El monstruo que coleccionó esclavas sexuales por 10 años
Historia

El monstruo que coleccionó esclavas sexuales por 10 años

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

8 de junio, 2017

Historia El monstruo que coleccionó esclavas sexuales por 10 años
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

8 de junio, 2017

 

La habitación

Una joven lleva más de siete años encerrada en una habitación. No sabe dónde está. Vive acompañada de su hijo, quien nunca ha visto la luz del día ni ha podido correr con otras personas. En las noches, la chica espera que el niño duerma y así no pueda escuchar al hombre que la encerró y que la viola todas las noches. 

secuestro de mujeres en cleveland room

Ese es el escenario principal de una película llamada "Room", por la cual Brie Larson ganó un Oscar. Sin embargo, esa sinopsis es una cruda realidad que podría estar sucediendo en este mismo instante.

De acuerdo con el Centro Nacional de Niños Perdidos y Explotados de Estados Unidos (NCMEC) alrededor de 700 personas menores de 18 años son secuestradas todos los días sólo en ese país. En México la cifra oficial es mucho menor; sin embargo, muchos de los casos no son reportados y las estadísticas son disfrazadas para dar la ilusión de que este tipo de crímenes no suceden. Algunos de ellos terminan siendo víctimas de la trata de personas o de la delincuencia organizada, pero existe un pequeño porcentaje que viven otro tipo de pesadilla: son sometidos durante años por sádicos individuos que los usan como esclavos sexuales sin la esperanza de volver a ver la luz del día. 

Ariel Castro es uno de esos personajes. El hombre secuestró a tres jóvenes durante 10 años, las violó, golpeó, humilló y destrozó sin otro motivo que su placer.

Los secuestros

secuestro de mujeres en cleveland

Michelle Knight, Amanda Berry y Gina DeJesus fueron secuestradas a los 21, 16 y 14 años de edad respectivamente. Los secuestros se llevaron a cabo con un año de separación, el 23 de agosto de 2002, el 21 de abril de 2003 y el 2 de abril de 2004.

Las tres aceptaron un ride de Ariel Castro, pero no esperaban que él las llevara a su hogar para someterlas durante años. Una vez que tenía control sobre ellas, ideó un plan perfecto. Sabía que la mayoría de sus vecinos en Cleveland no hablaban inglés, así que no tenía mucha relación con ellos. Creó unas habitaciones especiales, de las cuales no podían salir, y las mantuvo ahí. Tomaba turnos para violarlas, casi no las alimentaba y sólo las dejaba bañarse una o dos veces a la semana. 

Los diarios de las mujeres nunca han sido revelados por el deseo de privacidad, pero contienen descripciones de estar sometidas con cadenas, de sufrir abuso emocional, amenazas de muerte y maltrato físico degradante a todos niveles. Knight alguna vez se quedó embarazada, pero Castro la obligó a abortar mediante golpizas en el estómago y otros daños físicos, lo cual causó que después requiriera reconstrucción facial.

Asimismo, la mujer perdió la audición de un oído por el constante maltrato. Berry también quedó embarazada, pero a ésta se le permitió tener al bebé. Knight la asistió durante el nacimiento y fue amenazada con ser asesinada si el hijo no sobrevivía. Para su fortuna, pudo resucitar a la niña después de que no respirara luego del parto.

secuestro de mujeres en cleveland

Castro llevaba a la niña a visitar a su madre. El hombre continuaba viviendo de manera normal fuera de su casa. En su vida previa a los secuestros, había tenido un matrimonio conflictivo en el que maltrataba a su esposa con quien tuvo cuatro hijos. Después de distintas demandas por maltrato e intento de secuestro de sus hijas –que no lo afectaron–, simplemente continuó su vida en Cleveland. Era un conductor de autobús para una escuela. Sin embargo, su comportamiento errático lo llevó a ser despedido. Continuaba viendo a sus hijos, e incluso les mostraba fotografías de su nueva hija, afirmando que era de su novia.

secuestro de mujeres en cleveland michelle amanda gina

Nadie sospechó nada durante años.

El rescate

secuestro de mujeres en cleveland ariel castro

Un error fue suficiente. El 6 de mayo de 2013, Berry pudo gritarle a sus vecinos desde una ventana. Aunque algunos no hablaban inglés, le pidieron ayuda a otros y eventualmente pudieron abrir un espacio para que ella y su hija pudiesen escapar. Al poco tiempo, las otras dos mujeres también fueron liberadas. Ese mismo día Castro fue arrestado y después de un largo juicio fue sentenciado a mil años de cárcel, es decir, cadena perpetua.

El hombre no mostraba arrepentimiento. Declaró que sabía que un día iba a ser descubierto y que enfrentaría su castigo. Esperaba que si moría, su dinero fuera entregado a sus tres víctimas. Durante el procedimiento legal afirmó que tenía problemas de adicción con el sexo y que era un individuo sin razonamiento lógico. Era un completo psicópata.

-
Castro le robó la juventud a esas tres mujeres. Ese es sólo un caso de entre los 700 que suceden todos los días en Estados Unidos y en México. No hace falta más que una mente enferma para destruir la vida de cualquier persona que se encuentre en el lugar y momento equivocados. El hombre se suicidó en su celda de prisión un año después de comenzar a cumplir su condena. De hecho, algunos piensan que se asfixió por accidente tratando de autocomplacerse. Finalmente, no sufrió aquello que pasaron sus víctimas. Es otro juego de la justicia: casi nunca llega como la deseamos.


*
Referencias 

The Independent
CBS
Chicago Tribune



Referencias: