Letras

Historias

Avatar of Euan

Por: Euan

Letras Historias


¿
Qué sigue?

¿Y ahora? ¿Qué sigue? Después de una intensa mañana en la que tuve que prepararte las corbatas y el desayuno, sin olvidar el periódico y tu manía del café sin azúcar, ¿Qué sigue cariño?. Si luego de regresar justo a las 10:23 cuando la novela estaba en su momento cumbre; Sofía descubre al imbécil de Sebastián con su amante, en la tina, dándole de todo.

Y cuando llegas pides la cena caliente y otro café para desvelarte leyendo tus odiosos libros de la pubertad. Seguro después de venir a la cama, cerca de las 12, querrás, como siempre y digno de ti y de todos, tu porción nocturna de amor. Y yo, como que no queriendo la cosa, accedo porque también lo necesito.

Pero, dime qué sigue. Si todos los días es lo mismo.

 Panorama

Estoy un poco harto de la situación tan global que nos rodea, a nosotros los hombres. Mujeres, ¿Qué pretenden? Si a todas las he querido bien, he tenido las mejores intenciones, pero no, ellas sólo buscan un momento intenso que aligere sus estresantes vidas. Sólo quieren sentirse las reinas del mundo con sus insolentes fotografías publicadas, en donde muestran a diestra y siniestra sus encantos; senos infernales solo cubiertos por sus manos, bikinis de infarto, piernas, espaldas desnudas, traseros o invitaciones de tiro al blanco. Es brutal, y yo estoy harto de querer tener algo serio con una de ustedes y que ninguna crea en su persona. Ya no creen en flores ni cartas, ni en ese amor bello y real.

 Esfuerzo

Oye Nacho, aquí la gente cree que lo sabe todo. Cuando pasa algo, a la mera hora todos son sabelotodo, y se expresan peor que el gordo con la cerveza. Supongo que lo sabes, que en el bar de La concordia grita, no canta, grita canciones de moda vaquera, de esas que se bailan pegadito a una mujer. Es increíble su crítica, incluso son más valientes que el niño cuando va a comprar un condón.

Cuando ocurrió lo del asalto a la papelería Sonder, todos dijeron que la policía fue incompetente, que los ladrones son hijos de los estirados del gabinete del alcalde, que fue una farsa inventada por el gobierno, que hubo disparos y sangre por las aceras. Todos hablaron, pero ninguno de esos habladores prepotentes fue capaz de agarrar al ladrón, un mocoso de 15 años que con una navaja se bailó 10, 000 pesos de la papelería. Ninguno, lo vieron pasar como la lluvia por la ventana.

Ya no regreses Nacho, la ciudad es una mierda, mejor siéntate a tomar tu vaso de leche con doña Fausta en la puerta de tu casa, que yo iré pronto, ya tengo los 10,000 para el avión.

 Bohemio

¡Qué noche! Estábamos en pleno júbilo con las rolas del Calamaro, junto a Gloria y Fernanda. Las dos, bellas y jóvenes, y la multitud de adolescentes coreando los éxitos de Andrés. Todo era perfecto, hasta que a ti, miserable hijo de la mierda se te ocurrió tocarle las nalgas a la rubia demoniaca de los senos abismales y el short masacrado por Freddy Kruger. Nos sacaron humillantemente, y mi ligue con Fernanda se frustró. Pero luego, solos y avergonzados nos pusimos a fumar, esperando a las chicas que se quedaron dentro, y fue por eso que conocía Sandra, la que vendía playeras de Calamaro. Dijo que era del norte, y que así se ganaba la vida, a pura venta de artículos musicales en los conciertos.

Nos invitó un par de cigarros más, le platicamos tu babosada y río hasta el cansancio. Noté que te tiro una mirada perversa, como queriendo ser aquella afortunada que recibiera tu caricia.  Sé que te latió, que la invitaste a salir después de aquella noche, pero brother, te confieso que yo logré lo que ambos queríamos de esa provinciana de cabello ondulado. El cd del Bohemio firmado por el Andrés Calamaro.

 Desliz

¡Diosito! ¡Ayúdame! No sé cómo decirle a Luis lo que pasó. Por dónde empezar. No entiendo como pude ser tan estúpida, y cómo fui capaz de hacerle eso a mi novio, el amor de mi vida.

Yo lo amo, pero todo pasó tan rápido. Marvin traía las copas, unas tras copa, y los tequilas me mataron. Valentina se fue temprano, y yo debí irme con ella, jamás dejaré de reprocharme lo que hice.  Sólo recuerdo el vestido subiéndose más y más, la alegría del momento, las risas, las fotografías, y de repente, me encontraba desnuda junto a Brenda, mi cuñada. Lo peor fue cuando ella se despertó y dijo: ahora ya eres parte de la familia, cuñadita.

 Ana María

Llovía de a madres, en la vigésima noche de Ana María sin trabajo. La corrieron por inculta e inepta. Hoy veremos películas si los truenos lo permiten, la abrazaré y le diré que la quiero, que no importa su situación, yo la quiero igual. Sé que no es perfecta, pero su corazón tocó el mío, y a pesar de sus errores y su horripilante tatuaje en la espalda, yo la amo. Y dejo a la posteridad que nunca habrá algo mejor que pasar las noches con la mujer que amas, aunque no sepa cocinar ni besar, ni hacer el 69, ni lavar sus bragas. Nunca he sido más feliz que con ella, que me abraza cuando el asesino mata al niño en la película y la lluvia nos jode, dejándonos sin luz eléctrica. Y bueno, pues a la cama, ya que no hay nada más que hacer, solo amarnos.

Captura de pantalla 2015-05-06 a las 10.02.50
Imagen de Vik-Thor fon Richtochen


Referencias: