Fotografías que capturaron el recuerdo final de una generación con VIH
Fotografía

Fotografías que capturaron el recuerdo final de una generación con VIH

Avatar of Olympia Villagrán

Por: Olympia Villagrán

27 de octubre, 2016

Fotografía Fotografías que capturaron el recuerdo final de una generación con VIH
Avatar of Olympia Villagrán

Por: Olympia Villagrán

27 de octubre, 2016



No fue sólo una generación, se trataron de cientos de familias, miles de jóvenes e infinidad de corazones destrozados por una misma razón. Durante los años 80 una ola de homosexuales tuvieron que llamar a sus familiares para notificarles su condición. Los padres, amigos y parejas de un gran número de contagiados por VIH se enfrentaron a la peor realidad, la de una muerte lenta, cruel e irremediable.

David Kirby fue uno de los tantos que murieron de SIDA y uno de los pocos que tuvo la fortuna de hacerlo rodeado de su familia. Él hizo una llamada desde California para pedirle a sus padres que lo acompañaran en sus últimos días. En abril de 1990 Kirby murió y en un retrato que no necesita descripción, Theresa Frare, voluntaria en el hospital y fotógrafa, capturó los últimos momentos de un David devastado y consumido por la enfermedad, pero rodeado por el cariño y gran dolor de su familia. 

sida retratos

retratos frare sida

theresa frare fotos

teresa frare vih

teresa frare fotis

Como ésa, hubo otras fotografías que no sólo mostraron el último recuerdo de una generación con VIH, también contaron la frágil e hiriente historia de muchas víctimas del SIDA. Estos retratos fueron parte del trabajo de algunos fotógrafos que se dedicaron a documentar la parte más oscura y compleja de la homosexualidad, prostitución masculina, vida marginal y enfermedad. 

mark-morriroe-artista

morrisroe fotografia

retrato mark

Mark Morrisroe fue uno de los artistas más influyentes y polémicos de una época en la que el VIH parecía propagarse como una pandemia. El experimentalismo y la naturalidad de sus retratos eran un deleite para el ojo humano y también un golpe desgarrador para el corazón. Las fotos de Morrisroe encapsularon un grito desesperado y a la vez una realidad a la que toda una generación comenzó a acostumbrarse. 

artwork mark morrisroe

mark morrisroe

morrisroe

No pudo haber nadie mejor que Morrisroe para comprender el nostálgico cuadro del virus. Pues desde el nacimiento, su vida estuvo marcada por la desgracia, pero también por un talento inigualable. La madre de Mark era adicta a las drogas y cuando tuvo a Morrisroe comenzó a correr el rumor de que el padre de su hijo era un criminal conocido como "el Estrangulador de Boston". Con una infancia como ésa no es difícil entender por qué Mark huyó de casa al cumplir quince años, misma edad en la que comenzó a prostituirse bajo el nombre de Mark Dirt. Entre las divertidas, peligrosas y grotescas aventuras que él vivió en el medio de la prostitución hubo una que lo marcó de por vida. A los 17 años uno de sus clientes le disparó por la espalda y la bala se quedó alojada cerca de su columna vertebral. 

mark morrisroe enfermedad

mark morrisroe fotografo

retrato mark morrisroe

Éste fue uno de los eventos que más influyó en el arte de Morrisroe, quien a menudo incorporó en sus obras imágenes de prostitutos jóvenes y de radiografías de su pecho herido. Mark asistió a la Escuela del Museo de Bellas Artes de Boston y antes de terminarla comenzó a trabajar en grandes proyectos con su compañeros de clase. Además de sus aptitudes para la fotografía y actuación, este talentoso adolescente tenía un gusto impecable para elegir el momento perfecto y la luz más hermosa para disparar su cámara.

mark morrisroe retrato

mark morrisroe sida

Muchos consideran que Mark y otros como él eran los enemigos públicos más peligrosos del frente sexual, social y artístico. Pues la ferocidad con la que fotografiaba su propia historia y demás relatos personales fue demasiado para una sociedad que se sentía ajena a una problemática generacional. Morrisroe fue el primer artista punk de Boston y su visión estética fue completamente distintiva. Las imágenes de sus amantes, amigos cercanos y objetos más preciados, ambientados con flores muertas en habitaciones vacías y detalles sobre algunos fragmentos de su vida, fueron el reflejo más sincero de su dramática historia.

mark morrisroe vih

autoretrato-mark-morrisroe.

Lamentablemente, Mark sólo fue uno de los miles que sufrieron de una muerte lenta. Pues los últimos recuerdos de una generación con VIH perdida en el deseo sexual, la soledad y enfermedad, son más de los que artistas como Morrisroe o Theresa Frare pudieron fotografiar durante toda una década. 

**

Referencia:

Visual AIDS

TIME







Referencias: