Reglas para cucharear con alguien sin compromiso

Sábado, 2 de diciembre de 2017 12:09

|Carolina Romero

Como cualquier otro acto amoroso, cucharear no precisa de amor, sexo y mucho menos compromiso.



Yo cuchareo, tú cuchareas, él cucharea, nosotros cuchareamos, ustedes cucharean. El cuchareo, como comúnmente se le dice a esa hermosa forma de unir dos cuerpos, es una de las actividades más amadas por las parejas.



Se trata de una conexión íntima que va más allá de las pieles: es una complicidad absoluta en la que el respirar de las dos personas involucradas se sincroniza como si un danzón dulce los arrullara.

Como cualquier otro acto amoroso, cucharear no precisa de amor, sexo y mucho menos compromiso. Para que puedas hacerlo con una persona emocionalmente cercana a ti pero sin llegar a algo serio, éstas son las reglas que tienes que seguir:


-

No tiene que haber sexo



No tiene que llegar al acto sexual, esto lo arruinaría todo. De ser compañeros de acurruque y calor, involucrarán otro tipo de deseos que difícilmente podrán frenarse después y, francamente, en la próxima ocasión, difícilmente pensarán en cucharear.

Naturalmente, la otra persona te agrada —si te produjera escozor, claro que no la abrazarías así—, pero eso no debe ser llevado a términos eróticos. En últimas, si crees que es inevitable, de todos modos espera. Eso hará que la expectativa crezca y que cuando el encuentro tome lugar provoque una relación sumamente placentera.


-

 No es necesariamente amor



Son amigos, compañeros de tardes frías, el curita en el corazón del otro, pero hasta ahí. No pienses que una relación afectiva tenga que devenir —necesariamente— en una cuestión amorosa. Obviamente, van a llover sentimientos –eres un ser humano— pero si tienes la convicción de que no quieres algo serio, debes actuar conforme a ello. Por otra parte, permítete sentir. El otro no es sólo una cobijita caliente que está a tu lado como si se tratara de un objeto, es una persona igual de sintiente que tú.


-

No pongas condiciones de tiempo



No son carreritas ni tampoco se trata de una actividad como cualquier otra. Cuando lo hagas, recuerda que las prisas no van. Tómate tu tiempo, relájate y deja que las cosas sigan su curso. No hay nada más hermoso que eso.

Quizá puedas comenzar con una película y, si las condiciones lo permiten, continuar hasta varias horas más tarde. Dormir abrazados puede darte toda la energía que necesitas para llenar tu corazón y sentirte feliz al día siguiente.


-

Haz sentir al otro cómodo



La falta de compromiso no quiere decir que el otro sea una persona que sólo exista en el mundo para complacerte. Haz sentir a la persona con la que estás que puede decirte lo que necesita. También sé respetuoso sobre las decisiones del otro. Haz que se sienta con la confianza de poder decirte cualquier cosa y saber que puedes escuchar sin juzgar y que más allá del calor y el confort que te proporciona es alguien que te importa.



-

El hecho de que cucharees sin compromiso no implica que tengas que hacerlo como un acto descorazonado y sin alma. A los amigos, conocidos o personas cercanas también se les puede amar de una manera pura y desinteresada.

En estos tiempos de frío, aprovecha para dar y recibir amor cuerpo a cuerpo, exista o no compromiso.


**

Si quieres saber más sobre amor y emociones, conoce ¿por qué es mejor hacerle ghosting a tu pareja antes de terminar la relación? Y conoce los testimonios para entender que el acoso no es normal.


Carolina Romero

Carolina Romero


Articulista
  COMENTARIOS