Por qué el asesino serial más famoso de la historia nunca existió

Viernes, 27 de octubre de 2017 17:31

|Alejandro I. López
jack el destripador

Esta podría ser la verdadera razón de la sangrienta historia de Jack "El Destripador"...



Todo inició con una firma. “Jack The Ripper”, sentenciaba la primera de tres cartas que llegaron a manos de la policía londinense a finales de 1888, donde el presunto homicida daba cuenta de sus crímenes y, al mismo tiempo –quizá sin saberlo–, un nombre cuyo eco habría de perdurar hasta el presente. Irónicamente, cada muerte daba vida a un hito en la historia occidental que habría de inspirar novelas, puestas en escena, películas y millones de pesadillas.


Se trata de la investigación más irrisoria de Scotland Yard, el misterioso caso que, año con año, reúne millones de libras por concepto de viajeros incautos que, intrigados por el mítico nombre del asesino serial más famoso de la historia, toman un tour por Londres para hacer de detectives por un rato y tratar de reunir cada pieza sin solución aparente: todos han oído hablar de Jack "El Destripador", y sin embargo, es muy probable que jamás haya sido real.


jack el destripador 1


La historia de Jack es la historia de Inglaterra a finales del siglo XVIII: la de un asesino –el primero de todos– que conmocionó a una ciudad cambiante, gris y sucia; que resentía las profundas transformaciones propias de la Revolución Industrial sustituyendo caminos por calles y la tranquilidad cotidiana por el caos que el comercio a gran escala demanda.


Las diferencias entre clases eran más que notorias de un lado a otro del Támesis. En su tránsito histórico por East End (el barrio marginado que vio nacer la historia de Jack) y otros barrios circunvecinos, el río les ha visto pasar de ser los mejores ejemplos del sumo fracaso de las Leyes de Pobres, a focos de atracción turística.

Esta podría ser la verdadera razón de conservar viva la historia de los asesinatos y desmembramientos que conmocionaron a la sociedad inglesa.


jack el destripador 2


En realidad, es probable que la fama de Jack no se debiera a su crueldad ni al halo de misterio que envolvía su figura, sino a la excesiva cobertura mediática que el asunto recibió en aquella época. Para Simon Wood, autor de Deconstructing Jack (2015), la historia del asesino serial no es más que una invención de la prensa que pudo funcionar en distintos sentidos:


En primer lugar, asegurar la existencia de un asesino serial que cometía cada uno de los crímenes sucedidos en East End era una forma de justificar la alarmante ola de violencia en uno de los barrios más peligrosos de Londres. Al mismo tiempo, esto podría haber motivado a los diarios que realizaron la cobertura de cada homicidio para afirmar que cada crimen era perpetrado por el autor de las cartas, Jack "The Ripper".


jack el destripador 3


Esta conclusión se basa en el estudio de la temporalidad y el móvil de los crímenes, los más documentados en la historia del Reino Unido, además de las cartas recibidas en las jefaturas de policía de Londres. Wood está convencido de que Jack no fue más que una invención que da cuenta del poder que tienen los medios de comunicación para influir en la opinión pública y crear una historia alternativa a la realidad, con la capacidad de mantenerse vigente más de un siglo después.


El contexto británico favorecía el nacimiento de un mito como el de "El Destripador", especialmente cuando el Reino Unido aún no olvidaba el auge de los resurreccionistas, un negocio sin escrúpulos que, impulsado por la fama y el prestigio de las incipientes escuelas de medicina, se dedicó a asesinar personas para utilizarlas de objeto de práctica y desenterrar y robar cadáveres algunas décadas atrás.


*

Ahora lee:


Los sangrientos cadáveres que crearon una ciencia en 8 obras de arte

Los ladrones de cuerpos que resucitaban muertos


Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Historia y Ciencia
  COMENTARIOS