latina, si en realidad quería ser, sólo podía ser uno".

garcia marquez cine 1
Más adelante, en 1986, fundó con sus colegas del Centro Sperimentale di Cinematografia y del Comité de Cineastas de América Latina, la fundación de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños en Cuba para producir cine fuera de lo dictado por la industria. Entre los docentes que han contribuido a la estructura pedagógica de la escuela están el propio Francis Ford Coppola, Costa Gavras, Armando Mattelard, Robert Redford, Joel Cohen entre otros. El Gabo impartió en su momento el taller de guión "Cómo contar un cuento". 

La primer participación de García Márquez en el cine fue como tercer asistente de dirección en Pecatto che sia una canaglia (Alessandro Blasetti, 1955) donde era el encargado de sostener una cuerda que impedía que la gente de fuera pasara al set. Este tipo de experiencias y el cine que veía en Italia lo hicieron probarse como crítico en el periódico colombiano El Espectador. Su afición y gusto por el cine se ven reflejados en la narrativa de sus obras literarias. Pero antes "explorarías las posibilidades literarias del guión cinematográfico que inspira, escribe o adapta". Su primer guión fue para el cortometraje La langosta azul (Álvaro Cepeda, 1954). Después, en México, escribió El gallo de oro (Roberto Gavaldón, 1964) y escribió el argumento de En este pueblo no hay ladrones (Alberto Isaac, 1964). Para 1965 escribió el guión del joven cineasta de entonces 21 años, Arturo Ripstein Tiempo de Morir, western cuyos diálogos escribió Carlos Fuentes. Así se inició una nueva etapa del cine mexicano en la que pocos cineastas podían ingresar por las prohibiciones del sindicato de los directores más importantes de la Época de Oro como Alejandro Galindo. 


Ripstein le pidió a García Márquez los derechos de El coronel no tiene quien le escriba  y éste le contestó que sólo los daría cuando aprendiera a hacer cine. En 1999 Ripstein hizo la película que protagonizaron Fernando Luján, Salma Hayek y Marisa Paredes, coproducida por Francia, México y España y que confirmó las posibilidades de un cine hispanoamericano transfronterizo. El Gabo escribió y adaptó los guiones del nuevo cine mexicano y sus principales directores: Juego Peligroso (Arturo Ripstein, 1966), Presagio (Luis Alcoriza, 1974), María de mi corazón (Jaime Humberto Hermosillo, 1979) y escribió las tramas y los argumentos de Patsy mi amor (Manuel Michel, 1958), El año de la peste (Felipe Cazals, 1978). 

Adaptó La Viuda de Montiel (Miguel Littín, 1979) de un cuento suyo de realismo mágico; la cinta fue protagonizada por la nominada al Oscar Katy Jurado y Geraldine Chaplin, un guión bien logrado y novedoso. Destacan también El mar del tiempo perdido (Solveig Hoogesteijn, 1980) -inspirado en un cuento suyo y Eréndira (Ruy Guerra, 1980) para la que escribió un guión original que contó con un reparto de talla internacional. El regreso de García Márquez a Colombia fue con la adaptación al cine de su obra homónima Crónica de una muerte anunciada (Francesco Rosi, 1986). La película no fue exitosa por la falta de identidad y personalidad (fue coproducida por Italia, Francia y Colombia) a pesar de contar con estrellas como Rupert Everett e Irene Pepas.

garcia marquez cine 2
Adaptó una serie excepcional inspirada de sus cuentos llamada Amores difíciles en 1988. La serie se constituyó por títulos y directores como "Fábula de la Bella Palomera, de Ruy Guerra; Milagro en Roma, de Lisandro Duque; Cartas del parque, de Tomás Gutiérrez Alea; Un domingo feliz, de Olegario Barrera; El verano feliz de la señora Forbes, de Jaime Humberto Hermosillo; y Yo soy el que tú buscas, de Jaime Chávarri [2]". Esta serie logró atisbar un frente artístico para el cine hispanoamericano surgido de estas producciones que eran gestionadas por la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano creada por él. Otros títulos destacados, cuyos argumentos y guiones realizó, fueron: Un señor muy viejo con unas alas enormes (Fernando Birri, 1989), Me alquilo para soñar (Ruy Guerra, 1989) y Edipo Alcalde (Jorge Alí Triana, 1996). 

Para 2006 se filmó una de las obras más queridas de García Márquez, El amor en los tiempos del cólera que fue dirigida por el director inglés Mike Newell y protagonizada por Javier Bardem. El filme contó con varias nominaciones para los Globos de Oro. A pesar de los intentos por adaptarla, Cien años de soledad no ha podido llegar a las pantallas del cine. Los tiempos literarios propios de la obra y "la relación intrínseca de los personajes con el lector y del lector con los personajes [1]" han hecho difícil la adaptación de la obra cumbre de García Márquez. En el cine se exige mucho pero, ¿se le puede exigir materializar a través de imágenes cinematográficas, una obra maestra que cada lector ha concebido de forma personal y distinta por la magistral narrativa de García Márquez? Pedro Páramo (Carlos Velo, 1967) lo intentó y se quedó muy por debajo de su valor literario -aun contando con Juan Rulfo en la adaptación. 

garcia marquez cine 7

La presencia de Gabriel García Márquez fue muy importante para el cine latinoamericano que no tendría el valor que hoy tiene si no fuera por su pluma y por la visión que tenía para formar y proteger un verdadero cine en español. Un cine que ha logrado permanecer y que es recordado por contar historias únicas y valiosas. El intento de García Márquez se tradujo en una corriente que fortaleció las artes audiovisuales en América Latina y que hoy sirve de antecedente para seguir en los intentos de hacer resurgir una corriente artística que funja como un universo común para el cine en español. Es importante reconocer su contribución en un cine difícil de establecerse por competir con una industria tan fuerte como la estadounidense. Utilizó "su creatividad, visión, su nombre y la inspiración que despierta. Junto con otros artistas, imaginó que hacer cine con una identidad distinta era posible, y dejó una memoria disponible para quien quiera continuar este legado [2]".

gabriel garcía márquez


Te puede interesar: Frases célebres de García Márquez


***


Fuentes:

[1] Centro Virtual Cervantes

Enfilme


Referencias: