Consejos para que dejes de huir del amor y comiences a ser feliz
Estilo de vida

Consejos para que dejes de huir del amor y comiences a ser feliz

Avatar of Carolina Romero

Por: Carolina Romero

5 de mayo, 2017

Estilo de vida Consejos para que dejes de huir del amor y comiences a ser feliz
Avatar of Carolina Romero

Por: Carolina Romero

5 de mayo, 2017

El único destino que tenía claro tu abuela era casarse. Para huir de este fatídico destino, algunas mujeres prefirieron recluirse en un monasterio. La obligatoriedad de contraer matrimonio era imperante, ser soltera era una excéntrica y mal vista opción. Según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) del 2014, en México, “42.3 % de la población de 15 años y más está casada y 16.4 % vive en unión libre; en conjunto, seis de cada diez personas de 15 años y más (58.7%) se encuentran unidas. La población soltera representa 29 %, mientras la separada, divorciada o viuda tiene una proporción del 12.3 %”.

huir del amor verde-h600

Aún ahora, los prejuicios y estereotipos ven “raro” que una mujer decida pasar su vida en solitario. Conocemos los múltiples preconceptos que se tienen sobre el género femenino, donde la mujer resulta “impensable” sin una pareja. Esta creencia es del todo falsa y debe extinguirse.

Sin embargo, algunas mujeres tienen razones emocionales por las que se niegan a relacionarse amorosamente y huyen constantemente del amor. El conflicto no radica en que busquen permanecer solteras, sino que esta actitud no las hace felices, al contrario, sufren por ello.

Si has pasado por una relación que te lastimó, o por una ruptura tan dolorosa que aún sientes sus efectos devastadores y piensas que la única salida factible es huir del amor y todo lo que tiene que ver con él, aquí te presentamos algunas razones para que lo pienses dos veces.

-

La vida es muy breve como para vivir con resentimientos

¿Cuántos años planeas vivir? Si la fatalidad del destino no dispone otra cosa, probablemente tu estancia en este mundo se alargará algunas décadas más. ¿Llegarás al lecho de tu muerte con los mismos resentimientos que te atan ahora?, ¿aún entonces te lamentarás por el patán al que amaste y te rompió en dos? Piénsalo. Cualquier vida posterior a ésta es completamente incierta. De lo único que estamos seguros, es que en este momento tienes la posibilidad de sentir, de amar y de disfrutar. Después, se irá al cesto del olvido definitivo.  

huir del amor cigarro-h600

-

No busques el amor para recibir, sino para dar

La mayoría de las personas se mienten a sí mismas diciendo que buscan amar. Lo que en realidad buscan es ser amadas. Ambas cosas son totalmente diferentes. Amar es un ejercicio de desprendimiento, de dar sin esperar, de procurar el bien de alguien más a ti mismo. Ser amado es sólo recibir todo lo anteriormente dicho. Esta diferencia es clave y tienes que tenerla en mente al explorar por qué estás escapando del amor. ¿Huyes por que no te aman como quieres o porque tú eres incapaz de dar amor sin pedir retribución a cambio?

huir del amor soda-h600

-

No, no todos los hombres “son iguales”

La consabida frase “todos los hombres son iguales” es falsa. No todos los hombres son infieles, no todos huyen de los compromisos, ni todos van a lastimarte. Antes de pensar eso, repasa tu historial amoroso; ¿con qué tipo de personas te has involucrado?, ¿por qué te gustan las personas que te gustan? y ¿por qué las personas que quieres tienden a comportarse de una manera contigo? Generalmente, proyectamos en los otros nuestras carencias afectivas. Quizá inconscientemente elijas a un tipo de hombre en específico, atraes a tu vida a cierto tipo de personas. Eso sólo lo descubrirás –y evitarás– a través de un examen de ti misma.

huir del amor taxi-h600

-

Tú ya no eres la misma

La idea que tenías en la secundaria sobre el amor, no es la misma a la que tienes ahora. Con el paso de los años, muchos conceptos que tenías en la adolescencia se han transformado. ¿Quién dice que las ideas que tienes ahora, serán las mismas después? No pienses entonces que la manera en la que hoy reflexionas sobre las relaciones y el amor será la misma en un futuro. Quizá en unos años te lamentes de haber cerrado la puerta tan tajantemente. 

huir del amor open-h600

-

Una desilusión no rompe huesos

Créelo, te volverán a romper el corazón. Estar dispuesta a enamorarte no es un seguro contra desilusiones. Si lo piensas así, olvidas que los seres humanos cometemos errores, que somos en gran parte el resultado de emociones que cambian con el tiempo. ¿Qué va a pasar si vuelven a romperte el corazón? Nada. Igual que ahora, encontrarás la manera de lidiar con ello y salir adelante.

huir del amor malteada-h600

-

Olvida el príncipe azul

Algo es cierto: nadie nació con el único objetivo de amarte. Para ningún ser humano sobre este planeta, su fin en vida es hacerte sentir bien, mimarte y llenar tu vida de satisfacción, ¡y eso es perfecto! Somos seres individuales que buscamos nuestro desarrollo personal. Si estás buscando a la persona que embone en tu vida como si se tratara de una pieza de rompecabezas, estás esperando en vano. Debes aprender a aceptar a las personas y a las circunstancias como son, no como quieres que sean. No hay nada de malo en amar y ser amada por un ser imperfecto, como tú. 

huir del amor libro-h600

-

Estas razones no tienen la intención una exhortarte a que estés con alguien. La soltería puede ser el camino mejor elegido para conocerte, amarte y gozar tu existencia. "Nadie puede amar si no se ama a sí mismo" es un adagio que hemos escuchado hasta el vómito, pero es un bastante verdadero. Uno no puede amar lo que no conoce. Debes conocerte primero para saber tus defectos, tus aciertos, tus errores y tu belleza interna. ¿Cómo esperas conocer a alguien que te ame por completo si tú te amas a medias?

**

No permitas que tus miedos del pasado, arruinen tu presente. La felicidad radica en ti y es cosa de que comiences a buscarla. Examina las cosas fríamente y verás que no hay por qué huir del amor. También te puede interesar leer  las 10 cosas que me hicieron darme cuenta de que ya no era feliz contigo y lo que aprendí de salir con hombres patanes.


*
Referencias

INEGI
Thought Catalog

 


Referencias: