Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión
Cine

Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión

Avatar of Víctor López Velarde Santibáñez

Por: Víctor López Velarde Santibáñez

14 de septiembre, 2017

Cine Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión
Avatar of Víctor López Velarde Santibáñez

Por: Víctor López Velarde Santibáñez

14 de septiembre, 2017


En el mundo del cine y de las series de televisión, el hecho de contar con un protagonista carismático y que genere empatía en el público es un valioso recurso narrativo que tiene el fin de identificar los sentimientos en la historia con los del público. Muchas veces el personaje principal es la clave para que la audiencia tenga interés en seguir la problemática de la historia. Si logra caer bien, en la mayoría de los casos estamos hablando de un filme o programa exitoso, ya que es a través del protagonista que se consigue que el público viva la historia de una manera personal.

 

Es claro que hay historias muy bien desarrolladas que se sostienen por sí solas y no requieren de personajes atractivos para ganarse al público; sin embargo, si además de eso la trama cuenta con un protagonista que se gana el corazón de la audiencia, la experiencia sin duda queda impregnada en la memoria. Es muy difícil —aunque no imposible— pensar que nos genere interés una historia con un personaje principal plano con el que es imposible simpatizar. Por otro lado, hay notables ejemplos de historias en las que aunque la trama no es sumamente interesante, sus protagonistas son arrebatadores e incluso logran que nos intrigue lo que se nos narra, salvando por completo el argumento.


Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión 1


En las series de TV, que el protagonista sea insoportable para el público es un gran inconveniente, ya que su desarrollo y evolución son bastante parecidos a los de la literatura. Es difícil pensar que sigamos una historia que puede llegar a durar años si el personaje principal no nos cae bien en lo más mínimo; o lo que es peor, termina por ser insufrible y patético. En televisión, los protagonistas llevan el timón de la historia, lo que nos hace pensar que es más importante contar con personajes bien desorrallados que con una trama llamativa, después de todo, si nos interesan los primeros, seguro nos interesará el resto.

 

Veámoslo de este modo: es difícil pensar que The Big Bang Theory hubiera sido el éxito televisivo que supuso sin un personaje como Sheldon, ya que éste es el que le da todo el significado a una serie que es bastante simple. Si quitas a ese personaje, la serie no hubiera tenido mucho que contar. Lo mismo sucede con Suits, realmente lo que nos interesa de esa serie no son los casos jurídicos que llevan los protagonistas —la trama legal queda en un segundo plano—, sino la deliciosa química de Harvey y Mike en cada una de las escenas que comparten. Y qué decir de programas clásicos como Friends, Frasier o Seinfeld; si las observamos a profundidad, realmente no tenían una historia de fondo, la magia se producía por la riqueza de sus personajes y la manera en que interactuaban entre ellos, siendo los diálogos la guinda final de ese banquete cómico.

 

Luego está la otra cara de la moneda. En esta ocasión, hacemos un recuento de aquellos protagonistas insufribles que lejos de caernos bien, tuvimos que sobrevivir durante largas temporadas ya sea porque la historia principal de la serie era sumamente interesante o porque al menos los personajes secundarios generaban el cariño suficiente para olvidarnos del patetismo del personaje principal.


Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión 2 


1. Meredith Grey - Grey's Anatomy

 

Lo más destacado de este show es que logró sobrevivir 13 temporadas a su personaje principal, a pesar de lo poco atractivo que ha sido éste a lo largo de su historia. Algo que podemos afirmar con plena certeza es que el encanto del Hospital Seattle Greace nunca recayó en Meredith, sino en los demás protagonistas y personajes secundarios que la hacían más tolerable. De cierta forma, es loable que Grey's Anatomy haya podido conquistar a su público y sostener su argumento con lo repelente que es su protagonista. Aunque Meredith era la narradora, podían quitarla del episodio en turno y nadie la extrañaría; incluso hubo capítulos en que su función era ser la voz en off de la historia, ya que las tramas de otros roles eran mucho más interesantes. ¿Pero por qué odiamos tanto a Meredith? En primer lugar, es una reina del drama que convierte sus problemas sentimentales en una suerte de tragedia griega, y a pesar de que trabaja en un hospital donde hay gente sufriendo de verdad, ella se las ingenia para restregarnos sus dilemas románticos cada que tiene la oportunidad. En segundo lugar, es indecisa —incluso hay un episodio en el que echa una moneda al aire para decidir con cuál de sus pretendientes quedarse. Para rematar, es sumamente condescendiente y nos parece increíble que la voz en off de la protagonista hable con total autoridad moral, como si fuera un tipo de autora de autoayuda cuando no hay que ser psicólogo para notar que su vida está mucho más desordenada. Y por último, lo que hace de Grey una protagonista insufrible es que en 13 temporadas ha tenido pocos momentos heroicos. Generalmente tiene que ser salvada de desastres en los que ella misma se mete.


Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión 3


2. Sookie Stackhouse - True Blood

 

True Blood se caracterizó por ser una de las series de terror más adultas de la nueva década, ya que se autocensuró y se atrevió a mostrar constantemente fuertes escenas de violencia y sexo a lo largo de sus capítulos. Sin embargo, también es recordada porque a pesar de su trasfondo maduro nos hizo padecer a una de las protagonistas más infantiles e inmaduras de todos los tiempos: la sosísima Sookie Stackhouse. El principal problema de Sookie es que es ingenua y torpe, se mete en problemas que cualquiera con sentido común podría evitar; además es el personaje que sobra en la serie, lo cual es bastante grave ya que se trata de su protagonista. Sookie tiene la suerte de acostarse con hombres muy atractivos, pero eso en parte hace que la detestemos más porque no entendemos cómo es que un ser tan andodino y carente de interés puedes ser el objeto de deseo de personajes tan interesantes. Quizá no la sufriríamos tanto si dejara ser a los demás; el problema es que cuando las historias de los otros personajes están en su punto de interés más alto, Sookie tiene que hacerse notar como protagonista y se mete en algún problema que hace que todos los demás dejen de hacer lo que estaban de haciendo para rescatarla.


Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión 4


3. Don Draper - Mad Men

 

Ni una serie como Mad Men se ha salvado del síndrome del personaje insoportable. Pero aunque Don Draper nos parece apático e intolerable en varios momentos, su psicología es interesante al igual que su desarrollo, por lo que el personaje nos intriga a pesar que nos hace lidiar con su apatía. Lo que nos irrita de Don Draper es que es producto de la cultura machista en la que se desenvuelve el programa. No sólo se cree dueño y señor de su esposa, sino cree que sus secretarias deben lamerle los pies si quieren conservar su trabajo. Como se dijo antes, la profundidad dramática que alcanza el personaje es destacable, pero es de ese tipo de personas privilegiadas que abusan de su posición y tratan de manera detestable a cualquier que esté por debajo de ellas. Nunca podremos olvidar cómo obligaba a que su secretaria Penny se deshiciera de sus aventuras de una noche y aparte que le sonriera a su esposa. Su machismo lo llevaba a decidir por su mujer y a restregarle lo "estúpida" que era por atreverse a pensar, siempre menospreciándola. Su forma de desenvolverse en la oficina no era muy diferente, Draper siempre tenía que tener la razón aunque sus ideas no fueran tan geniales.


Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión 5


4. Clay Jennsen - 13 Reasons Why

 

¿Por dónde empezar? Clay es el típico chico equis que sólo porque le tocó estar en una de las famosas cintas, se vuelve protagonista de la serie. Curiosamente, en un inicio pareciera que vamos a odiar más a Hannah que al mismo Clay por hacer pasar por tal tortura psicológica a los personajes; pero una vez que desentrañamos los motivos que la llevaron a quitarse la vida, Clay se empieza a ganar a pulso nuestro odio. Por muy justiciero que se sienta, él también fue parte del problema. No podemos dejar de sospechar que no hace las cosas por Hannah, sino para quedar bien consigo mismo por no ser suficientemente inteligente para ayudarla en vida, a pesar de que las señales estaban en sus narices. Lo irritante de Clay es que es cero carismático, es de ese tipo de personas que tienen un vocabulario limitado y no le sacas más que frases sueltas. Luego, se la pasa presionando a todo mundo para que confiesen, asumiendo la faceta de dramático que tanto le reprochó a Hannah en vida. Sin mencionar que mientras la venga, parece que no captó el mensaje antibullying del asunto, ya que filtra una foto de unos de los acosadores de Hannah desnudo, así que él mismo se ahoga en su discurso.

 


Los 5 personajes más odiados en las mejores series de televisión 6


5. Ted Mosby - How I Met Your Mother

 

A estas alturas, no es descabellado catalogar a How I Met Your Mother como la sitcom más emblemática de la generación millennial. Se robó el corazón de los espectadores por su creativa manera de narrar la historia, al grado de que se le ha bautizado como "la Rayuela de la televisión”. Independientemente de que concordemos en darle el título de clásico o no, en lo que sí estamos de acuerdo es que el mismo Julio Cortázar hubiera odiado a un protagonista como Ted Mosby, el personaje más pelmazo que hemos tenido que padecer en la televisión contemporánea. Ted nos parece desesperante porque es como ese intruso en el grupo de amigos al que todos quisiéramos pertenecer. Mosby resta toda la genialidad del grupo con cada una de sus intervenciones, pero lo que nos parece imperdonable es que crea profundamente en su interior que él es el más cool de ese grupo de amigos, lo cual es un crimen para la memoria de Barney Stinson. Para empezar, es un hombre tan dependiente que no puede ni siquiera plantear un significado a su vida hasta no encontrar a la indicada, lo que le llevaba a enamorarse en una primera cita y hacernos pasar el oso de verle pedir matrimonio a la chica en cuestión de 10 minutos de conocerla. Lo peor es que sometía a sus amigos a escuchar las anécdotas de sus citas cuando todos los demás tenían algo más interesante que contar. Pero él insistía en contarnos relatos en los que veía señales que nadie más veía. Ted es el cliché andante, es el hombre capaz de cambiar a su madre o a su mejor amigo por lo que él cree que es el amor de su vida. Aparte tiene el inconveniente de que por muy gracioso que intente ser, los papeles secundarios más insignificantes son más divertidos que sus chistes de arquitectos. Además nunca logramos entender cómo es que se atreve a aconsejar sobre relaciones cuando es la persona menos indicada; o por qué sus novias terminan siendo más geniales que él. No hay que ser genio para darse cuenta que en la vida real Ted Mosby no tendría amigos, nadie podría aguntar a un hombre que en vez de madurar con el tiempo se vuelve más inmaduro.


**


Si lo único que tienes a la mano este fin de semana es Netflix, no te preocupes, aquí te compartimos una lista de 10 series aclamadas que pocos conocen y que debes ver en Netflix antes de que desaparezcan. ¿O qué tal hacer un binge-watching de 4 grandes clásicos del cine italiano en Netflix?



Referencias: