Letras

Instrucciones para no escribir una novela

Letras Instrucciones para no escribir una novela


Han sido muchas las instrucciones y los consejos para escribir por parte de grandes autores. Desde Jorge Luis Borges, George Orwell, Ray Bradbury, Lovecraft e incluso unos poco convencionales consejos por parte de Jack Kerouac, los consejos de los verdaderos creadores siempre son útiles. 
Pero la otra cara de la moneda también es interesante.

ray-bradbury-zen  

El escritor surge con una obra llena de situaciones personales, anécdotas oníricas, discursos mentales y acciones sensoriales que después debe pasar a una editorial, en donde un grupo de personas del gremio decidirán si la historia va con la línea, si el libro venderá dependiendo la moda del momento y la identidad de éste, entre muchas otras cosas.

Howard Mittelmark y Sanda Newman son dos editores estadounidenses que en su libro Cómo no escribir una novela, recopilaron algunos consejos para los aspirantes a escritores.

Como no escribir una novela  

De manera sencilla y divertida, estos editores explican con algunas partes de novelas que ellos nunca publicaron, debido lo malas que eran, qué cosas se deben evitar cuando se está creando una novela. Queda bien aclarar que nadie puede decirle a alguien cómo escribir una historia, pues el proceso mental es algo personal y único. Sin embargo, en estas notas los editores subrayan que si quieres ser un escritor cuyos libros interesen a las grandes editoriales para ser publicados y así ser el próximo gran nombre en las estanterías, estos son algunas de las cosas que NO debes hacer.

como no escribir novela


Comenzar la trama puede ser lo más difícil a lo que se enfrente un escritor. El temido momento de la página en blanco, la formulación de una historia que debe recorrer la vida de un personaje a través de algo interesante que la gente esté dispuesta a pagar por leer, no es cualquier cosa.

En el primer concepto de la novela los editores creen que muchos escritores se sabotean al crear trama sin sentido, presentando personajes que muestran su filosofía de vida a lo largo de 20 hojas o creando historias en las que realmente no pasa nada en la trama sino en la cabeza del personaje. Ante estas cosas que no se deben de hacer, ellos sugieren encaminar al personaje a un momento de acción y de ahí arrancar con la historia, después ya se ocurrirá algo para llegar a ese momento, y si se logra de forma rápida y sencilla ahí esta la introducción al problema.

Los editores deben conocer de teoría literaria, pues aunque deben publicar libros que son vendibles, también deben publicar cosas de calidad. Entre toda la teoría literaria hay un termino llamado “el arma de Chéjov” que dice lo siguiente:

“Elimina todo lo que no tenga relevancia en la historia. Si dijiste en el primer capítulo que había un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercero éste debe ser descolgado inevitablemente. Si no va a ser disparado, no debería haber sido puesto ahí”.

Arma de Chejov
Esto es algo que en su libro los editores comentan a través un cuento en el que alguien pone un chicle en un armario y no sucede nada con éste después. Las novelas son universos creados a partir de nuestras cabezas, nos convertimos en un ser omnipresente que debe dar a conocer los elementos que desarrollarán la novela, no debemos vagar y escribir otras cosas que no son pertenecientes a la línea narrativa.

Otro de los consejos es la idealización de los personajes, por ejemplo, la descripción física de estos. Mittelmark y Newman opinan que el autor no debe dar descripciones detalladas del personaje como si se tratase de un reporte policial. Tampoco debe verse en un espejo y contemplar todas las características del personaje, más bien debe ver las imperfecciones, las pequeñas cosas que hacen que ese personaje sea lo que es.
  Mirando espejo

Los escritores suelen buscar el aspecto simbólico que pueda entrar dentro de la novela que escriben. Los símbolos los puede tomar de alguna obra existente o crearlos, así como el escritor Cormac McCarthy ha simbolizado su país natal con elementos que él ha dado a lo largo de su obra. Uno de los errores que muchos escritores cometen es el uso de los sueños. Los sueños pasan dentro de la mente de un personaje y en realidad no contribuyen a la acción, por lo que recomiendan que se escriba sólo un sueño por novela y en la revisión final se quite para siempre.

  soñando libros

A lo largo del libro, uno se divertirá leyendo los errores más comunes al momento de escribir y los que hacen que el libro nunca llegue a ser publicado. Entre los consejos antes mencionados, aquí hay otros sencillos y graciosos, pero relevantes.

 

Cosas que el lector no soporta en un protagonista

En las novelas los escritores muchas veces buscan darle al protagonista un tinte autobiográfico, si bien existen escritores como Bukowski cuyas novelas son en gran parte autobiográficas, eso no significa que todos deben hacer lo mismo, y menos intentar adoptar cierto estilo de vida para que el personaje resulte interesante. Estas son algunas de las cosas que los lectores no soportan en los protagonistas.

 

Que reflexione

Que esté leyendo un libro de tus autores favoritos

Que sea un escritor/ músico/ pintor/ cantautor frustrado

Que sepa beber

Que lleve una vida de bohemio

Que su novia sea su mejor amiga

 

Ese celular tan cómodo 

celular destroazdo

Según los editores, el teléfono celular cambió para siempre la literatura debido a que ahora en muchas situaciones de peligro o acción, el uso del celular es lógico, entonces cuando uno quiere desprender a su personaje de tan molesto dispositivo, estas son algunas de la peores cosas que puede hacer:

Perder el teléfono – Esta es una de las situaciones más inverosímiles, pues hoy todo el mundo cuida el celular con su vida.

Uno de los malos rompe el teléfono – En la novela de No ficción In cold blood de Truman Capote, los asesinos cortan los cables telefónicos de la casa para cometer los asesinatos, en el siglo XXI la mayoría de los teléfonos son inalámbricos.

Quedarse sin batería o sin señal – Es visto por los editores y los lectores como la forma más fácil que el escritor pudo encontrar para librarse de esta nueva situación, lo que no gusta.

Lo que sí recomiendan es la solución más obvia, y esa dice que el protagonista debe tener algún tipo de conflicto que lo hará salir de casa tan rápido que no se dará cuenta que no tomó su celular hasta mucho tiempo después.

 


Referencias: