Movimiento nadaísta: poemas que  te llevarán del éxtasis al pecado
Letras

Movimiento nadaísta: poemas que te llevarán del éxtasis al pecado

Avatar of Manuela Gonzalez Obando

Por: Manuela Gonzalez Obando

20 de enero, 2017

Letras Movimiento nadaísta: poemas que te llevarán del éxtasis al pecado
Avatar of Manuela Gonzalez Obando

Por: Manuela Gonzalez Obando

20 de enero, 2017




El nadaísmo, en un concepto muy limitado, es una revolución en la forma y en el contenido del orden espiritual imperante en Colombia. Para la juventud es un estado esquizofrénico-consciente contra los estados pasivos del espíritu y la cultura.

Gonzalo Arango "Primer manifiesto nadaísta"


¿Existe una forma pura de la poesía? Siempre ha habido diversas posturas y formas de abordar su escritura. Parece un afán histórico clasificar en ismos y corrientes, momentos de la literatura según su estructura y forma. Por tal motivo vale la pena volver a preguntarse: ¿existe acaso una única forma de poesía? De acuerdo con los precursores de la poesía nadaísta, esto ni siquiera importa, pues las letras también son rebeldía y la primera manifestación del libre albedrío convertido en acto poético.

El nadaísmo nació en la década de los 60 con poetas inconformes con su momento histórico y su contexto cultural, se erigió como una postura literaria y filosófica opuesta a lo establecido por la academia, la Iglesia y la tradición colombiana, emparentado con varios movimientos vanguardistas que se gestaban de forma paralela en América Latina y el mundo. Su representante más emblemático, al que se le atribuye su fundación, fue el poeta Gonzalo Arango.

nadaísmo poema



La poesía nadaísta hace entrar al poeta en un estado de éxtasis en el cual la duda y la negación se convierten en su mayor pecado. Caer en el pecado del nadaísmo no es culpa netamente del poeta sino del poema en sí mismo. Esto se ve referido en el contenido de la poesía nadaísta y en su forma y estética establecidas desde su aparición.Al ser la asesina imperante de la estética clásica del poema, es asesina, es una completa insurrección contra las leyes y las formas tradicionales, contra los preceptos estéticos que se han venido disputando vanamente la verdad y la definición de la belleza.

Niega la presencia de la dialéctica, la lógica, la retórica, el ritmo, la rima, la belleza en todas sus manifestaciones, el sentimiento y lo razonable, con el objetivo de quedar reducida al simple esquema de belleza purificada y liberada de las fantasías y de las formas.

En cuanto al contenido del poema nadaísta, al excluir todos los preceptos de la belleza “tradicional”, se corre en la culpa de estar siempre bajo la búsqueda de una belleza pura y nata como un pecado original. Esta belleza, según Arango, es “protesta y desobediencia a todas las leyes ético-políticas-estéticas-sociales-religiosas, y es vértigo ante el peligro de lo prohibido”.

Al estar el poeta nadaísta bajo el amparo de la duda, pone en cuestión los cánones referidos a lo que aparentemente resulta razonable y se compone de materiales irracionales al desordenar  lo que ha organizado la razón, siendo la creación inversa del orden universal y de la naturaleza. Citando nuevamente a Arango: “Ser poeta significa aceptar esa pasión culpable y a la vez redentora derivada de la alegría que produce la destrucción del Orden Universal”. De esta manera, cada poema se manifiesta de una manera inefable y pecadora en la que la construcción de lo irracional resulta sublime ante la destrucción de lo racional.

nadaísmo manifiesto

Ahora bien, al definir el concepto de pecado hay que destacar que se trata de “un pensamiento, palabra o acción que, en una determinada religión, se considera que va contra la voluntad de Dios o los preceptos de esa religión”. Cada poeta nadaísta se resguarda bajo una creencia nihilista y no religiosa (en un contexto latinoamericano: no católica). Esto lo lleva a la renuncia de la trascendencia de su espíritu, pues su gran principio de la duda constituye su mejor conquista, manteniéndolo en una búsqueda del despojo de la fe y de las consolaciones propuestas por las religiones y los conformismos divinos.

El poeta se convierte en pecador, pues se manifiesta en contra de los preceptos de la religión católica y por tanto, en contra de la creencia de un “Dios”. Su imagen del mundo no acepta como verdadero sino aquello que previamente se comprueba con la experiencia, y para él todo conocimiento, toda verdad y toda dirección del hombre sobre sus fines empieza con la duda.

Arango afirma: "La realidad divina no ha de interesar por su carácter irrevocable y absoluto. La realidad humana, que es la tentación de la libertad frente al mundo de lo posible, constituye la entrañable preocupación del arte verdadero, ese arte enfrentado a la realidad-real que es la que descubre el espíritu creador. Porque el arte es, en última instancia, lo no-divino, lo no-real, o sea, lo que extrae el espíritu del mundo caótico de los elementos dispersos en la Naturaleza". Bajo esta afirmación, puede concluirse de manera irrevocable que el poeta nadaísta, amparado bajo el éxtasis que le produce su poesía, no es más que un pecador que pone sobre la punta del Everest la duda y la negación para elevar su espíritu hasta llegar al más puro y sublime arte verdadero.

**

Si te gusta leer buena poesía, deberías pasar por acá y conocer estos autores jóvenes que están quemando el tiempo con sus palabras.


Referencias: