Fotografías de todas las mujeres desnudas que han sido parte de mi vida
Fotografía

Fotografías de todas las mujeres desnudas que han sido parte de mi vida

Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

18 de mayo, 2016

Fotografía Fotografías de todas las mujeres desnudas que han sido parte de mi vida
Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

18 de mayo, 2016


Cada memoria enamorada guarda en sus adentros el perfume de tabaco seco y de rojo carmín sobre una boca dulce. La brisa es el medio por el cual las partículas de amor viajan por la noche y tocan a mi ventana para saber si estoy despierto y si quiero dejarlas pasar. Porque una vez que les doy la bienvenida, el banquete de recuerdos me quita todas las atenciones que debo darles a mis invitados. Sí, tengo la casa llena y sigo pensando en ti.


Mis visitas están aquí por su propia convicción. Siempre digo que no tengo tiempo, pero llegan a fuerza de sorpresa y noche de ocio. Será que conocen muy bien mi alma noble y generosa. Yo, como buen anfitrión, me rindo ante su fruto prohibido, algo que por supuesto debería dejar de hacer, pero tu ausencia no me deja otro camino. Si tan sólo te hubieras arrancado de mí en el momento que te lo pedí. En esa noche de invierno frente a la chimenea mientras te despojaba de tu negligé negro.


Orange  /  las mujeres desnudas


Antes de continuar, me doy cuenta de que no me he presentado y por eso les extiendo una gran disculpa. Si buscan mi nombre en el directorio, nunca lo encontrarán, pedí explícitamente que me retiraran de la lista ya que hasta hace un par de meses mi teléfono no dejaba de sonar día y noche. 


Todo comenzó cuando una Navidad encontré bajo el árbol una hermosa Leica M6. Fue el último regalo que me dieron mis padres, pues ya pasaba de los 16 años. Hoy se los agradezco mucho, porque gracias a este mágico artefacto tuve la oportunidad de conocerte. Tú, que desde lejos me lees porque sé que todo el mundo me lee. 


Danielle  /  las mujeres desnudas


¿Aún no lo digo? También escribo, pero esa es otra historia. Quisiera centrarme, por ahora, en la fotografía. Recuerdo muy bien mi primer retrato. Esa misma mañana que recibí mi Leica salí a la calle a buscar el sagrado objeto que inauguraría mi maquinaria alemana. En ese entonces estaba enamorada de una mujer llamada Nicole, alguien que probablemente podría doblar mi edad, bueno, no tanto, pero sin duda sus curvas denotaban edad y experiencia.


Vanessa  /  las mujeres desnudas


Vanessa  /  las mujeres desnudas


Si por algo me he distinguido es por mi seguridad, así que excusado por mi nueva cámara, fui y le pedí a mi sensual musa que posara para mí. Ahora que lo pienso, si ella no hubiera actuado como lo hizo, es probable que yo no fuera el de ahora y muy probablemente ahora me dedicaría a una labor aburrida y de oficina. Por suerte, Nicole trabajaba en un club nocturno, y al ver mi cara, que era entre inocente y de deseo ardiente, se quitó la ropa y comenzó a caminar, dejándome ver sus hermosa espalda y sus perfectas asentaderas.

 


Vanessa  /  las mujeres desnudas


Vanessa  /  las mujeres desnudas


Ese momento cambió mi vida. Fue ahí cuando decidí lo que quería hacer el resto de mi vida y así lo hice. Lo sigo haciendo. Después de Nicole llegaron muchas otras mujeres. Es obvio que no fue fácil; enfrentarse a la belleza desnuda de una mujer paraliza y más cuando miran directo a la cámara de una manera seductora y juguetona. Pero lo logré; aprendí a dejar de sudar como bestia en el desierto y domé la picazón en el badajo.


Jacque  /  las mujeres desnudasNicole  /  las mujeres desnudas


Cuando por fin tuve el control de mis emociones y de las escasas mujeres que se dejaban retratar por una mínima cantidad de dinero, di el siguiente paso, trabajé con pasión. Pienso que fue este elemento lo que atrajo a las mujeres como si yo fuera un imán. No es porque sea molesto ni quiera enaltecer mi espíritu, pero cuando una linda joven me ve trabajar detrás de una cámara, es cautivado por el fervor y esmero con los que hago las cosas.


Alice  /  las mujeres desnudasNicole  /  las mujeres desnudas


La fotografía es mi pasión y lo demuestro. No hay nada más atractivo para una mujer que ver a un hombre hacer arte con sus propias manos. Así llegaron Alexa, Shirley, Danielle y muchas otras. Cada una de ellas se entregaron a mí, y por supuesto, yo me entregue a ellas, porque el acto de retratar no sólo es tomar una cámara y esperar la mejor pose. Se necesita una mano firme, un ojo agudo, y sobre todo, una gran alma. Los otros fotógrafos no comprenden que están frente a otro humano que necesita respeto, delicadeza y una sonrisa. La empatía es la mejor arma para la fotografía.


Donna /  las mujeres desnudasMarie /  las mujeres desnudas


Así pasé los años, conociendo la belleza e inmortalizándola en una foto. Más que hacerme un favor a mí y a mi portafolio de imágenes, ellas le brindan un gran regalo a la humanidad por compartir tanta belleza a la posteridad. 


Jacqueline / las mujeres desnudas


De la fotografía salté a la escritura. Con tantas aventuras detrás de la cámara era necesario desdoblar el arte en nuevas formas de expresión. Saqué una recopilación con mis pequeños relatos, dejando en el anonimato a todas las tiernas chicas que amaron mi pasión. Fue entonces cuando llegaste un día por equivocación. Estaba firmando mi última publicación literaria, que estaba ilustrada con retratos de mis recientes trabajos. 


Sherly / las mujeres desnudas


April / las mujeres desnudas


Entraste a la librería y me confundiste con el dueño de la tienda. No me ofendí y te seguí la corriente. Cuando alguien llamó por mi nombre y descubriste quién era, moriste de vergüenza, a lo que contesté con una cortés invitación a un café. Aceptaste y en una noche me constate tu vida de un golpe. Fue tan duro el impacto que aún sigo aturdido. Para la segunda cita me dejaste retratarte, así como a mí me gusta, sin ninguna barrera entre nuestros cuerpos.


Teresa / las mujeres desnudas


No hay mujer que se resista a la palabra. Excepto tú, que te fuiste con el invierno. Han pasado casi dos años y aún sigo reviviendo aquella noche cuando te entregaste a mi cámara y te grabaste en mi alma.


gafas rojas / las mujeres desnudas


Sobre la cama / las mujeres desnudas


-

Este relato de ficción sirvió para ordenar literariamente el trabajo de la fotógrafa Polabar, quien se dedica a retratar mujeres desnudas en armonía con la naturaleza. Si quieres conocerlo a profundidad, puedes revisar su página oficial.


-

Puedes complementar este trabajo con el tema de las perversiones y contradicciones de una mujer al desnudo.


***

Te puede interesar:


La fría y desnuda juventud de la última dictadura europea en fotografías


Fotografías de una mujer compleja natural y sensual al desnudo



Referencias: