Animaciones filosóficas para entender qué es el amor
Estilo de vida

Animaciones filosóficas para entender qué es el amor

Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

23 de diciembre, 2015

Estilo de vida Animaciones filosóficas para entender qué es el amor
Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

23 de diciembre, 2015



El amor significa nunca ir a dormir sin un beso de buenas noches, caminar tomados de la mano alrededor del mundo, encontrar en su mirada los motivos para amarle más cada día, recargarse en su pecho sintiendo los latidos de su corazón, hacerle reír aun en sus peores momentos, darle un abrazo que le quite el frío, compartir ilusionados todos los placeres de la vida. El amor...aquel sentimiento que todos anhelamos, el motor de las acciones humanas, ¿cómo se puede definir con exactitud algo tan fascinante como saber amar?

love-you-too

Describir la esencia del amor ha sido uno de los más profundos cuestionamientos de la humanidad, por ello, el filósofo Nigel Warburton ha creado una serie de animaciones junto con la cadena televisiva británica BBC, narradas por el actor irlandés Aidan Turner, que responden las preguntas más comunes respecto a los detalles de este sentimiento, con base en el pensamiento de los exponentes de la ciencia de la sabiduría más influyentes a lo largo de la Historia. 

Warburton es un personaje reconocido por sus libros, podcasts y animaciones que exponen de manera clara y dinámica los conceptos más complejos sobre el ser y la existencia, desde todas las perspectivas filosóficas posibles.

whatislove-myth-bbc

Nigel Warburton

Una de las cápsulas audiovisuales de la serie "What is love?" expone los románticos conceptos de Jean Paul Sartre, teñidos de ideales basados en la libertad individual como la base de cualquier relación sentimental sólida, como fue la del propio Sartre con la escritora feminista Simone de Beauvoir. Sartre definió el amor como un doloroso conflicto causado por la pérdida sádica y masoquista de la libertad que puede evitarse sólo si elegimos al ser amado libremente, aceptando que no lo poseemos ni nos puede poseer. Saber amar inicia reconociendo que las personas no son pertenencias, son individuos, y por lo tanto: el amor verdadero es el respeto por la persona que hemos elegido para acompañarnos durante el transcurso de los días.  


Al contrario de la libertad fundamental en el pensamiento de Sartre, en un mito narrado por Aristófanes se revela que la pareja ha sido predestinada a encontrarse, porque en la creación del mundo el hombre era en realidad una dualidad de seres que formaban una esfera, la figura de la infinita perfección. Esto ocasionó que los humanos pensaran que podían aspirar a tener una vida en el Olimpo junto a los dioses, esto molestó el ego de Zeus, quien castigó la soberbia de la humanidad condenándonos a vivir separados de nuestro complemento. En el imaginario popular, este mito se relaciona con la búsqueda de la "media naranja", quien desde el inicio de nuestra existencia es el único ser que puede encajar perfectamente a nuestro lado para hallar la felicidad en este mundo. 


Elegir al ser amado es una cuestión que rebasa nuestra naturaleza racional, es inexplicable, casi mágico. El instante de la atracción, el "amor a primera vista", cuando el erotismo se funde con la calidez del amor, es un fenómeno que ha sido estudiado también por la filosofía y lo han respondido con diversas teorías que explican porqué amamos a quienes amamos ¿cuál es la fuente de nuestra pasión?

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, con base en la tragedia griega "Edipo Rey", desarrolló una hipótesis acerca de la atracción sexual desde un perfil psicológico, pero la misma teoría fue después refutada por Edvard Westermarck, quien asegura que nuestros primeros años de vida definen a quiénes queremos con un afecto filial y por quiénes somos capaces de sentir enamoramiento y atracción sexual.


Comúnmente asumimos que los actos de amistad y caridad son resultado de un impulso filantrópico desinteresado por los demás, pero la teoría de Thomas Hobbes asegura que todas nuestras acciones giran en torno al amor propio. El amor y el egoísmo van de la mano al establecer objetivos y expectativas. Este pensamiento desmitifica que amar sea la entrega total para alcanzar la felicidad del ser querido y afirma que el amor es más parecido a un cálculo exacto de los sacrificios que estamos dispuestos a hacer para obtener nuestra satisfacción, la gratitud y el reconocimiento de ser considerados como la pareja ideal. 
Sin embargo, el amor propio también genera en nosotros el conflictivo deseo de que el ser amado sí se dedique a nosotros en cuerpo y espíritu sin ningún límite.



Así, a través de los siglos, las voces de la filosofía han manifestado las incógnitas del amor. Cada persona a lo largo de su vida experimenta la sensación indescriptible que nombramos y reconocemos en cada caricia de aquellos que estremecen nuestro universo. Amar se convierte entonces en una construcción propia, íntima, cimentada sobre las experiencias y recuerdos que nos dan sentido...¿Qué es el amor? Es el misterio que nos mantiene soñando. 

Fuente 

Referencias: