La mujer que nos mostró la meta en la eterna carrera contra el machismo
Historia

La mujer que nos mostró la meta en la eterna carrera contra el machismo

Avatar of Motserrat Velasquez

Por: Motserrat Velasquez

3 de febrero, 2017

Historia La mujer que nos mostró la meta en la eterna carrera contra el machismo
Avatar of Motserrat Velasquez

Por: Motserrat Velasquez

3 de febrero, 2017



"Mujer que sabe latín ni encuentra marido ni tiene buen fin"
Dicho popular
____________

Para muchos la frase alude principalmente al libro de Rosario Castellanos, que indaga en lo femenino por medio de la historia y de las personalidades y obra de mujeres que sobresalieron en la literatura y la filosofía a pesar de todos los obstáculos. Su origen es un dicho popular que, irónicamente, describe una situación bastante actual. En el fondo, forma parte de una línea de pensamiento retrógrado que no se corresponde con las necesidades de una sociedad en vísperas de cambios y de nuevos paradigmas.

La fecha es 19 de abril de 1967. Se celebra uno de los eventos más significativos de la ciudad que se hace llamar la Atenas de América. El Maratón de Boston inunda las calles. Durante el desarrollo de la carrera uno de los coordinadores nota algo "extraño". Una mujer está participando con un dorsal oficial, el número 261, para mejores señas. Se trata de Kathrine Switzer, quien se registró como KV Switzer para burlar el criterio de selección. A pesar de los intentos por detenerla, con el apoyo de su novio y otros corredores que la escoltan hasta la meta, Switzer logra terminar y cruza la línea final después de 4 horas y 20 minutos.

Esta valiente mujer es la primera en culminar oficialmente el Maratón de Boston, un evento que hasta la fecha era sólo para corredores varones. La imagen de este momento histórico es una pertinente metáfora de lo que han pasado tantas mujeres a lo largo de la historia para hacer lo que querían hacer.


kathrine Switzer


Han pasado 325 años desde que Sor Juana Inés de la Cruz escribió: “Dios sabe que le he pedido que apague la luz de mi entendimiento, dejando sólo lo que baste para guardar su ley, pues lo demás sobra, según algunos, en una mujer…”. Podría interpretarse este fragmento como una expresión del fervor religioso o de la devoción por la figura masculina. Sin embargo, aún hay quienes ven mal que una mujer sepa más o que gane un sueldo mayor al de su marido.

También hay datos muy reveladores que hay que considerar para comprender mejor esta problemática. Según un estudio realizado por la Universidad de Harvard, llamado "La educación no puede comprarme amor", las mujeres latinoamericanas formadas académicamente tienen menos posibilidades de casarse. Se trata de un contexto que podría decirse "desventajoso", pues los varones enfrentan un escenario completamente contrario: para ellos más escolaridad significa convencionalmente más posibilidades de conseguir una pareja estable. Es evidente el pensamiento arraigadamente machista, que contempla que tanto hombres como mujeres asuman ciertos roles.


feministas


Mujeres talentosas como Switzer, una más que competente maratonista (en 1974 ganó el Maratón de Nueva Yok), en vez de tener el camino abonado para dedicarse a su vocación y aportar en sus campos de trabajo y estudio, como correr, investigar, escribir o lo que sea, durante siglos han tenido que quitarse de encima a un montón de hombres que les decían que no podían hacerlo, disfrazarse, usar seudónimos o trabajar desde las sombras y la clandestinidad. Ante esta situación surge una pregunta esencial para el ser humano sin tomar en cuenta el género: ¿por qué hacer que alguien sea menos de lo que puede llegar a ser? Este tipo de pensamientos sólo perjudican económica, social, intelectual y culturalmente a la humanidad. Negar o despreciar las capacidades de las mujeres es negar más de la mitad del talento de toda la civilización.

Muchas cosas han cambiado desde la paradigmática muestra de integridad de Switzer. Ella y quienes hicieron posible que cumpliera su objetivo le dieron una lección esencial al mundo, pero actualmente sigue vigente la lucha por un mundo con políticas renovadoras en el ámbito de la educación, del empleo y del hogar que ayuden a transformar los estereotipos y que promocionen el concilio de la vida familiar para que nadie impida a nadie que llegue a la meta, sino que todos terminen juntos, en igualdad de condiciones y con los mismos derechos, y hasta compartan agua y plátanos al final.

***

La humanidad tiene una misión importante para un mejor presente y un mejor futuro. He aquí algo que podría considerar para lograrlo.


Referencias: