PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

La única razón por la que no quería alejarme de ti: amarte

Descubrí que amarte era más doloroso que estar sin ti, y si me dieran a elegir entre volver contigo o vivir extrañándote, elegiría la segunda. Duele menos.

Llegó un momento en el que pensé que no podría vivir sin ti, pensé que si te ibas, yo me iba a quedar terriblemente solo; pensaba que nadie lograría hacerme sentir como lo lograste tú, pensaba que si me quedaba, tú también lo harías. Ahora lo pienso mejor, y es que sólo había una razón por la que yo no me alejaba de ti: amarte.

Suena simple, suena, mas no se siente y tampoco lo es; realmente amarte fue complicado, fue difícil y doloroso. Me quemaba el alma, me dejaba sin razón, me invadía tanto que irme no era una opción. Era un amor que me consumía, que me dejaba sin escudo y sin armas, me dejaba tan frágil, todavía más que cuando me rendí a ya no hacerlo. Fue en ese momento, en ese preciso momento en el que descubrí que amarte era más doloroso que estar sin ti, y si me dieran a elegir entre volver contigo o vivir extrañándote, elegiría la segunda. Duele menos. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

No te culpo, tampoco me culpo a mí, sólo se trata de dignidad y amor propio, no podía darte más a ti de mí, de lo que me daba yo mismo. No podía darte mucho más de lo que recibía. Simplemente no podía continuar en un camino que solo yo estaba construyendo, en uno por el que tú ya no querías caminar. Por eso, si tanto te amaba como decía, lo mejor era que te dejara en libertad, que yo me dejara en libertad… que nos dejara libres. Nos dejara en paz. 

No, no fue cobardía, tampoco debilidad, pero si te vieras desde mis ojos y te sintieras desde mi cuerpo, sabrías que es complicado lidiar con este sentimiento y con tu rechazo todos los días, sabrías que fue la mejor decisión por ti, por mí, por los dos. Sí, te amaba, o incluso todavía te amo, pero ya no para quedarme en un lugar en el que nunca fui valorado, en el que no fui reconocido y, sobre todo, en uno en el que no fui amado de la misma manera.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La partida fue dura, dura y dolorosa, fue intensa y pesada, pero iba consciente de que me iba a recuperar y que todo mejoraría, sin embargo, si me habría quedado contigo, seguro todo habría empeorado. Por eso es que ahora me elijo a mí; por eso ahora me abrazo a mí. Por eso hoy me alejo de ti, me alejo porque sólo me detenía una cosa, una cosa que no fue suficiente para ti: amarte. 

Sí, te amo, pero ahora y para siempre, me amo más a mí.

VER MÁS:
5 razones para alejarte de una persona que no muestra interés en ti
6 razones para no ir detrás de alguien a quien no le interesas

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD