Técnica prohibida en construcción fue culpable de las muertes en sismo 19s: ingenieros de Stanford

Martes, 10 de octubre de 2017 18:36

|Cultura Colectiva

Después de 1985 mejoraron los códigos de construcción, pero no se prohibió la losa plana, causante del 61 % de los derrumbes.

Casi dos tercios de los 44 edificios derrumbados en la Ciudad de México compartían un rasgo particular en su diseño y construcción: la losa plana, técnica arquitectónica en la que los pisos son sostenidos por columnas de cemento.

Según ingenieros estructurales de la Universidad de Stanford, esta técnica de construcción está prohibida en Nueva Zelanda, Estados Unidos y Chile (este último con gran actividad sísmica).


*Video AP.

En este mismo estudio revela que los códigos de construcción en la ciudad mejoraron después del desastroso sismo del 19 de septiembre de 1985, pero que poco se atendió y se omitió prohibir la técnica de construcción que, según sus estudios, causó el 61 por ciento de los derrumbes de edificios el mes pasado, justo en el aniversario 32 del último gran terremoto del siglo XX en México.

El uso de las losas de cemento permiten flexibilidad en diseño y construcción como los techos altos, tan apreciados por inmobiliarias y compradores pero, ante un sismo, sin los soportes laterales pertinentes, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte ya que, según le explicaron a Associated Press, «las columnas, y las conexiones entre las losas y las columnas, pueden romperse fácilmente, generando derrumbes».

Ejemplo de estas negligencias de construcción, además de otros factores de corrupción, son claros en el edificio derrumbado en Residencial San José, de Emiliano Zapata 56 y Calzada de Tlalpan en la colonia Portales, en la que murieron dos mujeres, porque el edificio que a nueve meses de haber sido inaugurado colapsó por no tener castillos sin refuerzos y materiales de mala calidad, además de una serie de irregularidades legales cometidas por su constructora Canada Building Systems de México S.A. de C.V. Dicho sea de paso, dos días después del sismo del pasado 19 de septiembre, esta constructora desapareció después de enviar un mail a sus clientes notificando que no se harían responsables del derrumbe pues el sismo fue un «evento fortuito».

Después de un dictamen firmado por la directora responsable de obra (DRO) Beatriz Islas Viana sobre este edificio, se concluyó las malas condiciones de construcción y la delegación Benito Juárez presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México en contra de Canada Building Systems de México S.A. de C.V. y del DRO Juan Duay Huerta, por su probable responsabilidad en cinco delitos, incluyendo fraude específico y homicidio culposo.


*Residencial San José. Foto: AP.

Las omisiones en los nuevos códigos de construcción no fueron aleatorias. Según Eduardo Miranda, profesor de ingeniería civil y ambiental de Stanford, la comisión que se designó después del sismo de 1985 trabajó bajo presión y su análisis de causas de derrumbe se limitó a ofrecer normas para edificios nuevos y cambios evidentes, así que las estructuras existentes no pasaron por el visto bueno de esa «modernización», error que cobró la vida de 369 personas el mes pasado.


*Foto: Pedro Pardo/ Getty.

De ahora en adelante, dijo Miranda a AP, hay que reforzar los patrones de modernización de estructuras y se evitará el nivel blando, garaje y otras aberturas en primeros niveles, característica del 57 por ciento de los edificios derrumbados.


Podría interesarte:


A un año o menos de construidos, edificios de la delegación Benito Juárez colapsan y quedan inhabitables

Edificio Enrique Rébsamen 241 tenía grietas de 5 centímetros desde 2014; autoridades no hicieron nada

Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS