PUBLICIDAD

HISTORIA

Historia del 'Miguelito', el chilito mexicano más querido

Con el paso de los años, el ‘Miguelit’ se ha convertido en el dulce y complemento favorito de muchos alimentos.

Los dulces mexicanos son reconocidos a nivel mundial, gracias a su peculiar sabor que se distingue por combinar lo mejor de dos mundos: lo dulce y lo salado (principalmente lo picosito).

Entre todos los dulces mexicanos tradicionales podemos hablar de los tamarindos, alegrías, borrachitos, cocadas, pepitorias y una infinidad más, sin embargo, cuando se trata de hablar de aquellos dulces más elaborados y con marca, a la conversación siempre saldrá el famoso: ‘Miguelito’.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Cuando hablamos del ‘Miguelito’, nuestra mente se remonta inmediatamente a fruta picada como mango, piña, jicama y más con chilito en polvo que más que picar, da ese saborcito entre lo picoso y dulce que es el mejor complemento.

Lo curioso es que aunque quizá no lo hayas notado (o sí), existen dos marcas llamadas ‘Miguelito’, ambas de origen mexicano y que nacieron desde un espíritu emprendedor. A continuación te contamos la historia de ambas versiones de ‘Miguelito’:

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

La historia de ‘Miguelito Chamoy’

Miguelito, el chamoy que tiene presentación sólida y líquida, nació a principios de los años 70, cuando el señor Felipe Zúñiga Chávez llegó a la Ciudad de México a trabajar con la familia de origen japonés, Iwadare.

Se dice que la creación del señor Felipe Zúñiga Chávez está inspirada en la gastronomía japonesa con la que tenía gran relación, específicamente en el platillo umeboshi, el cual está compuesto por un encurtido de albaricoque japonés que se sala, se seca y se exprime para extraer su jugo.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

De acuerdo a la historia del dulce, el señor Iwadare compartió la receta del umeboshi con su empleado, el señor Felipe Zúñiga Chávez, quien lo convirtió en chamoy, el cual comenzó a comercializar en tiendas pequeñas de México.

El éxito del dulce fue tanto que fundó su propia empresa junto a su esposa, la señora Susana Canuto y su amigo, el inversionista, Miguel Palomar, a quien es dedicado el nombre ‘Miguelito’.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

La empresa fue fundada al mismo tiempo en que nació el segundo hijo de Felipe Zuñiga Chávez y Susana Canuto, por lo que decidieron nombrarlo ‘Miguel Ángel’, de ahí mismo se desprende la imagen de la marca: un cupido.

En la actualidad, Miguelito Chamoy cuando con una gran variedad de productos que van desde los sobrecitos de polvo y chamoy, hasta envases grandes para ponerle sabor a cualquier alimento.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

La historia de los ‘Dulces Miguelito’

Los Dulce Miguelito también nacieron de un emprendimiento mexicano en la década de los 70, justo en tiempo de crisis cuando el señor Valente González (su fundador) trabajaba en una fabrica especializada en la extracción de pulpa de diferentes frutos, en la Ciudad de México.

En aquel tiempo, la crisis económica era tan fuerte que la fabrica tuvo que despedir a sus trabajadores y la única alternativa de liquidación que les dio, fue pagarles con una máquina manual y un refrigerador, utilizados para la elaboración de los productos.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Con ganas de salir adelante, Valente González comenzó a fabricar sus propios dulces y a salir en su bicicleta para repartirlos a pequeñas tiendas, pronto ganó gran fama.

Fue entre 1973 y 1974, cuando el señor Valente González y su hijo crearon oficialmente la empresa ‘Miguelito Polvo Enchilado y de sabores’, teniendo un logotipo de ángelito, tal como la otra marca pero sin saberlo.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Sobre el logotipo de ‘Miguelito Polvo Enchilado y de sabores’ hay dos teorías, una señala que es porque su creador decía que sus dulces se vendían porque “tenían mucho ángel”, y la otra, dice que mientras un día don Valente González estaba con sus amigos, vio una imagen no muy clara de un “ángelito”, de acuerdo al medio México Desconocido.

El éxito de la marca de dulces fue tanto que en los años 80, su gama de productos creció a una gran diversidad de paletas y caramelos macizos.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Hoy en día, las dos versiones de ‘Miguelito’ son muy queridas por los mexicanos (y también algunos extranjeros) por esa manera en la que fusionan lo picosito con lo dulce, y ahora mucho más, sabiendo sus historias inspiradoras.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD