Te escribo porque he vuelto a pensarte y quiero que sepas que te perdono todo
Letras

Te escribo porque he vuelto a pensarte y quiero que sepas que te perdono todo

Avatar of Valeria Medida Merida

Por: Valeria Medida Merida

10 de febrero, 2017

Letras Te escribo porque he vuelto a pensarte y quiero que sepas que te perdono todo
Avatar of Valeria Medida Merida

Por: Valeria Medida Merida

10 de febrero, 2017




Te escribo porque he vuelto a pensarte. Varios meses han pasado ya y es cierto que no debería seguir haciéndolo, pero esto es distinto.


poemas para mujeres

He descubierto nuevas cosas ahora que no estás, y podría incluso decir que estoy bien. Cuando te fuiste ya no quedaba más por destruir, así que te esforzaste en pisar los pedazos que andaban regados por ahí. Los hiciste aún más pequeños, más difíciles de recoger y poner en su sitio. El desconsuelo me pesaba, en mis planes definitivamente no estaba reconstruir nada. Te lloré, con rabia al comienzo, luego con dolor genuino, digno de esas punzadas que sólo regalan la traición y el ya-nunca-más. Te lloré con esa sensación de poder dejar de hacerlo pero no querer. Porque pensaba que si dejaba de llorarte, estaría un paso más lejos de ti. Eso era lo último que quería, sin embargo, ya estábamos a kilómetros de distancia.

Eventualmente, se acabó mi dolor, eso es algo que debes saber. Y te extraño, eso también lo debes saber. Pero he aprendido que a veces extrañar no es necesariamente querer de vuelta. Del desastre que dejaste nacieron nuevas piezas, y entonces me dieron ganas de armar este nuevo rompecabezas aún incompleto. Fui paciente, a pesar que sabes que eso de esperar no es lo mío. Y de pronto me encontraba de nuevo con apetito de componer, desplegar y realizar. Reaprendí lo cotidiano, excluyéndote de toda actividad y pensamiento. Tu recuerdo ya no venía a mí y yo ya no lo buscaba tampoco. Disfrutaba de mi propia compañía, la que antes confundía con la soledad. El rompecabezas iba tomando forma. Sobre ti no oí nada, pero no habías desaparecido: yo te había vuelto invisible. 


poemas de desamor

De repente, mi versión de prueba había expirado. Tu memoria volvió a mí como el relámpago que nunca llegará a tocar la tierra de mi tristeza. Comencé a recordarte, las estrellas y las nubes. Así como eras tú, que tenías la luna escondida detrás de toda esa bruma (o eso pensaba). Ya no siento rabia, ni enojo. Y es que en verdad, ahora pienso, no cambiaría nada de lo que sucedió entre tú y yo. Sin querer, me abriste los ojos y me enseñaste que me faltaba amor propio. Yo habría estado más que dispuesta a seguir viviendo en tu maraña de engaños, y gracias a ti ahora me doy cuenta que lo nuestro (hace mucho) ya no daba para más.


A veces, pienso, es necesario que te sacudan el mundo y lo destruyan por completo. Si no ¿de qué otra forma podríamos catar nuevos espacios y modos? No es hasta que todo está desordenado que nos ponemos a sacarle el polvo a aquellos bloques de recuerdos olvidados a propósito. Y los vemos con nuestros ojos envejecidos, distintos. Es por eso que espero algún día te topes con nuestros bloques arrinconados, que esperan quietos tu regreso: justo como les dijiste.


poemas

Quiero que sepas que te perdono por todo, y que a pesar de todo siempre tendrás un lugar especial en mí. Sé que ahora eres feliz. Por eso te escribo, pero nunca llegará a ti. De la misma manera que nunca sabrás lo que yo habría dado por ti. 


***

A veces parece que jamás nos podremos librar de la depresión; sin embargo, estos famosos nos demuestran que es posible superarla. Además, conoce a los fotógrafos que han retratado esta enfermedad para crear consciencia de lo importante que es pedir ayuda.

*
**

Las fotografías que acompañan esta carta pertenecen a la fotógrafa Angie López. Para conocer mas de su trabajo, te invitamos a visitar su cuenta de Instagram.


 


Referencias: