La verdadera historia de Hachiko, el perro que jamás amó a su dueño
Historia

La verdadera historia de Hachiko, el perro que jamás amó a su dueño

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

1 de marzo, 2019

Historia La verdadera historia de Hachiko, el perro que jamás amó a su dueño
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

1 de marzo, 2019

Si conoces la historia de Hachiko, seguramente creerás que es enternecedora y hasta te habrá sacado un par de lágrimas, pero por desgracia es totalmente falsa

La historia de Hachiko, el perro fiel es tan enternecedora que seguramente se te estrujó el corazón ni bien la conociste. Resultaría sumamente sencillo culpar a la maquinaria hollywoodense de perpetuar y romantizar la historia de Hachiko y su dueño que inesperadamente murió, lejos de su compañero, pero lo cierto es que se ha convertido en una mina de oro que año con año atrae a cientos de visitantes al corazón de Tokio, donde el gobierno del país del sol naciente erigió una escultura en honor a la historia. 

La verdadera historia de Hachiko, el perro que jamás amó a su dueño 1No obstante, detrás de esta historia popular, existe un secreto que podrá romper más de un corazón, incluso más que antes. 

Por más seductora que sea la idea de un perro tan leal, tan fiel y tan amoroso que por el resto de su vida espera a su dueño, es necesario reconocer los mecanismos de entrenamiento y de conducta que llevaron al famoso akita a seguir frente a la estación de Shibuya. 

La verdadera historia de Hachiko, el perro que jamás amó a su dueño 2Lee más: Achoque: el adorable primo del ajolote que está a punto de desaparecer en México

De acuerdo con la información de los curadores del Museo Conmemorativo de la Literatura en el distrito de Shibuya, quienes han realizado una muestra con la temática de Hachiko, el perro en realidad respondió al estímulo de su dueño cuando al sorprenderlo en la estación, éste lo recompensó alimentándolo con yakitori, un platillo japonés cuyo equivalente serían nuestras brochetas. 

La hipótesis es que al alimentarlo constantemente con yakitori, el dueño condicionó a Hachiko a acudir a su encuentro cada que volvía de trabajar en la Universidad de Tokio, por lo que su rutina no estaría necesariamente impulsada por el amor o fidelidad del perro, sino porque había aprendido a reaccionar al estímulo provocado. Hachiko respondió de la misma forma que el perro de Pavlov, el gran ejemplo del condicionamiento básico, en el que el psicólogo ruso logró entrenar a su perro a que respondiera al estímulo de la campana, un sonido que había entendido como señal de alimento. 

La verdadera historia de Hachiko, el perro que jamás amó a su dueño 3Lee más: Nutrias: la mascota de moda que podría extinguirse por el egoísmo humano

Años más tarde, cuando Hachiko finalmente falleció, los estudios determinaron que en el interior de su estómago se encontraban las pequeñas varas de madera que se utilizan para el yakitori, y si bien surgió un mito que éstas le provocaron la muerte, una serie de estudios y autopsias determinaron que en realidad el famoso perro falleció a causa de un cáncer, así como de filariasis, es decir, una infección parasitaria. 

No obstante, a pesar de esta propuesta, la popularidad de Hachiko no ha disminuido y algunos aún escogen seguir creyendo que Hachiko en verdad fue un perro amoroso, en lugar de muy bien entrenado. La verdadera historia de Hachiko, el perro que jamás amó a su dueño 4

Te podría interesar: 

Por qué los perros son una plaga y están acabando con las demás especies animales
Fotografías de la deformación canina provocada por el egoísmo humano
La historia del perro que se convirtió en santo y la Iglesia prohibió


Referencias: