Te mentiría si no fuera cierto cuando te digo que me siento incómodo con el sólo hecho de pensarte
Letras

Te mentiría si no fuera cierto cuando te digo que me siento incómodo con el sólo hecho de pensarte

Avatar of Eduar Said Beltrán

Por: Eduar Said Beltrán

5 de septiembre, 2017

Letras Te mentiría si no fuera cierto cuando te digo que me siento incómodo con el sólo hecho de pensarte
Avatar of Eduar Said Beltrán

Por: Eduar Said Beltrán

5 de septiembre, 2017


Más allá del silencio de las miradas que nos unen, te mentiría si no fuera cierto al decirte que me siento incómodo con el sólo hecho de pensarte. Aquel sentimiento desdeñable y tosco de la figura olvidada que había desechado, hoy deambula nuevamente. El espectro, el fantasma, la eterna enfermedad que no tiene cura, el mal necesario, lo que todos padecen y seguirán padeciendo. A unos se les ve en el rostro, a otros en el andar y a unos pocos en el vivir. ¿Y a mí?

 

Para muchos, el amor no es más que esa solitaria barca que navega en un sueño perdido, trata de buscar su rumbo en las fauces del tiempo, ayudado en complicidad con el destino. Ese mismo destino que me llevó a ti, mujer. Así eres tú, la que alarma los delirios en mi presuroso auxilio mundanal, la que apabulla el aburrido privilegio de no sentirme mortal. La que invade todos los espacios de mi ser y revuelve mis pensamientos. Esto que siento es tan diáfano, tan singular, tan humano, tan vulnerable, tan yo.


Te mentiría si no fuera cierto cuando te digo que me siento incómodo con el sólo hecho de pensarte 1

 

Ese estrepitoso, tenue e inclemente deseo que sentimos, y que alude a la locura de los cuerpos; Dios quiera y no pase en vano y se consuma en hechos. Empecinémonos, entonces, a descifrarnos mutuamente, y que la dinámica del juego jamás se pierda. En sentido, ya le estamos dando prioridad a recordarnos no por nuestros nombres, sino por la huella que dejemos en nuestras memorias.

 

Nos burlaremos del miedo, y las amarguras no existirán en nuestro léxico, ya que emborracharemos la palabra con humo y sonrisas. Dejaremos de lado el corazón para sí, no seremos historias de almas en pena que pasan en vilo el bullicio terrenal. Y el café de tus ojos, ese café que embriaga, y le da color a la nostalgia, serán los encargados de retratar todos aquellos momentos que valgan la pena de ser salvados. Nos profanaremos, nos subestimaremos y añoraremos no tenernos en la cruda luz del alba. No habrá apuros, ni mucho menos seremos indulgentes con nuestros sentimientos. Cuando la soledad nos visite, la recibiremos con una buena botella de alcohol, para así apaciguar el momento.


Te mentiría si no fuera cierto cuando te digo que me siento incómodo con el sólo hecho de pensarte 2

 

El menosprecio no tendrá cavida aquí, y el resplandor de tus cachetes sonrojados serán los indicios de que nos queremos, sellando la fugaz estela de nuestro porvenir entre la certeza y la duda.


**


Amar la espera, amar lo impalpable, amar aquello que no está a nuestro lado para decirle que nos gustaría que estuviera... son de las cosas más difíciles, por eso, si te encuentras en una situación parecida, estos poemas te podrán ayudaran si eres de los que aman sólo a la distancia.


**

 

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Paige Margulies.


Referencias: