Tu amor tóxico me quema la piel, me destruye la vida
Letras

Tu amor tóxico me quema la piel, me destruye la vida

Avatar of Chizo

Por: Chizo

4 de septiembre, 2017

Letras Tu amor tóxico me quema la piel, me destruye la vida
Avatar of Chizo

Por: Chizo

4 de septiembre, 2017


Tal vez sólo a través de la literatura podemos encontrar las palabras necesarias para decir lo que nadie está dispuesto a decir en voz alta todavía. En el siguiente cuento de Chizo, nos adentramos en los últimos momentos de un amor que ya no puede respirar.


Tu amor tóxico me quema la piel, me destruye la vida 1


NO ES QUE NO QUIERA QUERERTE, AMOR


Pasan el tiempo ansiosos en la sala de espera. Se toman de la mano pero no hablan, ni siquiera se miran. Los minutos no siempre duran 60 segundos, el tiempo se expande o se contrae según las circunstancias. Lo comprueban. El segundero del reloj de aguja en la pared se alcanza a escuchar en medio de tan sepulcral silencio. De pronto, la puerta del consultorio se abre abruptamente y desembelesa a ambos, se levantan empujados como por un resorte mientras miran fijamente al doctor que los invita a pasar a su consultorio. Se acomodan en las dos sillas disponibles y el doctor, con gesto adusto, toma un sobre de su escritorio.


Ella recuerda el día que lo conoció perdido en aquel festival gastronómico. Hablaban de las bondades curativas del nopal y otros remedios herbolarios. A él le viene a la memoria el día que conoció su apartamento, llovía mucho y después de un documental y una película infumable acabaron besándose en su sofá magenta.


El sobre es abierto despacio, se escucha el áspero roce del papel, el doctor desdobla las dos hojas del informe de los análisis y busca sus anteojos a tientas en el primer cajón. El mes pasado hicieron su primer viaje a la playa, rememora ella. "El primero de muchos" se juraron viendo el atardecer como dos románticos en una escena cliché.


La primera vez que la vio llorar fue el día que se le murió Newton, su hámster. Por un breve instante, él pensó que era curioso que le viniera a la mente ese recuerdo en ese preciso momento. ¡Claro!, ese día ella no quiso salir durante todo el fin de semana e hicieron el amor día y noche hasta que perdieron la cuenta.


Se coloca los anteojos desgastados mientras entrecierra los ojos para encontrar enfoque. Relee rápidamente con la vista el informe y aspira hondo, se quita los anteojos y voltea a verlos con una sonrisa convaleciente, como la que se le brinda al familiar de un moribundo.


A ella le vino aquel momento frente al espejo en el que miraba el interior de su boca regado de aftas rojizas, el picor en el paladar y esa sensación incómoda en las entrepiernas. Como esquirlas de instantes, él repasa cada nota de voz donde le dice "te amo, quiero estar contigo, ¿vienes a abrazarme?, se hizo de noche, eres única, quiero espagueti, me está pasando algo, tenemos que hablar, esto no es normal, me preocupa, te amo".


La boca seca del doctor carraspea antes de hablar, pasa saliva y finalmente les da el veredicto del diagnóstico como puede. Es una cuestión de PH, les explica el galeno, y en palabras llanas y simples les sentencia: “lo siento, pero son alérgicos el uno al otro”.


Ella recuerda que después de tres años no funcionó la loratadina, ni el látex. Él, las veces que intentaron con la homeopatía y el esoterismo. Desde entonces, de mutuo acuerdo, han decidido probar el olvido.


Tu amor tóxico me quema la piel, me destruye la vida 2


**


Dejar ir a alguien siempre nos tomará tiempo, sobre todo cuando sabes que aunque no te hablen y no te escriban, sabes que todas las noches piensan en ti. Pero para combatir esas noches de soledad, puedes leer los libros que te ayudarán a superar una ruptura amorosa cuando sientes que has fracasado.





Referencias: