La experiencia de asistir a un museo

La experiencia de asistir a un museo

Por: Luz Espinosa -

El arte es tan poderoso que contiene el pasado y las visiones del futuro. Es tan maleable que expresa, tal como se imagina, los deseos más profundos de quien se atreve a explorar su Yo con técnicas y herramientas artísticas. El arte, también, es pesadilla y delirio, miedo e ilusión, contexto, historia, conocimiento y poder. La realidad del día a día está en el arte, esa que expresa otras maneras de conocer y percibir la vida.

Eva-Hesse-escultura


Decía el poeta italiano Giosue Carducci que “el arte y la literatura son la emanación moral de la civilización… la espiritual erradicación de los pueblos”. Hoy resulta casi increíble que, al menos en México, el sistema educativo básico se aleje del arte para formar ciudadanos más críticos, razonables y tolerantes. Para muchos defensores de la educación, las artes son una especie de “curatodo” pues, según profesores, éstas mejoran los resultados en exámenes, generan responsabilidad social y, escuelas que colocan a las artes en un “lugar especial” dentro de su plan de estudias, se colocan por encima de escuelas que no. Sin embargo, las investigaciones que demuestra una relación causal han sido prácticamente inexistentes.

The New York Times publicó una investigación que se basa, no en el rendimiento escolar, sino en la interacción que diferentes grupos de alumnos tendrían con el recinto después de su primera visita.

El proyecto de “monitoreo” inició con el Crystal Bridges, museo de Alice Walton, heredera de la fortuna Wal-Mart. Este recinto cuenta con una colección permanente que abarca cinco siglos de arte estadounidense, que van desde la época colonial hasta la actualidad. Ésta incluye imágenes icónicas como la de Asher B. Durand y Andy Warhol, personaje quien refleja un momento distinto en la evolución artística de América. Además de las obras históricas, la colección del museo también exhibe importantes obras de artistas americanos modernos y contemporáneos, entre ellos Roy Lichtenstein, James Turrell y Georgia O'Keeffe, proporcionando a los visitantes una oportunidad única de experimentar el arte americano.

Crystal Bridges Museum


El museo abrió en 2011 y cuenta con un programa que permite a los grupos escolares interactuar con el acervo del lugar. En 2012, cerca de 11 mil estudiantes y casi 500 profesores participaron en el estudio realizado por Brian Kisida, investigador asociado; Jay P. Greene, profesor de la reforma de la educación en la Universidad de Arkansas, y Daniel H. Bowen, becario postdoctoral en el Instituto de la Universidad de Rice. Los grupos formados sirvieron como grupo de control.

Crystal Bridges


Varias semanas después de que los grupos de tratamiento visitaron el museo, se les aplicó una encuesta que incluía la redacción de artículos que evaluaron el conocimiento sobre el arte, así como las medidas de la tolerancia, la empatía histórica e interés en visitar los museos de arte y otras instituciones culturales.

Estos ensayos eran codificados usando un programa de evaluación del pensamiento crítico, desarrollado por los investigadores que trabajan con el Museo Isabella Stewart Gardner en Boston.

Museo Crystal Bridges


Además, se midió directamente si los estudiantes regresarían a Crystal Bridges como resultado de ir en un viaje escolar. Por esta razón, cada uno recibió un cupón de entrada libre a una exposición especial en el museo; estos fueron codificados para que los investigadores determinaran el grupo al que pertenecían los estudiantes. Los resultados fueron que el 18 por ciento de la muestra regresó a las exposiciones.

Se necesitan más investigaciones para determinar de qué se trata exactamente la experiencia de visitar un museo para dictaminar las razones por las que algunos no regresan u otros que encuentran en estos recintos una forma de entender mejor su realidad.

museos


Sin embargo, dicen los investigadores, la visita a un museo de arte expone a los estudiantes a una diversidad de ideas que los retan a diferentes puntos de vista sobre la condición humana. Por esta razón, la ampliación del acceso al arte, ya sea a través de programas en las escuelas o través de visitas a los museos de la zona, debe ser una parte central.

Referencias: