Cine

"Paris is burning", filmar lo inexistente

Cine "Paris is burning", filmar lo inexistente


“La gente negra tiene muchas dificultades para lograr algo y los que lo hacen son generalmente heterosexuales". Dorian Corey en Paris is burning


cine-de-transexuales


El día que vuelva a nacer, ojalá sea en Nueva York. Quiero tener la piel color azabache, coger con otros hombres, usar un abrigo de piel, pestañas postizas y tacones, atravesar el escenario y ser el mejor Drag queen. Como todos, yo siempre me he sentido diferente, pero quisiera serlo de verdad: pasar un día en Sound Factory Bar y terminar con la inercia que me incita a parecer real".

Paris is burning es un documental de 1990 y dirigido por Jennie Livingston, que explora los bailes drag en una comunidad neoyorquina, conformada principalmente por negros homosexuales. Aborda temas como la transexualidad, la exclusión social y la pobreza.


cine transgénero


Este año se dio a conocer una impresión digital recién restaurada del film, por el que, Cinema Eye, le otrogó el Legacy Award, 25 años después de su estreno, cuando ganó el Gran Premio del Jurado del Sundance film festival, un programa que apoya el cine independiente.

Un martes de insomnio, me encontré en YouTube con Paris is burning, me decepcionó ver que la ciudad de la luz y el amor no se quemara literalmente; en su lugar, encontré algo ardiente. Las estrellas del documental eran hombres de movimientos enérgicos pero seductores. Las lentejuelas de sus vestidos brillaban reflejando la luz de la cámara. La mirada retadora y los labios entreabiertos. La seguridad para caminar y bailar, mientras imitaban en secuencia las mejores poses de la revista Vogue. Sentí una mezcla entre envidia y deseo mientras veía cómo se disputaban los premios entre las diferentes Casas dentro de la comunidad. Apenas acabó el documental, me quedé dormido.

Figuras públicas como Madonna llevaron el baile al estilo Vogue a la popularidad. No obstante, la cámara de Livingston dio espacio a voces menos privilegiadas: Venus Xtravaganza, una rubia que se prostituía porque quería ostentar demasiados lujos. Angie Xtravaganza, la Madre de la Casa Xtravaganza, un hombre que durante la filmación murió debido a una enfermedad de transmisión sexual. Las estrellas del show: Willi Ninja, Dorian Corey y Pepper LaBeija; Drags queens que compartían el deseo de alcanzar la fama.


bailarinas-exotica


Mientras iba en el camión camino al trabajo, con unas ojeras enormes por la desvelada, me preguntaba si yo sería feliz. Constantemente me pregunto eso. Si yo fuera Drag, simplemente me divertiría y mis noches no transitarían en dilemas sobre la felicidad. No perseguiría sueños, construiría mis mundos oníricos. Mi felicidad sería la única realidad en ese mundo fantástico. Mi autobús chocó.

La directora de Paris is burning ha declarado en entrevistas para The Guardian que su documental ha influido en producciones audiovisuales actuales como RuPaul's Drag Race, un reality show estadounidense que busca la siguiente estrella Drag queen y Orange is the New Black, una serie sobre una prisión federal de mujeres lleno de lesbianismo, racismo y transexualidad.

Los chóferes nos bajaron del camión y se negaron a reembolsarnos el viaje argumentando que ellos no tenían la culpa. Una señora muy enojada se levantó para reclamar y otros pasajeros se le unieron, por fin sentí que empezábamos a crear sentido de comunidad. Podríamos haber formado nuestra propia Casa Xtravaganza de no ser por los Godínez, quienes fueron los primeros en abandonar el grupo.

Livingston tardó siete años en realizar Paris is Burning, en su estreno recaudó poco más de 4 millones de dólares en los cines de Estados Unidos, una buena cantidad de dinero en comparación con otros documentales. Algunas de las estrellas exigieron regalías por su participación; sin embargo, sus demandas no procedieron.


Paris-Is-Burning2


Decidí no ir al trabajo ese día. En medio de la calle, me puse a bailar Vogue, una multitud considerable empezó a rodearme. Tiraban monedas al suelo mientras hacía los trucos más difíciles. Regresé a mi casa y me prometí que nunca volvería al trabajo. Me volvería famoso, podría comprar una gran casa, iría de vacaciones a lugares paradisiacos, tendría un auto para no viajar en transporte público nunca más. Empecé a sentirme común otra vez…





Referencias: