Las posadas, "entren santos peregrinos"

Las posadas, "entren santos peregrinos"

Por: mediodigital -

Durante nueve días, del 16 al 24 de diciembre, las posadas suceden para representar el peregrinaje que José y María hicieron desde Nazaret hasta Belén.

Las posadas en México fueron instauradas por los españoles como un instrumento más para evangelizar a los indígenas. Y como todo cambia y se adapta a nuevas generaciones, aquí te explicamos cómo ha cambiado la celebración desde sus inicios y cómo se celebran las posadas en México.

Entren santos peregrinos, peregrinos

reciban esta mansión

que aunque es pobre la morada, la morada

se la doy de corazón...

Faltan seis días para que den inicio las tradicionales posadas. Durante nueve días, del 16 al 24 de diciembre, estas fiestas de casa en casa suceden para representar el peregrinaje que José y María hicieron desde Nazaret hasta Belén en busca de una “posada” donde alojarse para esperar el nacimiento de Jesús.

Relacionadoque-se-celebran-y-que-se-hace-en-las-posadasQué se celebra y qué se hace en las posadas

Las posadas, entren santos peregrinos 1

Pero fue durante la Colonia cuando este festejo comenzó con las “misas de aguinaldo”, en las que se hablaban sobre pasajes y escenas de la Navidad. En 1587, fray Diego de San Soria, un religioso agustino, solicitó al Papa Sixto V un documento en el que se certificara la celebración anual de dichas misas durante el Virreinato. Así, las posadas, entonces no reconocidas como ahora, eran un acontecimiento religioso celebrado en los atrios de las iglesias y que, posteriormente, se extendían a las calles donde la gente se reunía en procesión para cantar y bailar mientras sostenían luces y velas, se entonaban villancicos y se hacía parte a la piñata, pero en las que, también, las oraciones eran pronunciadas por algunos quienes se arrodillaban para realizar el rezo.

Las posadas, entren santos peregrinos 2

Relacionadoposadas-navidenas-origen-y-significado-en-mexicoCuál es el origen de las posadas navideñas en México

Para el siglo XIX comenzaron las posadas como se conocen en la actualidad. La celebración se llevaba a cabo dentro de los hogares con elementos decorativos como ramas de pino, faroles de papel, heno, y figuras del nacimiento y luces. Después de pedir posada, y cuando “los peregrinos entraban a la casa”, se llevaba a cabo una oración.

Las figuras de José y María fueron reconocibles para cuando la evangelización de los pueblos sucedió, pues en el México prehispánico la celebración se atribuía a la venida de Huitzilopochtli, el Dios de la guerra, durante el Panquetzaliztli, del 16 al 26 de diciembre, fechas que coinciden con los festejos de la Navidad. Aunque otras versiones apuntan que las fiestas en honor a Huitzilopochtli duraban 20 días, del 6 al 26 de diciembre, con un previo ayuno de cuatro días. La conmemoración culminaba con la coronación del dios a través de colocar banderas en árboles frutales y con un culto a su figura en el gran templo.

Las posadas, entren santos peregrinos 3

Los festejos de las posadas han cambiado con el transcurrir de los años; la celebración se ha modernizado e, incluso, los más jóvenes retoman sólo el nombre para llevar a cabo fiestas durante los nueve días en los que las posadas suceden. Pese a esto, las posadas siguen siendo una fiesta de tradición en todo México, esperadas para entonar villancicos y romper la piñata, beber ponche y obsequiar fruta, cacahuates y canastas con colación al tiempo que las luces de bengala iluminan las noches de diciembre.

Las posadas, entren santos peregrinos 4

Te puede interesar: Qué significa la piñata de siete picos

Otra de las versiones sobre el origen de las posadas involucra a los aztecas. El pueblo azteca creía que durante el solsticio de invierno, el dios Quetzalcóalt descendía para visitarlos, para esto, 40 días antes se preparaban y los mercaderes compraban a un esclavo al que alimentan, cuidaban, “purificaban” y vestían con las ropas de Quetzalcóatl, después salían con él por las calles mientras el esclavo, ahora personificando al dios, bailaba y cantaba para que la gente lo adorara con ofrendas. Por la noche lo enjaulaban y ahí lo mantenían durante varios días. Cierta noche un par de ancianos se posaban frente a él y le anunciaban su muerte en nueve días, los previos al festejo. El día de la fiesta, a media noche, después de honrarlo con música e incienso, el hombre era sacrificado y extraído el corazón se le ofrecía a la Luna. Este sacrificio, en conjunto con las ceremonias en distintos templos, ritos y bailes sagrados, representaba la llegada de Quetzalcóatl. Por ello, según la tradición, durante diciembre se celebran las fiestas en honor a este dios. Desde entonces, el 24 y 25 de diciembre se festeja el acontecimiento en todas las casas, acompañado de una comida y bebidas tradicionales.

Quetzalcoatl dios

Pero es, quizás, el antecedente más apegado a la actual fiesta de las posadas las actividades de los misioneros agustinos, quienes formalizaron el sentido cristiano que los españoles dieron a las fiestas prehispánicas para continuar con el proceso de evangelización de las nuevas tierras. Los misioneros congregaban al pueblo en el atrio de las iglesias para pronunciar una novena, rezos, cantos y representaciones que aludían al Evangelio sobre el peregrinaje de María y José. Estas congregaciones se realizaban nueve días antes de la Navidad que simbolizaban los nueve meses de embarazo de María. Al finalizar la novena, los agustinos repartían entre la gente frutas y dulces en agradecimiento por aceptar la palabra de Dios.

En la actualidad, esta práctica no ha caído en desuso, y aunque con modificaciones, sigue vigente en los hogares mexicanos.

colacion posadas

Relacionadoorigen-significado-de-las-posadas-navidenasÉsta es la historia de las posadas navideñas

Para organizar una posada se necesita: libro de letanías, velas, colación, fruta, canastas de papel o palma, piñata, bengalas, papel decorado y luces blancas o de colores, además de un grupo de personas quienes representen a los peregrinos.

Las posadas, entren santos peregrinos 5

Las posadas comienzan con la decoración de la casa donde los santos peregrinos llegarán para pedir morada. Las personas se dividen en dos grupos: uno pedirá posada fuera de la casa, cómo lo hicieron José y María cuando llegaron a Belén, mientras que el otro permanecerá dentro para responder los cantos que los de fuera entonen con las letanías.

posadas mexicanas

Una vez que se abren las puertas de la casa, a los “peregrinos” se les entregan los “aguinaldos”: frutas y canastas con colación, además del tradicional ponche. La fiesta termina con romper la piñata de picos, que, según indica la tradición, es la representación de los siete pecados capitales, por lo que al romperla se eliminan las faltas de los hombres en el mundo, y con la repartición de su contenido.

posadas en mexico

Te puede interesar: Cuál es el significado de los aguinaldos en las posadas

Según la tradición cristiana, la finalidad de realizar las posadas es reforzar la fe de los asistentes quienes recuerdan el pasaje en el que José y María peregrinaron para conseguir un lugar donde Jesús viniera al mundo. Lo importante de estas fiestas, durante el acto mismo de la posada, es rezar el rosario, es éste el motivo para propiciar la reflexión entre misterio y misterio. No se trata sólo de romper la piñata, sino de rememorar el nacimiento del “salvador del mundo” que, junto con los otros actos simbólicos, construyen la fe de los involucrados. Las posadas constituyen una parte de la identidad cultural mexicana, y es, sin duda, uno de los festejos favoritos de fin de año previo a la celebración de la Navidad; se convierten en un ritual que involucra la comunión entre la figura de Jesús, su oponente, “el demonio”, representado por la fruta de la piñata, y el hombre como mediador y representante de los valores cristianos y la buena voluntad de su estirpe al abrir las puertas de su casa al “hijo de Dios”. Un festejo religioso y de tradición en América Latina.

Las posadas, entren santos peregrinos 6

Te puede interesar: 

Árbol de navidad, este es su verdadero significado

La leyenda del gato de Yule, el michi navideño que no querrás que te visite jamás

Referencias: