La mujer que demostró que para triunfar en el mundo de la moda se necesita más que una cara bonita
Moda

La mujer que demostró que para triunfar en el mundo de la moda se necesita más que una cara bonita

Avatar of Dalia Mendez

Por: Dalia Mendez

27 de marzo, 2017

Moda La mujer que demostró que para triunfar en el mundo de la moda se necesita más que una cara bonita
Avatar of Dalia Mendez

Por: Dalia Mendez

27 de marzo, 2017



Es curioso que, en un campo donde la imagen de la mujer suele usarse como la máxima representación de la belleza y del ideal de estilo, poco se le considere seriamente para la toma de decisiones y para emprender el liderazgo sin ponerle trabas y peros. Si la aspiración de todos debe ser la belleza, ¿qué queda para el intelecto, la sabiduría y el talento más allá de lo físico y el atuendo? La moda y la alta costura no están exentas de caer -¿involuntariamente? -en estos estigmas, pues pueden enarbolar una línea de pensamiento anclada en la superficialidad, los prejuicios y el machismo más rancio. Pero ha habido casos que rompen con las ataduras de lo estipulado y se salen del molde original, en aras de lograr un cambio significativo de paradigma y una nueva forma de ejercer los roles en todo ámbito de la sociedad, la cultura y la creatividad. Tal es el caso de Grace Coddington.


grace coddington


El destino existe y Grace Coddington es una prueba contundente de ello.
Coddingtonn anhelaba poder usar la ropa que veía en las revistas y lucir tan bella como en las fotos que mostraban a las modelos vueltas una con la escenografía. Quería salir del frío lugar en el que había crecido y sabía que la moda la llevaría tan lejos como quería. La hermosa niña pelirroja nacida en Gales en 1941, tímida, enfermiza y solitaria, jamás imaginó cómo cambiaría su vida al enviar una tanda de fotografías para postularse en un concurso de modelos organizado por Vogue de Inglaterra.

Coddington resultó ganadora en la categoría Modelo Joven, cuyo premio incluía ser fotografiada por Norman Parkinson, David Montgomery y Jeanloup Sieff, grandes figuras de la moda, quienes obtuvieron grandes imágenes y se mostraron contentos con el resultado de las sesiones con ella. La joven, por si fuera poco, tenía talento para adaptare a las necesidades de lo que querían expresar los publicistas y modistas. Todo marchaba como ella lo esperaba.


grace coddington grace coddington


A sus 26 años la mala suerte se posaría en su carrera como modelo. Un accidente automovilístico la dejaría con numerosas heridas en la cabeza y rostro, además de la rotura de un párpado que tuvo que ser reconstruido quirúrgicamente. Su carrera como modelo afrontaba un futuro incierto, pues ya no lucía igual y las prestigiosas marcas que le pedían ser imagen de sus productos dejaron de contactarla.


grace coddington


Pero desde muy temprano la pelirroja había demostrado tener más habilidades que simplemente posar para la lente. Su camino con Anna Wintour, redactora y editora en jefe de Vogue, se cruzó en Londres, pero ambas tenían conceptos distintos sobre lo que querían plasmar en la moda. Grace siguió su camino y trabajó brevemente en Calvin Klein. Pasó sólo un año para que Wintourt se convirtiera en directora de la revista en Estados Unidos. Pocos días después de su nombramiento, la llamó para formar parte de su equipo de trabajo y ahí todo volvió a comenzar. Formó tándem junto con Anna Wintourt y dejó el modelaje para ejercer como directora de arte de la revista. Dos años después, Beatrix Miller, quien editaba el magazine en Gran Bretaña, le ofreció ser editora junior en la Vogue inglesa.





Gracias al aclamado documental September Issue todos comenzaron a conocer el trabajo de Coddington. El largometraje muestra la faceta más real de estas dos mujeres, sus desacuerdos, la manera tan agresiva pero siempre acertada de trabajar de Anna, la manera en la que Grace accedía a ella y cómo al final lograban ponerse de acuerdo. Quedaba en evidencia su gran talento, sin el cual el concepto de la revista no sería lo que es.

Su manera de crear escenografías monumentales dio a la revista una nueva imagen, con el cuidado minucioso en cada una de ellas, por medio de las cuales creaba mundos que ni en nuestros sueños más lúcidos tendríamos. Coddington tiene una manera particular de entender la moda y esto puede verse en todas las ediciones que dejó para la revista.

Después de 18 años de encomiable labor en Vogue, decidió comenzar sus propios proyectos. Ahora es la directora creativa de Tiffany & Co y dirige el proceso creativo para una línea con Karl Lagerfeld, director de la Maison Coco Chanel, además de preparar la publicación de su autobiografía. “Uno de los aspectos de mi trabajo que más me interesa es darle a la gente algo con qué soñar, igual que soñaba yo de pequeña mirando fotografías”, expresó recientemente en una entrevista. Sabias palabras de una emprendedora mujer.

***

Las dimensiones sociales, intelectuales y políticas de la moda suelen ser ignoradas, en gran parte por su exaltación como una industria fundamentalmente superficial y frívola para el consumo de masas. Pero hay historias que definitivamente son una excepción.


Referencias: