Quienes sufrimos ansiedad enfrentamos una constante lucha contra ese monstruo que nos absorbe

Sábado, 7 de enero de 2017 19:22

|Arely D

La mente del ser humano es indudablemente un universo extraordinario en el que reinan las emociones. Éstas nos permiten un pleno desarrollo individual y colectivo, además de convertirnos en seres únicos al romper los límites entre lo físico y lo abstracto, pero, ¿qué pasa cuando entre todas las emociones que podemos sentir, la más dañina es la que lidera al resto?

El miedo, sí, esa emoción que nos hace sentir como niños indefensos y de la que todos huimos cuando la vemos acercarse.

Generamos una barrera para mantenernos en una zona de confort y que el miedo no irrumpa en nuestras vidas, evadir esta sensación es una forma de impedir que nuestra mente se comunique con el resto de nuestro cuerpo, ya que el temor es muy complejo. Es una reacción descomunal y más que evadirlo debemos enfocarnos en por qué se genera, o de lo contrario el miedo germinará en nuestro interior.

tengo-miedo-a-no-decir-te-amo, poemas

En su primera fase, el miedo es comprendido por la sociedad, todos alguna vez hemos sido víctimas de esa terrible pero necesaria sensación. Sin embargo, en algunas ocasiones aumenta, dando paso a una espantosa mutación llamada ansiedad, un monstruo que se alimenta de la adrenalina provocada por el miedo, un monstruo real que nos consume poco a poco, situación que es desconocida o incomprendida por la mayor parte de la sociedad, lo cual le otorga mayor poder al sombrío mal que emana de la ansiedad.

Es necesario conocer los poderes de este ser maligno para saber cómo hacerle frente y no confundirlo con su hermano pequeño: el miedo. Sus ataques invaden nuestro cuerpo gradualmente, provocándonos taquicardia, sudoración, temblor en manos y pies, dolor en el pecho, sensación de ahogo, y lo más aterrador de todo es el constante pensamiento sobre la muerte aproximándose a nosotros.

miedo-a-equivocarse

Si alguien no se sintiera intimidado por los terribles poderes de la monstruosa ansiedad, es porque ha perdido su capacidad de vivir, es decir, no se inmuta ante nada y la vida es eso, sorprenderse y enfrentarse a todo aquello que implica ser  humano.

Las personas que hemos sufrido ansiedad enfrentamos una constante lucha contra este poderoso rival. Por un instante pensamos que salimos victoriosos del enfrentamiento, pero cualquier otro día, no se sabe cuándo, ese enemigo al que dimos por muerto regresará y será más fuerte, hasta que no logremos exterminarlo desde la raíz.

Existen miles de libros que prometen ayudarnos a vencer el mal que nos aqueja, entre los que destaca "Ansiedad. Miedo, esperanza y la búsqueda de la paz interior", de Scott Stossel, editor jefe del Atlantic Monthly y colaborador del New Yorker, quien, desde los nueve años ha sido prisionero de la medicación y sometido a todas las terapias existentes en la psicología. Esto demuestra que más allá de los libros y los distintos tipos de ayuda que nos prometan eliminar el mal generado por la ansiedad, lo fundamental es aprender a conocer nuestro monstruo interior y así formular una estrategia de batalla que nos permita derrotarlo al 100 %.

mujer sepia foto de oprisco

Si ese monstruo irrumpió en nuestras vidas es porque nos exigimos demasiado como personas; el miedo se apoderó de nosotros pisoteando la alegría y el resto de emociones que nos generan  bienestar. Nuestra conducta suele estar siempre inspirada por lo que nos aqueja, por lo cual es preciso conocer  nuestra mente y nuestro cuerpo; lo esencial son las acciones que emprendemos para generar un cambio radical en nuestras vidas y así dejar de alimentar al monstruo que nos absorbe.



**
Hay momentos en los que es necesario pedir ayuda para poder darle la cara a los males que nos aquejan de una manera más concisa; hay 10 pasos que te ayudarán a liberarte de la depresión y los pensamientos negativos, tus amigos y familia pueden ayudarte en el proceso. 

TAGS: Ansiedad
REFERENCIAS:
Arely D

Arely D


  COMENTARIOS